Enviar Respuesta 
 
Calificación:
  • 0 Votos - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón) Inazo Nitobe
Autor Mensaje
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #1
Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón) Inazo Nitobe
Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón)

Inazo Nitobe


Índice.


PROLOGO 3
SIETE PRINCIPIOS 4
ALGUNOS COMENTARIOS DE MIRUMOTO JINTO, RIKUGUNSHOKAN DEL CLAN DEL DRAGÓN 6
CREDO SAMURAI 7
DEDICATORIA 8
PREFACIO 9
PREFACIO DE LA DECIMA EDICION REVISADA 10
BUSHIDO COMO UN SISTEMA ETICO 12
FUENTES DEL BUSHIDO 15
RECTITUD O JUSTICIA 20
VALOR EL ESPIRITU DE OSADIA Y CONDUCTA 22
BENEVOLENCIA LA SENSACION DE SOCORRO 26
CORTESIA 32
VERDAD O VERACIDAD 36
HONOR 40
EL DEBER DE LA LEALTAD 44
EDUCACION Y EL ENTRENAMIENTO DE UN SAMURAI 50
AUTOCONTROL 52
LAS INSTITUCIONES DE SUICIDIO Y ENMIENDA 56
LA ESPADA, EL ALMA DEL SAMURAI 65
EL ENTRENAMIENTO Y LA POSICION DE LA MUJER 67
LA INFLUENCIA DEL BUSHIDO 75
¿SIGUE VIVO EL BUSHIDO? 79
EL FUTURO DEL BUSHIDO 85



PROLOGO.

¿Qué es el camino del guerrero? Literalmente es la senda donde la persona que mantiene sus armas para combatir en el campo de batalla, conoce las ventajas y desventajas de cada una de ellas.
Esto en apariencia suena a una cuestion bélica, pero realmente se aplica a todo.

El camino del guerrero o Bushidou, es una via durísima. Es raro el guerrero que se reconoce a si mismo como tal, debido a que esta inmerso en el camino, ni siquiera se da cuenta de los títulos ni aspira a alcanzarlos.

Ser guerrero significa...cada quien tiene su significado, pero de manera general es la persona que constantemente esta entrenando sus habilidades, que constantemente se presiona, y en algunas èpocas se lleva al borde de sus propias capacidades para superarse a si mismo.

No busca las condiciones perfectas, se adapta al medio, y si este no es el óptimo, hace lo mínimo por quejarse y lo máximo para actuar. De esto se desprende que la base de sus palabras son los hechos, y si no conoce de un tema no lo inventa, sin embargo no es tan abierto y también aplica la estrategia.

El guerrero es un ser solitario que trabaja en grupo, esto es, que busca ser autónomo, autártico y autosuficiente, pero si encuentra seres similares a él, no los desprecia y se les une si para alcanzar una meta propuesta.

Para un guerrero ni la fama, ni la fortuna son seguras, si no solamente la muerte. Además del aspecto que la encuentre en alguna batalla, también en lo que respecta a la muerte propia.

Demasiadas palabras solo empantanan el asunto. Todos somos guerreros innatos, ¿acaso no luchamos para nacer?, asi que no se necesita de manuales ni poemas ni recetas. Solo debemos de hacer lo que debemos y ya.


SIETE PRINCIPIOS.

Estos son los siete principios que rigen el código deL Bushido, la guía moral de la mayoría de los samurai de Rokugan. Se fiel a él y tu honor crecerá. Rómpelo, y tu nombre será denostado por las generaciones venideras.

1. GI - Honradez y Justicia
Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la Justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la que surge de ti.
Para un auténtico samurai no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia.
Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.

2. YU - Valor Heróico
Álzate sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir.
Un samurai debe tener valor heróico. Es absolutamente arriesgado. Es temerario y peligroso. Vive la vida de forma plena, completa y maravillosa. El coraje heròico no es ciego. Es inteligente y fuerte.
Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.

3. JIN - Compasión
Mediante el entrenamiento intenso el samurai se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos.
Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.

4. REI - Cortesía
Los samurai no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurai es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales.
Un samurai recibe respeto no solo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurai se vuelve evidente en tiempos de apuros.

5. MAKOTO - Sinceridad Absoluta
Cuando un samurai dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará.
No ha de "dar su palabra." No ha de "prometer." El simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer.
Hablar y Hacer son la misma acción.

6. MEYO - Honor
El Auténtico samurai solo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones que tomes y cómo las lleves a cabo son un reflejo de quien eres en realidad.
No puedes ocultarte de ti mismo.

7. CHUGO - Deber y Lealtad
Para el samurai, haber hecho o dicho "algo", significa que ese "algo" le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan.
Un samurai es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel.
Las palabras de un hombre son como sus huellas; puedes seguirlas donde quiera que él vaya.
Cuidado con el camino que sigues.

ALGUNOS COMENTARIOS DE MIRUMOTO JINTO, RIKUGUNSHOKAN DEL CLAN DEL DRAGóN.

Sobre el valor: El camino del valiente no sigue los pasos de la estupidez.

Sobre la lealtad: Un perro sin amo vagabundea libre. El halcón de un Daimyo (Señor Feudal) vuela más alto.

Sólo hay una lealtad superior a la del samurai hacia su Daimyo: la del Daimyo hacia sus súbditos.

Sobre el Respeto: Un alma sin respeto es una morada en ruinas. Debe ser demolida para construir una nueva.

Sobre la Excelencia: La perfección es una montaña inescalable que debe ser escalada a diario.

Sobre la Venganza: La ofensa es como un buen haiku (Breve poema japonés de tres versos): puede ignorarse, desconocerse, perdonarse o borrarse, pero nunca puede ser olvidada.

Sobre la Espada: Mi hoja es mi alma. Mi alma pertenece a mi Daimyo. Ultrajar mi hoja es afrentar a mi Daimyo.

Sobre el Honor: La muerte no es eterna; el deshonor, sí.

Sobre la Muerte: El samurai nace para morir. La muerte, pues, no es una maldición a evitar, sino el fin natural de toda vida.

CREDO SAMURAI.
Carezco de padres, hago que la Tierra y el Cielo sean mis padres.
Carezco de hogar, hago que el Hara y la conciencia sea mi hogar.
Carezco de Vida y de Muerte, hago que el Ritmo de mi Respiración sea mi vida y muerte.
Carezco de poder divino, hago de la honestidad mi poder divino.
Carezco de medios, hago de la docilidad y la comprensión mis medios.
Carezco de poder o secreto mágico, hago que el Carácter...mi personalidad sea mi poder o secreto mágico.
Carezco de cuerpo, hago del estoicismo...la resistencia mi cuerpo.
Carezco de ojos, hago del resplandor del rayo...el relámpago mis ojos.
Carezco de oídos, hago de la sensibilidad mis oídos.
Carezco de extremidades, hago de la presteza...la rapidéz mis extremidades.
Carezco de leyes, hago de mi auto defensa mis leyes.
Carezco de estrategia, hago de lo no oscurecido por el pensamiento...lo correcto para matar y lo correcto para restituir la vida mi estrategia.
Carezco de proyectos de ideas, hago de tomar la ocasión al vuelo mis proyectos de ideas.
Carezco de milagro, hago que la acción correcta sea mi milagro.
Carezco de principios, hago de la adaptabilidad a todas las circunstancias mis principios.
Carezco de táctica, hago del vacío y la plenitud mi táctica.
Carezco de talento, hago que la agudeza...la astucia sea mi talento.
Carezco de amigos, hago que mi mente sea mi amiga.
Carezco de enemigos, hago del descuido mi enemigo.
Carezco de armadura, hago de la benevolencia y la virtud mi armadura.
Carezco de castillo, hago que mi mente inamovible sea mi castillo.
Carezco de espada, hago de la Ausencia de Yo...la No mente mi espada.
Carezco de premios, hago de la mirada orgullosa de mis hijos mi recompensa.

Samurai anónimo, siglo XIV



DEDICATORIA.

Diciembre 1904.
A mi querido Tío Tokitoshi Ota, quien me enseñó a venerar el pasado y admirar las hazañas de los samurai, dedico este pequeño libro.

“Aquel Camino,
En la montaña, quien esta parado sobre que él,
Es conveniente dudar si sea de hecho un camino,
Mientras lo veas a si mismo como una perdida de tiempo;
La ruta alli está, claramente desde las faldas hasta la cumbre,
¡No yerres, puedes confundirte!, ¿Porqué se ve divido
desde el lado del intacto desierto?,
Y Luego (traer en la fresca filosofía)
¿Qué si los divide a ellos mismos?
¿Deberán probar al final
La mayor invención consumada
Para entrenar al ojo de un hombre y
enseñarle cuál es la fe?”
ROBERT BROWNING.
Bishop Blougram's Apology.

“Hay, si asi se puede decir, tres poderosos espíritus, los cuales de vez en cuando, se movieron en la superficie de las aguas, y dieron un impulso predominante a los sentimientos de moral y energía de la humanidad.
Estos son los espíritus de libertad, de religión y de honor.”
HALLAM.
Europe in the Middle Ages.

“El código de caballería es en si mismo la poesía de la vida”.
SCHLEGEL.
Philosophy of History.

1908 13ra Edición Revisada y Mejorada.


PREFACIO.
Hace aproximadamente diez años, mientras pasaba los días bajo la hospitalidad del distinguido jurista Belga M. de Laveleye, durante un paseo nuestra conversación se tornó teniendo como tema la religión.
"¿Quiere decir usted, preguntó el respetable profesor, que no tienen educación religiosa en sus escuelas?".
Al responder con una negativa, quedó inmediatamente asombrado, y con un tono de voz que no podré olvidar fácilmente, repitió
"¡Ninguna religión!, ¿Cómo imparten ustedes la educación moral?".
La pregunta me atontó en ese entonces. No tenía una respuesta lista, porque los preceptos morales que había aprehendido en mis días de infancia no habían sido impartidos en la escuela, y no fue hasta que comencé a analizar los diferentes elementos que me formaron las nociones de bueno y malo, encontré que fue el Bushido lo que habia respirado con mi nariz
El principal origen de este pequeño libro es debido a las frecuentes preguntas hechas por mi esposa del porque tales y tales ideas, usos y costumbres prevalecen en Japón.
En mis intentos de dar una respuesta satisfactoria a M. de Laveleye y a mi esposa, encontré que sin entender la época Feudal y el Bushido, las ideas morales del Japón presente, son un volúmen sellado.
Aprovechando la ociosidad producto de una larga enfermedad, escribo al público en el orden ahora presentado, algunas de las respuestas dadas en aquella conversación.
Consiste principalmente en lo que se me dijo y fue enseñado, en mi juventud, cuando el Feudalismo aún estaba en vigor.
Entre Lafcadio Hearn y la Sra. Hugh Frase por un lado, y Sir Ernest Satow y el Profesor Chamberlain en el otro, ciertamente sería una pena escribir en Inglés algo del Japonés. La única ventaja que tengo sobre ellos, sería asumir la actitud de un defensor de oficio, mientras que estos distinguidos escritores son los mejores litigantes.
He pensado a menudo que "¡Puedo darles un obsequio en mi idioma presentando la causa de Japón en términos más elocuentes¡".
Pero aquel que habla en un idioma prestado, debe estar agradecido de que pueda darse a entender.
Todo el discurso que he podido ilustrar es a través de ejemplos paralelos de historia y literatura Europea, creyendo que esto ayudará a la comprensión de los lectores extranjeros.
Puede que alguna de mis alusiones, de temas religiosos y creyentes, ser hecha a la ligera, pero confío que mi actitud hacia el Cristianismo no sea cuestionada.
Esto es con los métodos eclesiásticos y con las formas que obscurecen las enseñanzas de Cristo, y no a las enseñanzas mismas, con las que tengo poca condescendencia.
Creo en la religión enseñada por Él y traida a nosotros en el Nuevo Testamento, asi como también en la ley escrita en el corazón. Además, creo que Dios hizo un testamento que que quizá llamó "viejo" con cada gente y nación, "Pagano, Judío o Cristiano". En cuanto el resto de mi teología, no necesito imponerla ante la paciencia del público.
En conclusión a este prefacio, quiero expresar mi agradecimiento a mi amiga Anna C. Hartshorne por sus invaluables sugerencias y por el característico diseño japonés hecho por ella, para la portada de este libro.
INAZO NITOBE.
Malvern, Pa, Décimo Segundo mes, 1899.

PREFACIO.
DE LA DÉCIMA EDICIÓN REVISADA.

Desde su primera publicación en Philadelphia, hace más de seis años, este libro ha tenido una historia inesperada.
La reimpresión japonesa ha pasado a través de ocho ediciones, la presente es la décima en aparecer en el idioma inglés.
Simultáneamente con esta, sera lanzada por la casa editora de Nueva York de Mr. George H. Putnam's Sons, una edición Americana e Inglesa.
En medio de este tiempo Bushido ha sido traducido al Mahratti por el Sr. Dev de Khandesh, al alemán por el Sr. Fräulein Kaufmann de Hamburg, al Bohemio por el Sr. Hora de Chicago, al Polaco por la Sociedad de Ciencia y Vida en Lemberg, aunque esta edición polaca ha sido censurada por el gobierno ruso. Ahora esta siendo traducido al noruego y al francés. Se está contemplando una traducción al Chino.
Un soldado ruso, ahora prisionero en Japón, tiene un manuscrito en Ruso, listo para la imprenta. Una parte de el volúmen ha sido traido al público húngaro y una revisión detallada, casi con el grado de comentario, se ha publicado en japonés.
Todas las notas aclaratorias para la ayuda de los jóvenes estudiantes, han sido compiladas por mi amigo el Sr. H. Sakurai, a quien agradezco mucho su ayuda.
Estoy mas gratificado por el sentimiento de que mi humilde trabajo haya encontrado simpatizantes de distintos sectores, siendo muestra de que el interes mundial n este tema es creciente .
Excesiva adulación me ha alcanzado al oir las noticias que me han llegado de fuentes oficiales, de que el presidente Rooselvelt me ha hecho el honor, que no merezco, de haberlo leido, y repartido docenas de copias entre sus amigos.
Haciendo enmiendas y correciones en la presente edición, me he remitido en gran parte a ejemplos concretos.
Todavía continúo lamentando, y en verdad no he cesado de hacerlo, de mi inhabilidad de agregar un capítulo de Piedad Filial, la cual es considerada uno de las dos ruedas de la carroza de la ética Japonesa. "La lealtad empieza en el otro".
Mi falta de habilidad es debida en parte a mi ignorancia al sentimiento Occidental de relegar esta virtud particular, y en parte a la ignorancia de mi propia actitud hacia ella, y no puedo hacer comparaciones que satisfagan mi mente. Espero algún día, ahondar en este y otros temas.
Todas las materias que son tocadas en estas páginas son capaces de mayor amplificación y discusión, pero ahora no encuentro la forma clara de hacerlo.
Este prefacio sería incompleto e injusto, si omitiera la deuda que he contraído con mi esposa por la ayuda que me ha brindado leyendo los borradores, dando sugerencias y sobre todo su apoyo constante.

INAZO NITOBE.
Kyoto, Mayo 22, 1905.



BUSHIDO COMO UN SISTEMA ÉTICO.

El código de caballería esuna flor no menos indígena a la tierra de Japón que su emblema, el sakura o flor del cerezo; ni está como un espécimen disecadode una antigüa virtud preservada en el herbolario de nuestra historia.
Sigue siendo un objeto viviente de poder y belleza entre nosotros, y si no asume ninguna forma o aspecto tangible, la atmósfera de la esencia moral no es menor, y nos da aviso de que aún estamos bajo su potente encanto.
Las condiciones de la sociedad que lo llevaron adelante y alimentaron, ya han pasado de largo, pero como esas estrellas remotas que estaban una vez y ya no estan, todavía continuan vertiendo sus rayos sobre nosotros, la luz del código de caballería, que fue un hijo del feudalismo, aun continúa iluminando nuestra senda moral, sobreviviendo asi esta institución madre.
Es un placer para mí, reflejar esta materia en el lenguaje de Burke, quien expresó el bien conocido toque de elogios sobre el negligente féretro de su arquetipo europeo.
El discute un triste defecto de información relativo al lejano oriente, cuando el erudito escolar Dr. George Miller, no dudaba en afirmar que ese código de caballería, o alguna otra institución similar, nunca había existido entre las naciones antiguas o modernas de oriente [Nota: History Philosophically Illustrated, (3ra Ed. 1853), Vol. II, p. 2.].
Tal ignorancia, a pesar de todo, es ampliamente entendible, la tercera edición del trabajo del buen Doctor apareció el mismo año en que el Commodore Perry derrumbó las puertas de nuestro exclusivismo.
Mas de una década después, en la época en la que nuestro feudalismo tuvo sus últimos días de angustia, Karl Marx, escribiendo su "Capital", llamó la atención de sus lectores a la peculiar ventaja de estudiar las instituciones sociales y políticas del feudalismo, como las que continuaban teniendo vida en Japón.
Invitaría además al estudiante histórico y ético occidental al estudio del código de caballería presente en el Japón.
El atractivo de la adquisición histórica y la comparación entre feudalismo y caballería Europea y Japonesa, no es el propósito principal de este escrito.
Mi intento es mas, primero el relatar el origen e influencias de nuestro código de caballería, segundo, su carácter y enseñanzas, tercero, su influencia entre las masas y cuarto, la continuidad y la permanencia de su influencia.
De estos puntos, únicamente el primero será breve y transitorio, no pretendo llevar a mis lectores al sinuoso camino de la historia de nuestra nación; el segundo tendrá un mayor tamaño, podrá ser de interés para los estudiantes de Ética Internacional y Etnología Comparativa, por mostrar nuestras formas de pensar y actuar, y el resto de los capítulos serán manejados como corolarios.
La palabra Caballería que he usado para definir su aproximación Japonesa, expresa más que un hombre montando su caballo.

Bu Shi Do significa literalmente las formas del caballero militar, las formas en la cual pelea un noble y como deben observarse en su vida diaria y tambien en su vocación; en una palabra los "Preceptos de Caballería", las obligaciones de la noble clase guerrera.
Habiendo dado este significado literal, puedo permitirme usar ya este término. También es recomendable el uso del término original por esta razón, de que una enseñanza circunscrita y única engendra un molde en la mente y carácter peculiar, localista, debemos portar la insignia de esta singularidad, entonces, algunas palabras tienen un timbre nacional tan expresivo de las característias de la raza que aún el mejor de los traductores pueden hacerles escasa justica, ni que decir de la justicia impuesta y agravada.
¿Quién puede dar una traducción acertada del término alemán "Gemüth", o quién no siente la diferencia entre dos palabras verbalmente aliadas como el gentleman del inglés o el gentilhomme del francés?.
Bushido, entonces, es el código de principios morales que era requerido o instruido a ser observado por los caballeros. Este no es un código escrito, en el mejor de los casos consiste en algunas máximas llevadas de boca en boca y transportadas por la pluma de algún famoso guerrero o savant.
Mas frecuentemente es un código inexpresado e inescrito, que posee todo el poder de la sanción de una hecho verdadero, y de una ley escrita en las tablas carnales del corazón.
Fue fundado no en la creación de un solo cerebro, al menos capaz, o en la vida de un simple personaje, al menos famoso. Este ha sido un organismo que ha crecido por décadas y siglos de carrera militar. Quizás, cumple con la misma posición en la historia de la ética que la Constitución Inglesa cumple en la historia política, a pesar de no tener comparación con esta Magna Charta o el acto de recopilación del Habeas Chorpus Act.
Es cierto, en los albores del siglo XVII los Estatutos Militares (Buke Hatto) fueron promulgados, pero sus escazos trece artículos estuvieron mas relacionados con casamientos, castillos, feudos entre otros, y las regulaciones didácticas apenas eran tratadas.

A pesar de ello, no podemos apuntar un tiempo y lugar definido y decir "Aquí esta la fuente origen".
Su origen solamente logra sentido en la época feudal, y reespeto a ese tiempo, puede ser identificado con el feudalismo. Pero el feudalismo en sí, es un tejido de muchos hilos, y el Bushido comparte esa intrincada naturaleza.
Similar a las instituciones políticas de feudalismo de Inglaterra que puede decirse provienen desde la conquista Nomanda, lo mismo podemos encontrar en Japón con el ascenso de Yoritomo, a finales del siglo XII. Tambien como, en Inglaterra, encontramos elementos sociales de feudalismo mucho más atrás, en el período previo a William The Conqueror, tambien en Japón algunas germinaciones de feudalismo habían brotado mucho tiempo atrás del período de Yoritomo.
Una vez más, tanto en Japón como en Europa, cuando el feudalismo fue inaugurado formalmente, de forma natural la clase de guerreros profesionales llego a ser prominente. Esos fueron conocidos como Samurai, que significa literalmente como en el viejo inglés cniht (knecht, knight), guardias o asistentes recordando el caracter de Soldurii que el Caesar mencionó como existente Aquitana, o el comitati, quien, de acuerdo a Tacitus, seguía a jefes germánicos de su tiempo, o para tener otro paralelo, las milicias medii de las cuales se puede leer en la historia de la Europa Medieval.
La palabra Índico Japonesa Buke ó Bushi (Caballero Guerrero) también fue adoptada como de uso común.
Ellos fueron una clase privilegiada, y debieron originalmente haber sido una raza de salvajes que hizo de la pelea su vocación. Esta clase era reclutada naturalmente, en un largo período de guerra, desde el más bravo hasta el más temerario, y durante todo el proceso de selección, el tímido y el débil eran relegados, y únicamente "una estirpe feroz de humanos, todos hombres, con una fuerza bruta", recordando la frase de Emerson, sobrevivía para formar los clanes y las filas del samurai.
Profiriendo gran honor y grandes privilegios, y por correspondencia grandes responsabilidades, tuvieron la necesidad de un común denominador de conducta, especialmente por que siempre estaban en pie de batalla y formaban parte de clanes diferentes.

Apenas mientras los médicos limitan la competencia entre sí mismos por cortesía profesional, apenas pues los abogados se sientan en cortes del honor en casos de la etiqueta violadaasi también debe el guerrero poseer cierto recurso para el juicio final en sus delitos menores.
¡Juego justo en combate!, que gérmenes fértiles de moralidad hay en este sentido primitivo de salvajismo e infantilismo. ¿No es la raíz de todas las virtudes militares y cívicas?, sonreímos (¡como si ya lo hubieramos pasado!) con los deseo juveniles del pequeño británico, Tom Brown de "Dejar atrás el nombre de un amigo que nunca ha saltado o dejado amoratado la espalda de un amigo". ¿Pero,quién no conoce que este deseo es la piedra angular en la cual las estructuras morales de grandes dimensiones pueden ser establecidas?, puede decirse, sin ir muy lejos, ¿acaso las religiones más pacífistas y de amor no engendran esta aspiración?.
11-09-2008 03:01 AM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #2
Re: Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón) Inazo Nitobe
Este deseo de Tom, es la base en la cual se a cimentado la grandeza de Inglaterra, y no nos llevara mucho tiempo descubrir que el Bushido también.
Si la pelea en sí, ofensiva o defensiva, es, como correctamente lo han testificado los campesinos, brutal e incorrecta, podemos decir que "Sabemos de que lado flaquea nuestra moral". [Nota: Ruskin fue uno de los hombres más pacíficos y de corazón más amable que hayan vivido. Con todo eso el creia en la guerra con todo el fervor del culto a la vida. “Cuando le digo”, él decía en la Crown of Wild Olive, “esa guerra es la fundación de todas las artes, me refiero también a que es la fundación de todas las altas virtudes y facultades del hombre. Es muy extraño y espantoso para mi descubrir esto, pero lo he visto como un hecho innegable.*** Encontre en el escrito, que todas las grandes naciones aprendieron se verdad de palabra y la fuerza del pensamiento en guerra; florecieron en la guerra y se marchitaron en la paz, instruidas por la guerra y engañadas en la paz; entrenadas por la guerra y traicionadas en la paz; en una palabra, nacieron en la guerra y expiraron en la paz".]
"Miedosos" y "cobardes" son epítetos del peor oprobio para la salud, pero simplemente es su naturaleza. La infancia comienza la vida con estas nociones, y los caballeros también, pero conforme la vida y su entorno crece, esa tempranera fe busca sanción de una autoridad más alta y fuentes más racionales para su propia justificación, satisfacción y desarrollo. Si los intereses militares hubieran operado solos, sin un soporte moral mayor, ¡Cuán corto y en cuanto podrían haber fallado el código de caballería y sus ideales!, en Europa, el Cristianismo, interpretó con las concesiones convenientes el código de caballería, sin embargo lo infundó con información espiritual. "Religión, guerra y gloria fueron las tres almas de un guerrero Cristiano perfecto", decia Lamartine.
En Japón hubo varias

FUENTES DEL BUSHIDOde las cuales puedo comenzar con el Budismo.

Este lo equipó con un sentido de confianza tranquila hacia el destino, una sumisión reservada a lo inevitable, esa estoica compostura al divisar algún peligro o calamidad, ese desden de la vida y amistad con la muerte.
Un famoso maestro del arte de la espada, cuando vio a su alumno dominar el máximo de su arte, le dijo "Mas allá de mi instrucción debes dar línea al aprendizaje del Zen".
"Zen" es el equivalente japonés del Dhyana, que representa el "esfuerzo humano para alcanzar a través de la meditación zonas del pensamiento mas allá de la gama de expresión verbal" [Nota: Lafcadio Hearn, Exotics and Retrospectives, p. 84.].
Este método es contemplación, y su propósito, por lo poco que entiendo, es estar convencido del principio que es la base de todos los fenómenos, y, si puede, del mismo Absoluto, y asi ponerse en armonía con este Absoluto. Asi definido, la doctrina era más que el dogma de una secta, y cualquiera que logra atarse a la percepción del Absoluto se eleva a si mismo sobre las cosas mundanas y se despierta, "a un Nuevo Cielo y una Nueva Tierra".
Lo que el Budismo falló en dar, el Shintoísmo lo ofreció en abundancia. Como la lealtad al soberano, el respeto a los ancestros, y la piedad filial, no fue enseñadas en ningún otro credo, las doctrinas Shinto las inculcaron, impartiendo pasividad al otrora arrogante carácter del Samurai. La teología del Shinto no tiene lugar para el dogma o "pecado original". Al contrario, cree en la calidad innata y pureza divina del espíritu humano, adorándolo como el recipiente en el cual el oráculo divino se proclama. Todos han observado que los altares Shinto son evidentemente desprovistos de objetos e instrumentos de adoración, y que un simple espejo colgado en el santuario, forma la parte esencial de su equipar. La presencia de este artículo, es fácil de explicar:
Simboliza el corazón humano, el cual, cuando es perfectamente apacible y claro, refleja la misma imagen de la Deidad. Por lo tanto cuando usted se coloca frente al altar para rendir culto, observa su propia imagen reflejada en esa superficie brillante, y el acto de adoración es un equivalente a la vieja prescripción de Delfic "Conocerse a si mismo". Pero el conocerse a si mismo no implica, en la enseñanza Griega o Japonesa, conocer la parte física del hombre, ni su anatomía o su psicología o psique, se refiere a un conocimiento del tipo moral, una introspección a nuestra naturaleza moral.

Mommsen, comparando a los griegos y a los romanos, dice que los primeros su culto principal era elevar los ojos al cielo, porque su rezo era la contemplación, mientras que los últimos, vendaban su cabeza, porque suya era la reflexión. Esencialmente, como el concepto Romano de religión, nuestra reflexión no trae prominentemente la moral como el sentido nacional del individuo. Este culto natural tiene simpatía dentro de nuestros espíritus en todo el país, mientras que el culto a los ancestros, que se remonta de linaje a linaje, hace de la familia Imperial, la fuente capital de toda la nación.
Para nosotros el país es más que un espacio y un terreno con minas que explotar o tierras que sembrar, es la morada sagrada de los dioses, de los espíritus de nuestros padres; para nosotros el emperador es más que un Arca Constante de Monarquía, o incluso el Patrón de una Cultura, "Él es el cuerpo representante del Cielo en la Tierra, blandiendo en su persona sus poderes y su piedad". Si lo que dijo M. Bouty [Nota: The English People, p. 188] es cierto acerca de la realeza Inglesa que "no únicamente es imagen de autoridad, es autora y símbolo de unidad nacional", lo mismo puede afirmarse de la realeza en Japón.

Los principios del Shintoísmo complementaron las dos caracteristicas predominantes de la vida emocional de nuestra raza, "Patriotismo y Lealtad".
Arthur May Knapp acertadamente decía: "En la literatura Hebrea es a menudo difícil saber cuando el escritor esta hablando de Dios o del Estado, del Cielo o de Jerusalem, del Mesías o del mismo pueblo" .[Nota: Feudal and Modern Japan Vol. I, p. 183.]
Una confusión similar puede notarse en la nomenclatura de nuestra fe nacionalista. Al decir confusión me refiero a que juzgado por una intelecto lógico no puede considerar la diferencia, quizás debida a una ambiguedad verbal; no obstante, siendo un marco de las sensaciones nacionales y del instinto de la raza, el Shintoísmo nunca finge una filosofía sistemática o una teología racional.
Esta religión, ¿no sería mejor llamarle , las emociones de la raza que esta religión expresadas?, imbuyó al Bushido con la lealtad hacia el soberano y amor a la nación. Para el Shinto este actuar es más un impulso que una doctrina, a diferencia de la Iglesia Cristiana Medieval, y en la cual escazamente se prescribían las creencias a sus fieles, proporcionandoles al mismo tiempo, una práctica simple y sincera.

En cuanto a doctrinas estrictamente ética, las enseñanzas de Confucius fueron la fuente mas prolífica del Bushido. sus enunciados de las cinco relaciones morales entre amo y siervo (Gobierno y gobernados), del padre y del hijo, del marido y de la esposa, del más viejo y del más joven, y entre los amigos, fue una confirmación de lo que el instinto de la raza ya había reconocido antes de que estos escritos fueran traidos de China.
El carácter tranquilo, bondadoso y con experiencia de la vida de sus preceptos ético políticos fue particularmente compatible para el Samurai, que formaba la clase predominante. Su tono aristocrático y conservador fue bien adaptado a los requerimientos de estos guerreros estadistas.
Al lado de Confucius, Mencius ejerció una autoridad inmensa sobre el Bushido. Sus teorías fuertes y a menudo absolutamente democráticas se fueron extendiendo en encontrar simpatizantes, incluso cuando estos pensamientos eran peligrosos, y algunos otros subversivos, para el orden social existente, de aqui que sus trabajos estuvieran gran tiempo censurados.
No obstante, las palabras de su mente maestra encontraron permanente alojamiento en el corazón del samurai.

Los escritos de Confucius y Mencius formaron parte de los textos principales para las juventudes y la autoridad más alta de la discusión entre los viejos. Un mero conocimiento con los clásicos de estos dos sabios fue realizado, sin embargo, no se les tenía en alta estima. Un refrán común ridiculizaba a quien solo tenía un conocimiento intelectual de Confucius, como un hombre siempre estudioso pero ignorante de las Analectas. Era típico que un samurai llamara a a un erudito un borracho apestoso a libros.
Otros los comparaban a las verduras con olor a podrido que debían ser cocidas una y otra vez antes de estar aptas para su consumo.
Un hombre que ha leido un poco apesta un poco a pedante, y un hombre que ha leído mucho aun apesta más, ambos son igualmente desagradables. Es por ello que el medio del escritor se vuelve realidad unicamente cuando es asimilado en la mente del aprendiz y se muestra en su carácter.
Un especialista intelectual era considerado una máquina.
El intelecto era considerado en si subordinado a la emoción ética. Concibieron al hombre y al universo para ser igualmente espirituales y éticos.
Bushido no podría aceptar el juicio de Huxley, de que el proceso cósmico era inmoral.
Bushido hizo luz de conocimiento como tal. Este conocimiento no fue perseguido como extremo, sino los medios para lograrlo. Por ello, aquel que se atenía a este fin, no era considerado más que una máquina, la cual solo era capaz de estar atado a mencionar poemas y máximas. Entonces, el conocimiento solo era concebido como idéntico con su aplicación práctica en la vida, y esta doctrina Socrática encontró su mayor exponente en el filósofo chino Wang Yang Ming, que nunca se cansaba de repetir, "El saber y el actuar son uno y lo mismo".

Pido licencia para disgregar un momento mientras hablo de este tema, ya que algunos de los mas nobles tipos de Bushi fueron influenciados fuertemente por las enseñanzas de este sabio.
Los lectores occidentales fácilmente reconocerán en estos escritos paralelo con el Nuevo Testamento.
Teniendo en cuenta los términos peculiares a la enseñanza cualquiera, el pasaje "Primero busca el reino de Dios y su rectitud, y todas estas cosas te serán agregadas", transportan un pensamiento que puede ser encontrado en casi cualquier página de Wan Yang Ming. Un discípulo japonés de él [Nota: Miwa Shissai.] dice; "El Señor del cielo y la tierra, de todas las cosas vivientes, morada del corazón del hombre, se vuelve su mente (kokoro); es por ello que su kokoro es una cosa viviente, y siempre es luminosa", y nuevamente, "La luz espiritual de nuestro ser esencial es pura, y no es afectada por la voluntad del hombre. De forma espontánea se origina en nuestra mente, y nos muestra lo que es correcto e incorrecto, esto es llamado conciencia, e incluso es una luz que procede del Dios del Cielo".
¡Cuanto suenan estas palabras a un pasaje de Isaac Pennington u algún otro filósofo místico!.

Me inclino a pensar que la mente japonesa, según lo expresado en los simples principios de la religión Shinto, estaba particularmente abierta a recibir los preceptos de Yang Ming. Él llevó su doctrina de la infalibilidad de consciencia al trascendentalismo extremo, atribuyendo a él la facultad para percibir, no solamente distinguir entre lo bueno y lo malo, también la naturaleza de los hechos y fenómenos físicos.
Él fue hasta, si no más lejos que Berkeley y Fichte, en el Idealismo, negando la existencia de cosas fuera del ser humano. Si su sistema tenía todos los errores lógicos cargados al Solipsismo, también no puede ser negada que tenía toda la eficacia de las fuertes convicciones e importancia moral en el desarrollo de la individualidad de carácter y ecuanimidad de temperamento.
Así que, cualquiera de las fuente, los principios esenciales que tomó el Bushido y a si mismo asimiló, fueron pocos y simples. Pocos y simples como lo eran, fueron suficientes para regir con seguridad una conducta de vida, incluso a través de los días menos seguros y de los periodos más inestables de la historia de nuestra nación.

La naturaleza sana y sin sofisticaciones de nuestros guerreros ancestrales derivó en amplio alimento para sus espíritus y un lugar común para sus enseñanzas fragmentarias, espigada como si fueran carreteras y caminos de antiguos pensamientos, y estimulada por las demandas de la época, estos cultivos formaron un nuevo y unico tipo de hombria.

Un agudo Francés savant, M. de la Mazelière, asi es como resume sus impresiones del siglo XVI: "A mediados del siglo XVI, todo es confusión en Japón, en el gobierno, en la sociedad, en la religión. Pero las guerras civiles, las maneras de regresar al barbarismo, dio la necesidad de tomar la justicia por propia mano, estos hombres eran comparables a los italianos del Siglo. XVI, de quienes Taine elogia: 'La vigorosa iniciativa, el hábito de resoluciones repentina y empresas deseperadas, la magnífica capacidad de hacer y de sufrir'. En Japón como en Italia, 'Los hábitos groseros de la época medieval hicieron del hombre un animal superior, completamente militante y completamente resistente'. Y es por esto que el Siglo XVI muestra el grado más alto de la calidad principal de la raza japonesa, esa gran diversidad que uno encuentra allí entre las mentes (esprits) asi también como de temperamentos. Mientras que en India y quizás en China los hombres parecen diferir principalmente por el grado de energía o inteligencia, en Japón ellos difieren por la originalidad de carácter. Ahora, la individualidad es el signo de las razas superiores y de las civilizaciones desarrolladas. Si queremos hacer uso de la expresión de Nietzsche, hablar de humanidad en Asia es hablar de su llanuras, hablar de humanidad en Japón como en Europa, es hablar de sus montañas”.

Para ahondar en las características de aquellos hombres de los cuales M. de la Mazelière escribió, déjeme ahora dirigirme hacia la
RECTITUD O JUSTICIAel precepto más fuerte del código del samurai.

RECTITUD O JUSTICIAel precepto más fuerte del código del samurai.

Nada es más repugnante a él que hacer tratos clandestinos y empresas torcidas. El concepto de la Rectitud puede ser errónea, o más bien escasa. Un Bushi bien conocido la define como el poder de resolución; "Rectitud es el poder de decisión sobre cierto curso de la conducta, de acuerdo con la razón, sin vacilación, morir cuando es correcto morir, atacar cuando es correcto atacar".
Otros la definían con los siguientes términos: "Rectitud es el hueso que da firmeza y estatura. Sin ese hueso la cabeza no se puede mantener sobre la punta de la espina dorsal, ni las manos se mueven o los pies sostienen, asi que sin rectitud ni el talento ni el conocimiento puede hacer de un ser humano un samurai. Con ella la carencia de ralizaciones, no es nada".

Mencius llamaba a la Benevolencia la mente del hombre, y a la rectitud o justicia su camino. "Como es lamentable", exclamaba, "es esto de abandonar el camino y no perseguirlo, ¡perder la mente y no saber como buscarla de nuevo!. Cuando las aves y los perros de un hombre se pierden, saben como encontrar a su dueño, pero pierden sus mentes y no saben como buscarlo".
¿No tenemos aquí "como en un cristal oscuro" una parábola propuesta 300 años antes en otro clima y por un gran Maestro, que se llamó a si mismo el Camino de la Rectitud, a través del cual el perdido podía ser encontrado?, pero me he alejado del tema. Rectitud, de acuerdo a Mencius, es un camino recto y estrecho que debe llevar al pensamiento del hombre a retomar el paraíso perdido.
Incluso en los últimos días del feudalismo, cuando la larga continuación de la paz trajó tiempo libre dentro de la vida de la clase guerrera, y con esto la disipación de todas las clases y realizaciones apasibles, el epiteto Gishi (hombre de rectitud) fue considerado superior a cualquier nombre que significará maestría en algún arte. Los 47 asistentes, de quienes se menciona mucho en nuestra educación popular, son conocidos comúnmente como los 47 Gishi.
En tiempos cuando los artífices astutos eran susceptibles de hacerse pasar por estrategas militares y una completa falsedad para Ruse de guerre, esta virtud de hombres, francos y honestos, fueron joyas que tuvieron el mayor brillo y el mayor elogio.

La rectitud es el hermano gemelo del Valor, otra virtud marcial. Pero antes de proceder a hablar del Valor, déjeme quedar un poco en lo que puedo llamar una derivación de la Rectitud, la cual, al principio se desviaba levemente de su original y se alejó cada vez más de ella, hasta que su significado fue pervertido en la aceptación popular. Habló del Giri, literalmente la razón correcta, pero que vino a significar un sentido vago del deber que la opinión pública esperó que un titular satisficiera.
En su sentido puro y original, él significó deber, puro y simple, por lo tanto, hablamos del Giri que se les debe a los padres, a los superiores, a los inferiores, a la sociedad, y demás. Para estos casos, Giri es deber, para que es más deber que la razón correcta nos demanda y nos ordena que hagamos. ¿No debe la razón correcta ser nuestro imperativo categórico?.
Giri en su significado fundamental, no es mas que obligación, y me atrevo a decir que su etimología fue derivada del hecho de que en nuestra conducta, hacia nuestros padres, aunque el amor debe ser el único motivo, careciendo eso, allí debe haber otra autoridad para hacer cumplir la piedad filial, y formularon esta autoridad en el Giri. Hicieron bien acerca de esta autoridad; Giri, puesto que si el amor no acomete a los hechos de la virtud, el recurso se debe tener para servir al intelecto del hombre y su razón se debe acelerar para convencerlo de la necesidad de actuar correctamente. Es lo mismo para otras obligaciones morales.
La obligación instantánea se vuelve onerosa. La razón correcta va hacia la prevención de eludirlo. Giri, luego entonces, se entiende como un severo capataz que con una vara de abedul en mano hace que los holgazanes realicen su parte.

Esta es una facultad secundaria en Ética, motivo por el cual es infinitamente inferior a la doctrina Cristiana del amor, la cual debe ser la ley.
La juzgo un producto de las condiciones de una sociedad artificial, una sociedad en la cual el nacimiento accidental de un favor no merecido instituyó la distinción de clases, en la cual la familia fue la unidad social, en la cual la precedencia de edad tenían más valor que la superioridad de talentos, en la cual los afectos naturales tenían a menudo sucumbir antes que las costumbres artificiales arbitrarias. Es debido a esta gran artificialidad, que con el tiempo el Giri degeneró en un vago sentido de la propiedad requerido para explicar tal o tal acción, por ejemplo, porque una madre, si hubiera necesidad, sacrifica a todos sus demás hijos para salvar al primogénito, o porque una hija debe vender su castidad para conseguir fondos para pagar la vida disoluta de su padre, entre otros. Comenzando como la razón correcta, Giri tiene, en mi opinión, a menudo a inclinado a la casuística . Incluso ha degenerado en el miedo cobarde de la censura. Debo decir del Giri lo que Scott escribió acerca del patriotismo, "esta es la más bella, asi también como a menudo la más sospechosa, máscara de otros sentimientos".
Llevado más alla o debajo de la razón correcta, Giri se vuelve un monstrouso nombre inapropiado. Abrigó debajo de sus alas todo tipo de sofismas e hipocresías. Puede fácilmente, haberse vuelto en un nuevo nicho de cobardía, si el Bushido no hubiera tomado un agudo y correcto sentido del

VALOR EL ESPIRITU DE OSADIA Y CONDUCTAa consideración de las cuales ahora volveremos.

El Valor apenas fue digno de ser considerado entre las virtudes, a menos que fuera ejercido a causa de la justica. En su "Analectas", Confucius definía valor explicando, a menudo por costumbre, su negativa. "Percibir lo que es correcto", decía "y hacer lo que no, demuestra falta de valor". Al poner este epigrama en una declaración positiva, y funciona, "Valor es hacer lo correcto".
Ejecutar todo tipo de hazañas, arriesgándose uno mismo, para ponerse en las fauces de la muerte, esto también es comunmente identificado con Valor, y en la profesión de armas una imprudencia de la conducta, lo que Shakespeare llama, "valor ilegítimo", es injustamente aplaudido, pero no asi en los preceptos de Caballería. La muerte por causas indignas, fue llamada la "muerte de un perro". "Entrar al fragor de la batalla y ser asesinado en ella", decía un Príncipe de Mito "es tarea lo suficientemente fácil, para cualquier patán; pero", continua, "es de un valor real vivir cuando es correcto vivir, y morir solo cuando es correcto morir", y aún el Príncipe no había escuchado el nombre de Platón, quien definía el valor como "El conocimiento de las cosas que un hombre debe temer y las que no debe temer".
Una distinción que se ha hecho en Occidente entre valor moral y físico ha sido largamente reconocido entre nosotros. ¿Qué jóven samurai no ha escuchado del "Gran Valor" y del "Valor de un Villano"?; Valor, Fortaleza de ánimo, Bravura, Intrepidéz, Coraje, son cualidades del espíritu las cuales deben aparecer más fácil en las mentes juveniles, y que se pueden entrenar por ejercicio y ejemplo , fueron, por asi decirlo, las virtudes más populares, tempranamente emuladas por los jóvenes.

Las historias de proezas militares fueron repetidas a todos los niños casi desde que dejaban el pecho de la madre. ¿Podía un pequeño rapaz llorar por algún dolor?, la madre lo regañaba diciendole: "¡Que cobardía llorar por un dolor pasajero!, ¿Que harás si te cortan el brazo en batalla, o cuando te ordenen cometer seppuku?", todos sabemos la patética fortaleza de ánimo de un pequeño príncipe afamado de Sendai, quien en el drama mandó a decir a su pequeño paje, "Mira en aquel nido los Gorriones minúsculos en la jerarquía, como abren de par en par sus picos amarillos, ¡mira ahora!, como viene su madre con gusanos para alimentarlos. ¡Cuanto disfrutan la comida, miralos que felices están!, pero cuando el estómago de un samurai esta vacío, es una deshonra sentir hambre".
Anécdotas de fortaleza ánimo y bravura abundan en las historias de niñeras, aunque las historias de este tipo no son por ningún motivo el único método de la estimulación temprana de un espíritu osado e intrépido.

Los padres, a menudo, rayando en la crueldad, disponían a sus hijos tareas que buscaban llevarlos al límite. "Los osos lanzan a sus osesnos al desfiladero", decían.
El hijo del Samurai era dejado recorrer sinuosos valles, incitados a tareas titánicas. Privación ocasional de comida o exponerlos al frío, fue considerando una prueba altamente eficaz para acostumbrarlos a la resistencia. Los infantes de frágiles edades fueron enviados a extraños con la tarea de entregar ciertos mensajes, eran hechos levantarse antes del amanecer, y antes del desayuno atender sus ejercicios de lecturas, caminar con sus maestros con los pies descalzos en el frío del invierno, frecuentemente, una o dos veces al mes, como en el festival del dios del saber, se reunían en pequeños grupos y pasaban la noche en vela, leyendo en voz alta por turnos. Peregrinajes a todo tipo de lugares extraños, las cuevas de ejecución, al camposanto, a las casas con reputación de tener fantasmas, eran los pasatiempos favoritos de los jóvnes. En los días en que la decapitación fue pública, no solamente había niños pequeños enviados a observar la macabra escena, también eran enviados en la oscuridad de la noche a visitar el lugar y a dejar una marca de su visita en la cabeza decapitada".

¿Este sistema ultra espartano de "entrenar los nervios" no ataca la pedagogía moderna respecto a la desconfianza y al horror, desconfianza mientras la tendencia no sea brutalizar, mordaz en el brote de las frágiles emociones del corazón?. Veamos lo que otros conceptos de Valor que tenia el Bushido.

El aspecto espiritual del Valor es evidenciado por la compostura, presencia calmada de la mente. La tranquilidad es el valor en reposo. Es una manifestación estática del valor, pues las hazañas temerarias son lo dinámico. Un hombre verdaderamente bravo siempre está sereno, nunca es tomado por sorpresa, nada sobrepasa la equanimidad de su espíritu. En el calor de la batalla se mantiene frío, en la mitad de las catátrofes mantiene nivelada su mente. los temblores no lo sacuden, ríe en las tormentas.

Lo admiramos como verdaderamente grande, que ante la presencia amenazadora del peligro o de la muerte, mantiene la cordura, quien por ejemplo, puede escribir un poema o tararear una canción al encarar la muerte. Tal indulgencia, que no es traicionada por el temblor de la mano o de la voz, es tomada como una infalible muestra de un gran naturaleza, de lo que llamamos una mente capacitada (Yoyuu), la cual bajo presión o al ser apretada, siempre tiene espacio para algo más.
Ejemplo de esto ha llegado a nosotros a través de una historia auténtica, Oota Dokan, el gran constructor de castillos de Tokyo, fue atravesado por una lanza, su asesino, sabiendo la predilección poética de su víctima, acompañó su estocada con esta dos líneas:
"Ahh en momentos como estos
Nuestro corazón envidia la luz de la vida",
Al morir el héroe, no mostrando intimidación por la herida mortal en su costado, agregó las líneas;
"No teniendo horas de paz
He aprendido ver tranquilamente la vida"

Hay incluso un elemento deportivo en una naturaleza valiente. Las cosas que son serias para la gente ordinaria, pueden ser juego para el valeroso. Por lo tanto en la vieja guerra no era del todo raro para ambas partes un intercambio retórico o comenzar un enfrentamiento retórico. El combate no solamente era materia de fuerza bruta, tambien en gran medida, un encuentro intelectual.
De tal carácter fue la batalla peleada en las laderas del Río Koromo, a finales del siglo XI. El ejército oriental guiado por su líder, Sadato, inició la retirada.
Cuando el General que perseguía lo presionó severamente le gritaron "Es una desgracia para un guerrero darle la espalda al enemigo", Sadato detuvo su caballo, y gritó un improvisado verso “Tornarse en fragmentos es rasgar la ropa (koromo)”.
Apenas habían escapado estas palabras de sus labios cuando el guerrero derrotado, sin desanimarse, completo el poema “Desde que la he usado se ha rasgado por el uso”.
Yoshiie, quién hizo una reverencia mientras lo escuchaba, repentinamente cesó su persecución, y se alejó, dejando a su prospecto de víctima hacer lo que quisiera.
Cuando fue cuestionado de su comportamiento extraño, él contestó que no podría osar poner en ridículo a aquel que había mantenido su presencia de mente mientras era fuertemente perseguido por su enemigo.

El dolor que alcanzó Antonio y Octavius en la muerte de Brutus, ha sido la experiencia general de hombres valientes.
Kenshin, que luchó por catorce años con Shingen, cuando oyó hablar de su muerte, lloró en voz alta la pérdida "del mejor de los enemigos".
Fue este mismo Kenshin quien hubo fijado un ejemplo noble para siempre, en su tratamiento de Shingen, morador de las provincias montañosas absolutamente lejos del mar, y que por lo tanto había dependido de las provincias de Houjou de Tokaido para la sal. El príncipe de Houjou que deseaba debilitarlo, aunque no abiertamente en guerra con él, había cortado de Shingen todo el tráfico en este artículo importante.
Kenshin, oyendo hablar del dilema de su enemigo y capaz de obtener sal de la costa de sus propios dominios, escribió a Shingen que en su opinión el señor de Houjou había cometido un acto muy malo, y que aunque él (Kenshin) estaba en guerra con él (Shingen) había ordenado a sus tropas equiparlo con una carga suficiente de sal, "no lucho con la sal, sino con la espada," produciendo más que un paralelo a las palabras de Camillus, "Romanos no luchamos con oro, sino con hierro".
Nietzsche habló para el corazón del samurai cuando escribió, "usted debe ser orgulloso de su enemigo; entonces, el éxito de su enemigo es su éxito también".
De hecho el valor y el honor requirieron igualmente que poseyéramos como enemigos en guerra solamente cuando probemos ser digno de ser amigos en paz. Cuando el valor logra esta altura, llega a ser relacionado con



BENEVOLENCIA, LA SENSACIÓN DE SOCORROAmor, magnanimidad, afecto para otros, condolencia y compasión, fueron reconocidos siempre por ser virtudes supremas, la más alta de todas las cualidades del alma humana. La benevolencia era juzgada una virtud magnífica en un doble sentido; magnífica entre las múltiples cualidades de un espíritu noble, y magnífica en si misma como profesión conveniente. No necesitamos a Shakespeare para sentir, aunque, quizás, como el resto del mundo, lo necesitamos para expresar que la misericordia de un monarca es mejor que su corona y que esta sobre el cetro que blande

Cuán a menudo Confucius y Mencius repitieron que el requisito más alto de un mandatario consistía en la benevolencia.
Confucius decía, "el príncipe que cultiva la virtud, la gente se reunirá con él; con la gente le vendrán las tierras; las tierras producirán para abundancia; la abundancia le dará la ventaja de leyes correctas. La virtud es la raíz, y la abundancia un resultado". Una vez más "nunca ha habido un caso de un soberano amante de la benevolencia, y ciertamente de la gente".
Mencius se le acerca y dice, "Hay varios casos conocidos de individuos que, sin benevolencia, lograron el poder supremo en un solo estado, pero nunca he escuchado de que un imperio entero caiga en manos de alguien que carezca de esta virtud." También, "Es imposible que alguien que no ha rendido al pueblo sometiendo sus corazones pueda convertirse en su mandatario".
Ambos definieron este requisito imprescindible en una regla diciendo,
"Benevolencia: Benevolencia es el hombre".

Bajo el régimen del feudalismo, que se podría pervertir fácilmente en el militarismo, fue la benevolencia a la que le debemos la liberación del despotismo de la peor clase.
Una entrega completa de "vida y obra" de parte del gobernador no habría dejado nada para el pueblo sino la obstinación, y ésta tiene como consecuencia natural el crecimiento de ese absolutismo tan a menudo llamado del “despotismo oriental”, ¡Como si no hubiera déspotas en la historia occidental!.
Déjeme alejarme del despotismo de cualquier clase; pero es un error identificarlo con el feudalismo.

Cuando Frederick the Great escribió que los "reyes son los primeros criados del estado", correctamente pensaron los juristas de que una nueva era fue alcanzada en el desarrollo de la libertad. Extrañamente coincidiendo en tiempo, en la region noroeste de Japón, Yozan no Yonezawa hizo exactamente la misma declaración, demostrando que el feudalismo no era del todo la tiranía y opresión.

Un príncipe feudal, aunque desconsiderado del deber de las obligaciones recíprocas a sus vasallos, tuvó un alto sentido de responsabilidad a sus antepasados y al Cielo. Él era un padre de su gente, que el cielo confió a su cuidado.
En un sentido generalmente no asigando al término, Bushido aceptó y corroboró el gobierno paternalista, paternalista también en comparación con el gobierno del tío menos interesado (¡a saber el tío Sam! ).
La diferencia entre un gobierno despótico y uno paternalista reside en esto, en uno la gente obedece renuente, mientras que en el otro lo hacen con "esa sumisión orgullosa, que dignifica la obediencia, que mantiene viva la subordinación del corazón, incluso de la misma servidumbre, y el espiritu de libertad". [Nota: Burke French Revolution].

No es enteramente falso el viejo refrán el cual llamó al rey de Inglaterra "el rey de los diablos”, debido a las insurrecciones de su gente a menudo en su contra, y destituciones de sus príncipes, y de el cual hizo al monarca francés "el rey de los asnos”, debido a sus imposiciones e impuestos, pero el cual dio el título de "el rey de los hombres" al soberano de España, debido a la gente que estaba dispuesta a obedecerle. ¡Pero es suficiente!
La virtud y el poder absoluto pueden golpear la mente anglosajona con términos que le sean imposible armonizar.

Pobyedonostseff ha fijado claramente ante nosotros el contraste en la fundacion de Inglaterra y de otras Comunidades Europeas; a saber que éstas fueron organizados en base a un interés común, mientras que fueron distinguidas por una personalidad independiente fuertemente desarrollada. Lo que un estadista ruso dice de la dependencia personal de individuos de una cierta alianza social y en el extremo de los extremos del estado, entre las naciones continentales de Europa y particularmente entre la gente eslava, es doblemente cierto del japonés.
Por lo tanto no sólo es un ejercicio libre del poder monárquico no lo sentíamos tan pesado como en Europa, sino que es moderado generalmente por la consideración aparente para las sensaciones de la gente.

El "absolutismo," dice Bismarck, "exige sobre todo la imparcialidad del mandatario, la honradez, la dedicación al deber, la energía y la humildad interna".
Si se me puede permitir hacer una acotación más en este tema, citaré una frase del discurso del emperador alemán de Koblenz, "La monarquía, por la gracia de Dios, con sus pesados deberes, solamente es enorme responsabilidad del creador, de la cual ningún hombre, ningún ministro y ningún parlamento, pueden liberar al monarca".

Sabemos que la benevolencia era una virtud blanda y maternal. Si la rectitud honesta y la justicia severa eran peculiarmente masculinas, la misericordia tenía la amabilidad y la persuasión de una naturaleza femenina. Fuimos advertidos contra la complacencia e indiscriminada caridad, sin el condimento de la justicia y la rectitud. Masamune lo expresó en su muy mencionado aforismo "rectitud llevada al exceso endurece en firmeza; benevolencia complaciente en desmesura sume en debilidad".

Afortunadamente la misericordia no era tan rara y fue hermosa, porque es verdad universal que "El más valientes es el más blando, el mas temerario es el mas enamoradizo". "Bushi no nasake”, la ternura del guerrero, tiene un sonido el cual ha abogado inmediatamente por lo que era noble en nosotros; no que la misericordia de un samurai fuera genéricamente diferente de la misericordia de cualquier otro ser, sino porque esto implicó misericordia donde esta no era un impulso ciego, donde esto reconoció respeto debido a la justicia, y donde la misericordia no seguía siendo simplemente cierto estado de la mente, porque donde fue respaldada con la capacidad de salvar o matar.

Asi como los economistas hablan de demanda siendo eficaces o ineficaces, de manera semejante podemos llamar la misericordia del bushi eficaz, puesto que implicó la capacidad de actuar para el bueno o el detrimento del receptor.
Enorgullecerse a si mismo como lo hicieron de su fuerza bruta y privilegios para tornarlo una justificación, el samurai dio total consentimiento a lo que Mencius enseñó referente al poder del amor.
"Benevolencia", decía, "trae bajo su dominio lo que obstaculiza su poder, justo como el agua somete el fuego: ellos dudan solamente del poder del agua de apagar las llamas quien intenta extinguir con una taza un furgón lleno de haces de leña ardiendo”.
Él también decía que "el sentimiento de socorro es la raíz de la benevolencia, por lo tanto un hombre benévolo está siempre atento y al socorro de los que sufren".
Así entonces Mencius se anticipó a Adam Smith que fundó su filosofía ética en la condolencia.
Es realmente sorprendente el hecho de como un código de caballería de honor de un país coincide de cerca con el de otros; es decir como las ideas orientales mucho abusadas de moralejas encuentran sus contrapartes en las máximas más nobles de la literatura europea.
Si las famosas líneas;
Hae tibi erunt artes
Pacisque imponere morem,
Parcere subjectis, et debellare superbos
fueran mostradas a un caballero japonés, él podría fácilmente acusar al bardo de Mantuan de plagiar la literatura de su propio país.

La benevolencia al débil, al pisoteado o al vencido, siempre fue alabada como peculiar al samurai.
Los amantes del arte japonés deben estar familiarizados con la representación de un monje montado en el lomo de una vaca. El jinete fue alguna vez un guerrero que en sus días hizo su nombre sinónimo de terror. En esa batalla terrible de Sumano Ura, (1184 A.D.), la cual fue una de las más decisivas en nuestra historia, él alcanzó a un enemigo y en solo combate lo tenía agarrado entre sus brazos gigantescos. Ahora, la etiqueta de la guerra requería que en tales ocasiones no fuera derramada sangre, a menos que la parte más débil demostrara ser un hombre del mismo rango o capacidad igual a su enemigo.
El feroz combatiente podría haber tenido un rango mayor a aquel hombre; pero rechazaba hacerlo saber, cuando el otro fue despiadadamente despojado de su casco, la vista de un rostro jóven, mozo y sin barba, hizo que el guerrero de asombrara y relajara su asimiento.
Ayudó al jóven a ponerse de pie, en tono paternal le mandó: "¡Deténte, príncipe jóven, por tu madre! La espada de Kumagaye nunca será deslustrada por una gota de tu sangre. Huye rápido antes de que los enemigos te vean!".
El jóven guerrero rechazó irse y le pidió a Kumagaye, honor para los dos, que inmediatamente lo ejecutara. Sobre la cabeza canosa del veterano destellaba la fría hoja, con la cual mucho tiempo atrás había separado las cuerdas de la vida, pero su robusto corazón se acobardó; llegaban a su mente imágenes de su propio hijo, el mismo que rehuyó al sonido de la trompeta de guerra y fue a los brazos de su amada; la fuerte mano del guerrero duda; le pide otra vez a su víctima que huya por su vida. Encontrando todos sus esfuerzoss inútiles y oyendo los pasos de que se acercaban sus compañeros, exclamó: "si tu arte se ha abatido, tu puedes caer de una mano más vil que la mía. ¡O, infinito! reciba su alma!" En un instante la espada destella en el aire, y cuando baja es roja con sangre adolescente.
Cuando se terminó la guerra, encontramos a nuestro soldado volviendo triunfante, pero ahora poco le preocupaban el honor o la fama; él renunció su carrera guerrera, afeitó su cabeza, se pusó un atuendo de monje, dedicó el resto de sus días al peregrinaje santo, nunca regresando de nuevo al oeste, donde se encuentra paraíso de dónde viene la salvación y donde el sol se apresura diariamente para su descanso.

Los críticos pueden precisar defectos en esta historia, que es vulnerable a la casualidad. Dejar que lo sea: lo mismo todas demuestran esa dulzura, compasión y amor, fueron rasgos los cuales adornaron las hazañas más sanguinarias del samurai. Era una vieja máxima entre ellos que "él violento no el cazador mata al pájaro que toma refugio en su pecho".
Esto en gran medida explica porqué el movimiento de la Cruz Roja, considerado peculiarmente cristiano, encontró tan fácilmente pie firme entre nosotros.
Por décadas antes de que oyéramos hablar de la convención de Ginebra, Bakin, nuestro novelista más grande, nos había familiarizado con el tratamiento médico de un enemigo caído.
En el principado de Satsuma, notable por su espíritu marcial y educación, prevaleció la costumbre de que los hombres jóvenes practicarán música; no el soplar trompetas o golpear los tambores "esos clamorosos precursores de sangre y muerte" nos influyen a imitar las acciones de un tigre, pero melodías tristes y tranquilas en el biwa, [Nota: Un instrumento musical, semejante a la guitarra] calman nuestros espíritus ardientes, llevando nuestros pensamientos lejos del olor de la sangre y de las escenas de la batalla.

Polybius nos dice en La Constitución de Arcadia, que requirió la ejecución de música por todas las juventudes debajo de los treinta, para que este arte apacible pudiera aliviar los rigores de esa región inclemente. Es a su influencia que él atribuye la ausencia de la crueldad en esa parte de las montañas Arcadian.
No fue Satsuma el único lugar en Japón en donde la cortesía fue inculcada entre la clase guerrera.
Un príncipe de Shirakawa apunta sus pensamientos al azar, y entre ellos el siguiente: "aunque ellos vengan furtivos de noche, sigilosos en la oscuridad, no te les alejes, sino acaricialos, la fragancia de las flores, el sonido de las campanillas distantes, el aleteo del insecto en una noche escarchada". Y otra vez, "aunque pueden herir tus sensaciones, solamente estos tres tienes que perdonar, la brisa que dispersa a tus flores, a la nube que oculta tu luna, y al hombre que intenta pelearss contigo".
En aparencia expresa, pero realmente cultiva, estas emociones apacibles que la escritura de versos fue apoyada. Nuestra poesía tiene por lo tanto una fuerte corriente de rectitud y dulzura.
Un anécdota bien conocida de un samurai rústico ilustra un ejemplo. Cuando le dijeron para aprender el versification, y "el Notes"
Cuando le dijeron para aprender poesía, y le dieron "La nota de la curruca” como primer tema de su práctica [Nota: El ugisu, curruca, a veces llamado el ruiseñor de Japón], su espíritu ardiente se rebeló y arrojó a los pies de su amo este tema de práctica que versaba asi:
"el guerrero valiente guarda aparte
el oído que puede escuchar
la canción de la curruca".
Su amo, impávido ante el crudo sentimiento, continuó animando al jóven, hasta que un día la música de su alma fue despertada para responder a las notas dulces del ugisu, y él escribió:
"De pie el guerrero, fuerte y con su cota,
para oír la canción de los uguisu,
dulce gorjeo de entre los árboles".

Admiramos y gozamos el incidente heróico en la vida corta de Körner, cuando, herido en el campo de batalla, escribe su famoso "Adiós a la vida". Los incidentes de una clase similar eran en absoluto inusuales en nuestra guerra. Nuestros poemas sustanciales, epigramaticos estaban particularmente bien satisfechos a la improvisación de un simple sentimiento. Cualquiera con cualquier educación era poeta o disfrutaba de los poemas.
Un soldado que marchaba puede ser visto frecuentemente detenerse, para tomar sus utensilios de escritura de su faja, y componer una oda, y tales papeles eran encontrados luego en los cascos o los petos, cuando éstos eran quitados de sus cuerpos sin vida.
Lo que el Cristianismo ha hecho en Europa hacia mostrar compasión en el medio de horrores beligerantes, el amor a la música y las letras ha hecho en Japón. Cultivar sentimientos compasivos, actuar considerando el sufrimiento de otros.
La modestia y la amabilidad, ejecutados por el respeto a los sentimientos de los otros sensaciones, son las raíces de

CORTESÍA, esa cortesía y buenos modales que han sido notados por cada turista extranjero como un marcado rasgo japonés.

La cortesía es una virtud pobre, si es actuada solamente por un miedo de ofender el buen gusto, mientras que debe ser la manifestación exterior de un respeto comprensivo para las sensaciones de otros. También implica un respeto debido a la aptitud de las cosas, por lo tanto respeto a las posiciones sociales; para estos últimos no exprese ninguna distinción plutocrática, sino fueron originalmente distinciones para el mérito real.

En su forma más alta, la cortesía casi se acerca al amor. Podemos decir reverentemente que cortesía es ”gran tolerancia y amabilidad, sin envidia, sin alabanza de si misma, no es alzada, sin apuntar a pasar desapercibida, no se busca, no se provoca fácilmente, cuenta por no ser tomada de la maldad".
¿No es una maravilla que el profesor Dean, en el discurso de los seis elementos de la humanidad, acuerde a la cortesía con una posición exaltada, ya que es la fruta más madura del intercambio social?. Mientras asi sea ensalzada la cortesía, la pondré a la vanguardia de las virtudes.
Si analizamos esto, la encontraremos correlacionada con otras virtudes de una jerarquía mayor; ¿pero qué virtud se encuentra separada? Mientras, o debido a que, fue exaltada como peculiar en la carrera de las armas, y como tal estimada en un grado más alto de lo que se merecía, aparecieron sus falsificaciones.

Confucius mismo ha enseñado en varias ocasiones que los accesorios externos son pequeños como los sonidos en la música.
Cuando la propiedad fue elevada al sine qua non (condición indispensable) del intercambio social, debía esperarse solamente que un sistema elaborado de etiqueta viniera en boga para entrenar a la juventud en el correcto comportamiento social. El como hacer una pequeña reverencia al acercarse a otros, el como caminar y sentarse, fueron enseñados y aprendidos con extremo cuidado. Los modales en la mesa pasaron a ser una ciencia. El servir y el beber el té fueron llevados al grado de ceremonia. Se espera, por supuesto, que un hombre educado domine todo esto.
11-09-2008 03:02 AM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #3
Re: Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón) Inazo Nitobe
Muy apto hace el Sr. Veblen, en su interesante libro, [Theory of the Leisure Class, N.Y. 1899, p. 46.] llamar decoro a "un producto y un exponente de la vida des clases altas".
He oído las observaciones hechas a la ligera por europeos sobre nuestra elaborada disciplina de la cortesía. Se ha criticado como absorbe demasiado de nuestro pensamiento y hasta ahora es una locura observar obediencia ciega a ella. Admito que puede haber sutilezas innecesarias en la etiqueta ceremoniosa, pero si comparte tanto de desatino como de adherencia a las simepre cambiantes maneras de occidente, es una pregunta no muy clara para mi mente. Incluso maneras que no solamente considero como monstruos de la vanidad; al contrario, veo a éstos como la incesante búsqueda de la mente humana para la belleza. Mucho meos considero una ceremonia elaborada comon un conjunto trivial; ella denota el resultado de una larga observación en cuanto a el método más apropiado de alcanzar cierto resultado.Si hay cualquier cosa hacer, hay ciertamente una mejor manera de hacerla, y la mejor manera es la más económica y la más agraciada. El Sr. Spencer define a la gracia como la manera más económica de moverse
La ceremonia del té presenta ciertas maneras definidas de manipular una taza, una cuchara, una servilleta. A un neófito le parece aburrido yhasta tedioso. Pero uno pronto descubre que es la manera prescrita, después de todo, que ahorra más tiempo y trabajo; es decir, el uso más económico de esfuerzo, por lo tanto, según la sentencia de Spencer, el de más gracia.

El significado espiritual del decoro social, o debo decir pidiendo prestado del vocabulario de la "filosofía de ropas", la disciplina espiritual de la cual la etiqueta y la ceremonia son mera ropa exterior, está fuera de toda proporción que el aspecto nos quiere hace creer. Puede ser que siga el ejemplo del Sr. Spencer y remonte en nuestras instituciones ceremoniales los orígenes y los motivos morales que les dieron lugar; pero eso no es por lo que me esforcé en hacer este libro. En lo que deseo enfatizar, es el entrenamiento moral implicado en la observancia terminante de la propiedad.

He dicho que la etiqueta fue elaborada con las sutilezas más finas, tanto asi que diversas escuelas que abogaban diversos sistemas, vinieran existir. Pero unieron todo en un último esencial, y esto fue expuesto por la mejor escuela conocida de etiqueta, el Ogasawara, en los términos siguientes: "La meta final de toda la etiqueta cultivar su mente incluso cuando este sentado, para que ni el bruto más salvaje pueda atreverse hacerle algo a supersona".
Esto significa, en otras palabras, que por el constante entrenamiento de los correctos modales, uno trae todas las partes y facultades a su cuerpo en un orden perfecta y por lo tanto en armonía con sígo mismo y su ambiente como lo expresaba la maestría del espíritu sobre la carne. ¡Qué nuevo y profunda significado asi viene a tener la palabra francesa biensèance [Etimológicamente Bien sentado].

Si es cierta la premisa de que la gracia es economizar fuerza, entonces como consecuencia lógica sigue que una práctica constante de la conducta con gracia deba traer con ella una reserva y un almacenaje de la fuerza. Buenos modales, por lo tanto, significa poder en reposo.

Cuando los Gauls bárbaros, durante el saqueo de Roma, irrumpieron en una asamblea del senado y se atrevieron a jalar de las barbas de los venerable patriarcas,pensamos que los viejos caballeros fueron a insultar, ya que carecieron dignidad y la fuerza de los modales. ¿Realmente es posible un alto desarrollo espiritual a través de la etiqueta?, ¿Porqué no?; ¡Todos caminos conducen a Roma!.
Un ejemplo de como la cosa más simple puede ser hecha un arte y después convertirse en cultura espiritual, es Cha No Yu, la ceremonia del té.
¡Beber Té es un fino arte! ¿Por qué no debía serlo?, en los niños dibujar en la arena, o tallar salvajemente en una roca, era la promesa de un Raphael o de un Michael Angelo. ¿Cuánto más el sorber una bebida, que comenzó con la contemplación transcendental de un Anacoreta hindú, le da derecho de convertirse en un artesanía de religión y de moralidad? Ese calmar la mente, esa serenidad de temperamento, ese porte tranquilo y quieto, son las esencias básicas con las cuales no hay duda de la primer condición de un pensar y sentir correcto de la Cha no Yu.

La limpieza escrupulosa del cuarto pequeño, alejado de la vista y del sonido de la muchedumbre, en sí mismo conduce a dirigir los propios pensamientos del mundo.
El interior simple no absorbe la propia atención como los cuadros y las innumerables de una sala occidental; la presencia de kakemono [Nota: Las volutas o rollos colgantes, que pueden ser pinturas o ideogramas, utilizados para propósitos decorativos] llama nuestra atención más por la gracia del diseño que la belleza del color.
El refinamiento extremo del gusto es el objeto animado; mientras que cualquier cosa exhibida es desterrada con horror religioso. El mismo hecho de que fue inventado por un recluso contemplativo, en una época cuando las guerras y las rumores de guerras eran incesantes, es bien calculado demostrar que esta institución era más que un pasatiempo.
Antes de entrar en los recintos reservados del cuarto de té, los integratnes se reúnen para participar de la ceremonia puesta a un lado, junto con sus espadas, la ferocidad del campo de batalla o las preocupaciones del gobierno, allí encuentran paz y amistad.
Cha no Yu es más que una ceremonia es un arte fino; es poesía, con los gestos articulados para el ritmo: es un modus operandi de la disciplina del alma.
Su gran valor reside en su última fase, las otras fases preponderadamente no infrecuentan en la mente de sus participantes, pero éso no prueba que su esencia no sea de una naturaleza espiritual.

La cortesía será una gran adquisición, si no hace más que impartir gracia a los modales; pero su función no se detiene aquí. Por propiedad, surge de los motivos de la benevolencia y de la modestia, y actúa por los sentimientos afectuosos hacia las sensibilidades de los otros, siempre es una expresión con gracia de la condolencia. Su requisito es que debemos llorar con los que lloran y alegrarnos los que se alegran. Tal requisito didáctico, cuando está reducido en los pequeños detalles de la vida diaria, se expresa a si misma en los pequeños actos apenas notables, o si son notados, son como una vez me dijo una señorita misionera de veinte años, “terriblemente divertidos”.

Usted está en medio del calor del sol que deslumbra sin una sombra que lo cobije, pasa cerca de usted un japonés conocido; y se pone junto a él, e inmediatamente se quita el sombrero, bueno eso es perfectamente natural, pero el lo "terriblemente divertido" sería, que todo el rato que él habla con usted su parasol está abajo y él también está parado en medio del calor del sol que deslumbra.
¡Que tonto!, Si, exacto previendo que el motivo fuera menos que esto: "usted está en el sol; me compadezco de usted; estaría dispuesto a compartir mi parasol si fuera lo bastante grande, o si nos conocieramos más; debido a que puedo darle sombra, compartiré sus malestares". Pocos actos de esta clase, igualmente o más divertidos, no son meros gestos o convencionalismos.

Son el "fortalecimiento" de las sensaciones mentales para la comodidad de otros.
Otra costumbre "terriblemente divertida" es dictado por nuestros cánones de cortesía; pero muchos escritores superficiales en Japón, lo han despedido atribuyéndolo simplemente al desorden general de la nación.
Cada extranjero que lo ha observado confesará la dificultad que sentía en hacer la contestación apropiada sobre la ocasión.
En Estados Unidos de América, cuando hace un regalo, usted canta sus alabanzas al que lo recibe; en Japón esto lo despreciamos o calumniamos.
La idea subyacente que con usted, "es un regalo agradable: si no fuera agradable no me atrevería a entregarme a usted; por esto sería insulto darle cualquier cosa más agradable". En contraste con esto, nuestra lógica funciona: "usted es una persona agradable, y no hay regalo bastante agradable para usted. Usted no aceptará cualquier cosa que puedo poner en sus pies excepto como símbolo de mi buena voluntad; acepte tan sólo esto, no por su valor intrínseco, sino como un símbolo. Será un insulto a su valía llamar el mejor regalo bastante bueno para usted".
Ponga las dos ideas lado a lado; y veremos que la primera y la última idea son lo mismo. Ni uno ni otro es "terriblemente divertido”.
El norteamericano habla del material del que esta hecho el regalo; el japonés habla del espíritu que incita el regalo. Es perverso concluir un razonamiento, porque nuestro sentido de la propiedad se demuestra en todas las ramificaciones más pequeñas de nuestra conducta, tomar lo menos importante de él y mantenerlo como el tipo, y pasar juicio sobre el principio de sí mismo.

¿Cuál es más importante, comer u observar las reglas de propiedad para comer?.
Un sabio chino respondió, "si toma un caso donde todo lo importante es comer, y la observación de las reglas de la propiedad es de poca importancia, y las compara entre ellas, ¿porqué simplemente opiniar que el comer es de la mayor importancia?”.
"El metal es más pesado que las plumas" ¿pero eso no significa que haga referencia a una sola pieza de metal o a un furgón lleno de plumas?, tome un pedazo de madera de treinta centímetros de grosor y levántelo sobre el pináculo de un templo, ninguno lo llamaría jamás que está más alto que el templo.
A la pregunta, de "¿Cuál es más importante, decir la verdad o ser cortés?", los japoneses dirían una respuesta diametricalmente opuesta a lo que dirian los norteamericanos, pero me abstengo de cualquier comentario hasta que comience a hablar de

VERDAD O VERACIDAD, sin las cuales la cortesía es farsa y exhibicionismo.

La "Propiedad llevada más allá del límite correcto", dice Masamune, "se convierte en una mentira". Un poeta antiguo ha aventajado a Polonius en el consejo que da: "para serte sincero: si en tu corazón no abandonas la verdad, sin tus oraciones los Dioses te mantendrán íntegro".
La apoteosis de la Sinceridad a la cual Tsun Tzu expresa en la Doctrina del Tao, atribuye a ella poderes transcendentales, casi identificándolas con el divino. "Sinceridad es la meta y el principio de todas las cosas; sin Sinceridad no habría nada". Él entonces mora con elocuencia en su naturaleza de gran tamaño y duración, su capacidad para producir cambios sin movimiento y por su mera presencia lograr su propósito sin esfuerzo.

El ideograma chino para Sinceridad, que es una combinación de "palabra" y "perfecto," uno se tienta a dibujar un paralelo entre él y la doctrina Neo Platónica de Logos, tal altura hace que el sabio se remonte en su vuelo místico y extraño.
La mentira o la ambigüedad era juzgada igualmente cobarde. El bushi sostuvo que su alta posición social exigía un estándar más alto de veracidad que el del comerciante y del campesino. Bushi no ichi gon, la palabra de un samurai o en el equivalente alemán exacto Ritterwort, era la suficiente garantía de la verdad de una aserción.

Su palabra llevó tal peso con ella que las promesas generalmente fueron hechas y satisfechas sin un compromiso escrito, que habría sido juzgado absolutamente por debajo de su dignidad. Muchas anécdotas emocionantes fueron dichas a aquellos que quedaban atónitos par la muerte de un ni gon, un lengua doble.

El respeto para la veracidad era tan alto que, a diferencia de la generalidad de los cristianos que violan persistentemente la orden del profesor de no jurar, el mejor de los samurai miraba a un juramento como despectivo a su honor. Estoy bien enterado que juraron por diversas deidades o sobre sus espadas; pero el juramento nunca degeneró en una forma de juego o una interjección irreverente. Para acentuar estas palabras dire que fue una práctica el literalmente sellar con sangre un trato.
Para la explicación de esto, necesito solamente referir a mis lectores a Fausto de Goethe.

Un escritor americano reciente es el responsable de esta declaración, si usted pregunta a cualquier japonés, ¿qué es mejor?, decir una mentira o ser descortés, él no vacila en contestar "¡decir una mentira!", El Dr. Peery[Peery, The Gist of Japan, p. 86] en parte tiene razón y en parte no; es cierto que un japonés ordinario, incluso un samurai, puede contestar de esa forma atribuida a él, pero incorrecta atribuirle demasiado peso al término que él traduce "falsedad." Esta palabra (en japonés uso) se emplea para denotar cualquier cosa que no sea una verdad (makoto) o un hecho (hontou).

Lowell nos dice que Wordsworth no podría distinguir entre la verdad y el hecho, y un japonés común es a este respecto tan bueno como Wordsworth. Pida a un japonés, o incluso a un norteamericano de cualquier refinamiento, que le digan si tiene aversión o si está enfermo del estómago, y él no vacilará por un momento decir falsedades y responder, "me agrada mucho" o, "estoy absolutamente bien, gracias".
Sacrificar verdad por el motivo de la cortesía fue mirado simplemente como una "forma vacía" (kyo rei) y "engaño por palabras dulces," y nunca fue justificado.
Ahora estoy hablando de la idea de la veracidad en el Bushido; pero puedo no deber inoportunamente dedicar algunas palabras a nuestra integridad comercial, de la cual he oído mucha queja en libros y diarios extranjeros.

Una moralidad floja de los negocios ha sido en verdad hecho la peor mancha en nuestra reputación nacional; pero antes de abusar de ella o precipitarme a condenar la raza entera por ella, déjennos estudiarla tranquilamente y seremos recompensados con la consolación para el futuro.
De todas las grandes ocupaciones de la vida, ninguna se alejo más de la carrera de armas que el comercio. Colocaron al comerciante lo más bajo posible en la categoría de las vocaciones, el caballero, el agricultor de la tierra, el mecánico, el comerciante.
El samurai derivó sus percepciones de la renta de sus tierras e incluso podía ser indulgente, si tenía en mente, aficionarse al cultivo; pero el contador y el ábaco fueron aborrecidos. Conocemos la sabiduría de este arreglo social.

Montesquieu lo ha puesto claro que el excluir de la nobleza las búsquedas mercantiles era una política social admirable, que evitó que la abundancia se acumulára en manos de los más poderosos.
La separación del poder y de las riquezas mantuvó la distribución de ganancias casi regular. El Profesor Dill, autor de “Roman Society in the Last Century of the Western Empire", ha refrescado en nuestras mentes que una causa de la decadencia del imperio romano, era el permiso dado a la nobleza para engancharse en el comercio, y al monopolio consiguiente de la abundancia y del poder por una minoría de las familias senatoriales.

El comercio, por lo tanto, en el Japón feudal no alcanzó ese grado de desarrollo que habría logrado bajo condiciones más libres. La calumnia unida a llamarlo algo natural trajo dentro de sus límites tal como el poco cuidado para la reputación social.
"Llamada a alguien ladrón y robará", pon un estigma o una idea y sus seguidores ajustarán sus morales a ello, porque es natural que "la conciencia normal", como Hugh Black dice, "se levanta a las demandas hechas en ella, y fácilmente cae al límite del estándar esperado de ella".

Es innecesario agregar que ningún negocio, anuncio o similar, no se puede tramitar sin un código moral. Nuestros comerciantes del período feudal tenían uno entre ellos mismos, sin los cuales no habrían podido nunca convertirse, como lo hicieron, en las instituciones mercantiles fundamentales tales como el gremio, el banco, la bolsa, el seguro, los cheques, las letras de cambio, pero en sus relaciones con la gente fuera de su vocación, los comerciantes vivieron demasiado cierta a la reputación de su orden. Siendo este el caso, cuando el país fue abierto al comercio exterior, sólo el más adventurero e inescrúpulosos acometieron a los puertos, mientras que las casas de negocios respetables declinaron por una cierta hora las peticiones repetidas de las autoridades de establecer sucursales. ¿Fue el Bushido impotente para estar en la corriente de la deshonra comercial? Veamos.

Los que se conocen bien de nuestra historia recordarán que solamente algunos años después del tratado nuestros puertos fueron abiertos al comercio exterior, se abolió el feudalismo, y con esto las propiedades de los samurai fueron expropiadas e hipotecadas para su compensación, estuvieron libres para invertir en transacciones bursátiles.

Ahora usted se pregunta, "¿qué no podían traer su veracidad de la que se jactaban en sus nuevas relaciones de negocio y así reformar los viejos abusos?". Los que tenían ojos para ver no podían llorar bastante, los que tenían corazones para sentir no podían comprender bastante, con el destino de muchos un samurai noble y honesto señalado por haber fallado irrevocablemente en su nuevo y desconocido campo del comercio y la industria, a través de una completa carencia de perspicacia en hacer frente a su rival plebeyo ingenioso.

Cuando sabemos que el ochenta por ciento de las casas de negocio fallan en un país tan industrializado como Norteamérica, ¿es cualquier maravilla que de entre cientos de samurai uno entrará al comercio y apenas podría tener éxito su nueva vocación?, pasará mucho tiempo antes de ser reconocido cuántas fortunas fueron arruinadas en los intentos de aplicar la ética del Bushido al método de los negocios; pero rápidamete fue hecho patente para cada mente observadora que las maneras de la abundancia no eran las maneras del honor.

En lo que respecta, entonces, ¿eran diferentes? De los tres incentivos de la veracidad que Lecky enumera, viz: el industrial, el político, y el filosófico, el primero carecía en conjunto del Bushido. En cuanto a el segundo, podría convertirse un poco en una comunidad política bajo sistema feudal. En lo filosófico, y como Lecky dice, en su aspecto más alto, la Honestidad logró un rango elevado en nuestro catálogo de virtudes.
Con todo mi sincero respeto por la alta integridad comercial de la raza anglosajona, cuando pido la última tierra, me dicen que la "honradez es la mejor política", ese el pago de ser honesto. ¿No es esta virtud, entonces, su propia recompensa? ¡Si esto se hace seguido porque trae más dinero en efectivo que falsedad, me temo que el Bushido podría ser algo complaciente con las mentiras!.
Si el Bushido rechaza una doctrina de recompensar el quid pro quo, el astuto comerciante la aceptará fácilmente. Lecky ha comentado muy ciertamente que la veracidad debe su crecimiento en gran parte al comercio y a la fabricación; pues como Nietzsche lo pone, la "honradez es la más jóven de las virtudes", en otras palabras, es el fomentar el niño de la industria, de la industria moderna. Sin esta madre, la Veracidad era como un huérfano de sangre azul al que solamente una mentalidad cultivada lo podría adoptar y alimentar. Tales mentalidades eran comunes entre los samurai, pero, por querer fomentar una madre más democrática y utilitaria, el niño blando no ha podido prosperar. La industria avanza, la veracidad probará una fácil, mejor dicho, una provechosa, virtud a la práctica. Solo piense, a finales de noviembre de 1880, Bismarck envió una carta a los cónsules profesionales del imperio alemán, advirtiéndolos "de una carencia lamentable de confiabilidad con respecto a los envíos alemanes inter alia, en apariencia a calidad y cantidad"; oímos hoy en día poco de la comparación del descuido y de la falta de honradez alemanes en el comercio.
En veinte años sus comerciantes aprendieron que la honradez al final paga. Nuestros comerciantes están descubriendo ya eso.

Recomiendo a lector a dos escritores recientes para el juicio bien pesado en este punto. [Nota: Knapp, Feudal and Modern Japan, Vol. I, Ch. IV. Ransome, Japan in Transition, Ch. VIII ].
Es interesante comentar en esta conexión que la integridad y el honor fueron las garantías más seguras que incluso un deudor mercantil podría presentar en la forma de notas promisorias. Era absolutamente usual insertar cláusulas como éstas: "en el defecto del reembolso de la suma prestada a mí, no diré nada contra al ser puesto en ridículo en público", o, "en caso de que no pueda pagarle, usted podrá llamarme tonto", y similares.

A menudo me he preguntado si la veracidad del Bushido tenía algún motivo más alto que el valor. En ausencia de ningún mandamiento positivo contra el testimonio falso, mentir no fue condenado como pecado, sino simplemente denunciado como debilidad, y, como tal, altamente deshonorable. De hecho, la idea de la honradez está intimamente ligada, como su etimología Latina y Alemana, se mezcla, para ser identificada con

HONOR, que es su período culminante debo detenerme un momento para la consideración de esta característica de los preceptos de Caballería.

El sentido del honor, implicando un sentido vivo de la dignidad personal y del valor, no puede fallar en caracterizar al samurai, llevado y criado para valorar los deberes y los privilegios de su profesión. Sin embargo la palabra dada ordinariamente hoy en día como la traducción de honor no fue utilizada libremente, con todo eso la idea fue transportada por términos tales como na (nombre), men moku (conocido), guai bun (audiencia exterior), recordándonos respectivamente el uso bíblico del "nombre," de la evolución del término "personalidad" de la máscara griega, y de la "fama".

Un buen nombre, la propia reputación, la parte inmortal de uno mismo, los restos de bestia, era asumido como un asunto ordinario, y cualquier infracción sobre su integridad era sentida como vergüenza, y el sentido de la vergüenza (Ren chi shin) fue uno de los más tempranamente tratados en la educación juvenil.
"Se reirán de tí", "Esto te deshonrará", "¿No estás avergonzado?", era la última súplica para corregir el comportamiento de un delincuente joven.
Tal recurso del honor tocó el punto más sensible del corazón del niño, como si hubiera tenido conciencia de este pensamiento mientras estaba en la matriz de su madre; posiblemente un honor como influencia prenatal, se relaciona estrechamente con un fuerte sentido de la familia.
"Al perder la solidaridad de familias", dice Balzac, "la sociedad ha perdido la fuerza fundamental que Montesquieu nombró Honor".

De hecho, el sentimiento de vergüenza me parece a mí ser la indicación más temprana del sentido moral de nuestra raza. El primer y peor castigo que aconteció a la humanidad en la consecuencia de probar "el fruto de ese árbol prohibido" fue, para mi mente, no el dolor del parto, ni los cardos ni las espinas, sino el despertar del sentimiento de vergüenza.

Pocos incidentes de la historia sobresalen en el transcurir de la escena de la primera madre que maneja con grandes senos y trémulos dedos, su burda aguja en las pocas hojas del higo que su desanimado esposo arrancó para ella. Este primer fruto de desobediencia se aferra en nosotros con una tenacidad como ningún otro . Toda la ingenuidad sartorial de la humanidad todavía no ha tenido éxito en la costura de un delantal que ocultará eficazmente nuestro sentido de la vergüenza.
Ese samurai estaba en lo correcto al rechazar comprometer su carácter por una leve humillación en su juventud; "porque", él dijo, "la deshonra es como una cicatriz en un árbol, que con el tiempo, en lugar de desaparecer, sólo crece más".

Mencius había enseñado siglos antes, en casi la misma frase, qué Carlyle después expresó, a saber, que la "vergüenza es el suelo de toda la virtud, de buenas maneras y de buena moral". El miedo de la deshonra era tan grande que si nuestra literatura carece de tal elocuencia, Shakespeare la pone en boca de Norfolk, sin embargo nunca colgó como la espada de Damocles sobre la cabeza cada samurai y asumió a menudo un carácter mórbido. En el nombre del honor, los hechos fueron perpetrados para que no pudieran encontrar ninguna justificación en el código de Bushido.
El más leve, más bien , insulto imaginario, el fanfarrón de genio irascible tomaba la ofensa, recurría al uso de la espada, y en muchos casos una disputa innecesaria fue llevada y muchas vidas inocentes se perdieron.
La historia de un ciudadano de bueno medios, que llamó la atención de un bushi por una pulga que saltaba en su espalda, y que inmediatamente fue cortado en dos, por la simple y cuestionable razón de que las pulgas son parásitos que se alimentan de animales, fue un insulto inperdonable identificar un guerrero noble con una bestia, yo digo, historias como éstas son demasiado frívolas para creer.

Todavía, la circulación de tales historias implica tres cosas; (1) que fueron inventadas para intimidar al pueblo; (2) que los abusos realmente fueron hechos de la profesión del honor del samurai; y (3) que un sentimiento muy fuerte de la vergüenza fue desarrollado entre ellos. Es simplemente injusto llevar un caso anormal para echar la culpa sobre los preceptos, algo más que juzgar la enseñanza verdadera de Cristo de los frutos del fanatismo y de la extravagancia, inquisiciones e hipocresías religiosas.
Pero, asi en la monomanía religiosa hay algo que toca la nobleza, comparado a los deliriums tremens de un alcohólico, asi que la sensibilidad extrema de un samurai sobre su honor ¿nosotros no reconocemos la capa inferior de una virtud genuina?.

El exceso mórbido en el cual el delicado código de honor estaba inclinado a funcionar fue contrapesado fuertemente predicando magnanimidad y paciencia. Ofenderse a la más mínima provocación fue ridículizado como una “irascibilidad".
El dicho popular decía: "Llevar lo que usted piensa que no puede llevar es realmente llevarlo".
El gran Ieyasu dejó para la posteridad algunas máximas, entre las cuales están las siguientes: "La vida de un hombre hombre es como recorrer una distancia con una carga pesada sobre los hombros. Rapidez no. * * * * no reprobar nada, pero ser cuidadoso de los impercetibles defectos propios. * * * la paciencia es la base del correr de los días".
Él probó en su vida lo que predicó.
Un ingenio literario puso hizo famoso un epigrama característico de tres personajes bien conocidos en nuestra historia: a Nobunaga le atribuyó, "lo mataría, si el ruiseñor no canta a tiempo"; a Hideyoshi, "lo forzaré a cantar para mí"; y a Ieyasu, "esperaré hasta que abra los labios".

La paciencia y el largo sufrimiento también fueron altamente elogiados por Mencius. En un lugar él escribe a este efecto: "aunque se desnude y me insulte, ¿qué es eso para mí?, Usted no puede profanar mi alma por su ultraje". En otra parte enseña que la cólera en una ofensa pequeña es indigna para un hombre superior, pero para una ofensa grande es correcta.

A que altura de inmarcial e irrescistible dócilidad podían alcanzar algunos de sus votantes en Bushido, puede ser visto en sus elocuciones. Tome, por ejemplo, este refrán de Ogawa: "cuando otros hablan todo tipo de cosas malvadas contra uno, no hay que responder al mal con el mal, pero si reflejar algo que no desgaste la lealtad en la descarga de las propias obligaciones”.
Tome otro de Kumazawa: "Cuando otros le insulten, no los insulte; cuando otros se enojen, no se enoje. Solamente regocíjese como parte de pasión y deseo".
Todavía hay otro caso que puedo citar de Saigo, sobre enfrentar "está avergonzado es no estarlo", "El Camino es el camino del cielo y de la tierra: El lugar del hombre es seguirlo: por lo tanto haga de reverenciar el Cielo el objeto de su vida. El cielo me ama a mí y a otros con la misma intensidad; por lo tanto con el amor que se teng hacia usted, téngalo hacia los otros. No haga del hombre su socio pero si del Cielo, y esto será el mejor proceder. Nunca condene otros; y verá que al cortoplazo esto no vendrá a dejarle marca”.
Algunos de esos refranes nos recuerdan postulados cristianos y nos demuestran cuan lejos en moralidad práctica la religión natural puede acercarse a revelada.
No sólo estos refranes son elocuencias, sino que realmente fueron incorporados a actos.

Debe ser admitido que muy pocos lograron alcanzar la sublime altura de la magnanimidad, de la paciencia y del perdón. Esto fue una gran pena que no aclaró nada y en general fue expresado como lo que constituía el honor, sólo algunas mentes aclaradas que estaban enteradas que "de la no condición se levanta", pero que esto se funda en cada buen acto de su parte: nada era más fácil para las juventudes que se olvidaban en el calor de la acción de lo que habían aprendido en sus momentos más tranquilos de Mencius.
Este sabio dijo,”En la mente de cada hombre se ama el honor: pero pocos sueñan las bases que son verdaremente honorables con él y no con nadie más. El honor que confieren los hombres no es buen honor. Esos a quienes Chaou, el Gran Ennoblecedor, puede hacer el medio otra vez".

Para la mayoría, un insulto era resentido y compensado rápidamente por la muerte, y como veremos más adelante, mientras el Honor muy a menudo no más alto que la gloria vana o aprobación verbal, era estimado como el summum bonum de la existencia terrenal. La fama, y no la abundancia o el conocimiento, eran las metas hacia la cuales las juventudes tuvieron que esforzarse.

Muchos muchachos se juraron a si mismos cuando cruzaron el umbral de su hogar paternal, que no lo volverían a cruzar hasta que hubieran hecho un nombre en el mundo: y muchas madres ambiciosas rechazaron ver a sus hijos a menos que lograran "volver a casa," como es la expresión, "engalanados con el brocado”.
Para evitar vergüenza o para ganar un nombre, los muchachos samurai someterían a cualquier privación y experimentarían las pruebas duras más severas del sufrimiento corporal o mental. Sabían que el honor ganado en la juventud crecía con la edad.

En el memorable sitio de Osaka, colocaron a un hijo joven de Ieyasu, a pesar de sus exigencias serias de ser puesto en la vanguardia, en la retaguardia del ejército.
Cuando cayó el castillo, él estaba tan desconsolado y lloró tan amargamente que un viejo concejal intentó calmarlo con todos los recursos y le ordenó "tome un descanso, Señor, piense en el largo futuro que le queda ante usted. En los muchos años que puede vivir, vendrán las ocasiones para que se distinga". ¡El muchacho fijó su mirada indignada sobre el hombre y dijo; ”¡cuán absurda es su plática!, ¿cuándo voy a volver a tener catorce años?".
La vida misma fue pensada barata si el honor y la fama no se podrían lograr con ella: por lo tanto, siempre que una causa se presentara y era considerada más querida que la vida, con serenidad y celeridad extrema la vida era ofrendada.

De las causas en comparación con las cuales no demasiados querían sacrificar su vida, fue

EL DEBER DE LA LEALTADque era la clave que hacía de las virtudes feudales un arco simétrico.

Otras virtudes feudales de la moralidad comparten algo en común con otros sistemas éticos o con otras clases de gentes, pero esta virtud, en homenaje y fiel a un superior, es su característica distintiva. Estoy enterado de que la fidelidad personal es una adherencia moral que existe entre todas las clases y condiciones de hombres, una cuadrilla de rateros le debe lealtad a su Jefe, pero solamente en el código de honor de caballería la lealtad asume importancia suprema.
A pesar de la crítica de Hegel de que la fidelidad de los vasallos feudales, viene siendo una obligación a un individuo y no a un bien público, es un enlace establecido en principios totalmente injustos, [Nota: Philosophy of History (Eng. trans. por Sibree), Pt. IV, Sec. II, Ch. I.] un gran compatriota suyo hizo alarde de que la lealtad personal era una virtud alemana.

Bismarck tenía buenas razones de hacerlo así, no porque el Treue del que se jactaba era el monopolio de su patria o de una sola nación o raza, sino porque esta fruta favorecida del código de caballería se rezaga lo más tarde posible entre la gente donde el feudalismo ha durado lo más posible. En Norteamérica donde "todo son tan buenos como nadie más", y como el irlandés agregó, "también mejores” tales ideas exaltadas de la lealtad que sentimos hacia nuestro soberano pueden ser juzgadas "excelentes dentro de ciertos límites", pero eso es absurdo según lo inculcado entre nosotros.

Montesquieu se quejó hace mucho tiempo de que uno de los lados correctos de los Pyrenees estaba incorrecto respecto al otro, y en el ensayo reciente de Dreyfus probó la verdad de su observación, excepto de que los Pyrenees no eran el único límite más allá del cual la justicia francesa no encuentra ningún acuerdo.
De manera similar, la lealtad como la concebimos puede encontrar a pocos simpatizantes en otras partes, no porque nuestro concepto este incorrecto, sino porque está, es lo que me temo, olvidado, y también porque lo llevamos a un grado no alcanzado en cualquier otro país. Griffis [Nota: Religions of Japan.] fue absolutamente correcto en la indicación de que mientras en China la ética Confuciana hizo de la obediencia a los padres el deber humano primario, en Japón el precedente fue dado a la lealtad.

En el riesgo de dar una sacudida eléctrica a algunos de mis buenos lectores, relataré de alguien "quién podría aguantar seguir a un señor caído" y quién así, como Shakespeare asegura, "ganó un lugar en la historia".
La historia es de uno de los personajes más puros de nuestra historia, Michizane, que, al caer víctima de los celos y la calumnia, es exiliado de la capital.No contentos con esto, sus enemigos implacables ahora están actuando para la extinción de su familia.
La búsqueda estricta contra su hijo, no del todo mayor, revela el hecho de que es mantenido en secreto en una escuela manejada por un tal Genzo, un vasallo de Michizane. Cuando las órdenes se envían al profesor para entregar la cabeza del delincuente juvenil en cierto día, su primera idea es encontrar un substituto conveniente para esto. Examina en la lista de la escuela, escudriña cuidadosamente a todos los muchachos, pues dan un paseo en aula de clases, pero entre ninguno de los niños nacidos campesinos encuentra la menor semejanza con su protégé.
Su desesperación, sin embargo, es sino por un momento; para percibir, el anuncio de un nuevo estudiante, un muchacho bien parecido, de la misma edad que el hijo de su amo, escoltado por una madre del aspecto noble.
No menos conscientes de la semejanza entre el jóven señor y el jóven vasallo, lo estaban la madre y el muchacho mismos.
En la intimidad de su hogar ambos habían puesto sobre el altar; el su vida, ella su corazón, sin mostrarlo al mundo exterior.
Involuntario a lo qué habían pasado entre ellos, es el profesor del que viene la sugerencia ¡aquí, entonces, está el chivo expiatoriorio!.

El resto de la historia podría ser brevemente contado.
En el día designado, llega el oficial comisionado a identificar y recibir la cabeza del jóven. ¿Será engañado por la falsa cabeza?.
La pobre mano de Genzo está en la empuñadura de la espada, alistada para dar un golpe en el hombre o a si mismo, por la derrota al ser examinado su esquema.
El oficial toma el objeto espantoso ante él, analiza tranquilamente cada rasgo del jóven, y en un tono deliberado, lo pronuncia como genuino. Esa tarde en un hogar solitario aguarda la madre que vimos en la escuela. ¿Ella sabe el sino de su hijo? No está para mirar con impaciencia entrar a su hijo por la puerta d su casa. Su suegro ha sido durante mucho tiempo un recipiente de las generosidades de Michizane, pero puesto que las circunstancias del destierro han forzado a su marido seguir el servicio del enemigo del benefactor de su familia. Él mismo no podría ser mentiroso a su propio amo cruel; pero su hijo podría servir a la causa del señor de sus antepasados.
Como era un conocido de la familia exiliada, en el fue quien había sido confiado con la tarea de identificar la cabeza del muchacho. Ahora el arduo trabajo del día, y de su vida, lo realiza, vuelve a casa y asi como cruza el umbral, se acerca a su esposa, dicinedole: "alégrate, esposa mía, ¡nuestro hijo querido ha probado su servicio a su señor!".
11-09-2008 03:05 AM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #4
Re: Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón) Inazo Nitobe
“¡Que historia tan atroz!" oigo a mis lectores exclamar, "Padres que sacrifican deliberadamente a su propio hijo para ahorrar la vida de otro hombre".
Pero este niño era una víctima consciente y dispuesta: es una historia de muerte indirecta, asi de significativa como, y no más repugnante que, la historia de Abraham del sacrificio intencional de Isaac. En ambos casos era obediencia a la llamada del deber, sumisión completa a la orden de una voz superior, dada por un ángel visible o invisible, o percibida por un oído exterior o un interior; pero me abstengo de la predicación.
El individualismo del oeste, que reconoce los intereses separados del padre e hijo, marido y esposa, trae necesariamente una fuerte revelación de las obligaciones debidas del uno al otro; pero Bushido sostuvo que el interés de la familia y de los miembros de ella es intacto, único e inseparable.
Este interés que envolvió con afecto, natural, instintivo, irrestible, por lo tanto, si morimos por alguien que amamos de forma natural (que los animales mismos poseen), ¿qué es eso? "Si para el que nos ama lo amamos, ¿qué recompensa tiene usted? ¿No se piensa lo mismo?"

En su gran historia, Sanyo relata con un lenguaje conmovedor la lucha del corazón de Shigemori referente a la conducta rebelde de su padre. "si soy leal, mi padre debe ser deshecho; si obedezco a mi padre, mi deber a mi soberana debe ir inoportunamente".
¡Pobre Shigemori! Lo vemos luego rogar con toda su alma de que el buen cielo pueda visitarlo con la muerte, eso que puede liberarlo de este mundo donde es duro para que moren la pureza y la rectitud.
Por mucho Shigemori tiene su corazón rasgado por el conflicto entre el deber y el afecto. De hecho ni Shakespeare ni el viejo testamento en sí mismo contienen una representación adecuada del ko, nuestro concepto de la piedad filial, pero en tales conflictos Bushido nunca dudó en su opción de la lealtad. Las mujeres, animaron también a su descendientes de que sacrificarán todo por su rey. Siempre asi de resueltos como la viuda Windham y su consortes ilustres, la matrona samurai estaba en pie lista para dar una ofrecer a sus muchachos por la causa de la lealtad.
Puesto que Bushido, como Aristóteles y algunos sociólogos modernos, concibieron el estado como precedente al individuo, el último ser nació como parte y paquete de eso, él debe vivir y morir por él o por el titular de su autoridad legítima.

Los lectores de Crito recordarán la discusión con la cual Sócrates representa las leyes de la ciudad como abogando con él del asunto de su escape. Entre otros él les hace (las leyes, o el estado) diciendo: "Puesto que usted fue procreado, consolidado y educado por nuestra mano, se atreve a decir una sola vez que no es nuestro descendiente y criado, usted y sus padres antes de usted!".
Éstas son palabras que no nos impresionan como ninguna cosa extraordinaria; para la misma cosa han estado de largo en los labios de Bushido, con esta modificación, que las leyes y el estado fueron representados con nosotros por un ser personal.
La lealtad es un resultado ético de esta teoría política. No soy enteramente ignorante de la opinión del Sr. Spencer según la cual la obediencia política, Lealtad, se acredita con solamente una función transitoria [Nota: Principles of Ethics, Vol. I, Pt. II, Ch. X]. Esta puede ser así. Suficiente al día es a eso la virtud.

Podemos complacientemente repetirla, especialmente cuando creemos a ese día a ser un espacio largo de tiempo, durante el cual, así como nuestro himno nacional dice, “guijarros minúsculos crecen en las rocas poderosas cubiertas con el musgo".
Podemos recordar en esta juntura que incluso entre tan democrática gente como el inglés, "tienen el mismo sentimiento de fidelidad personal hacia un hombre y su posteridad como sus antepasados germánicos sintieron hacia sus jefes", como Monsieur Boutmy dijo recientemente, "únicamente el pasado más o menos dentro de la lealtad profunda a la raza y a la sangre de sus príncipes, es evidenciado en sus extraordinario apego a la dinastía".

La subordinación política, predice el Sr. Spencer, dará lugar a la lealtad de los dictados de la consciencia.
Suponga que su inducción es realizada, ¿podrá la lealtad y su instinto concomitante de reverencia desaparecerpor siempre?.
Transferimos nuestra lealtad a partir de un amo a otro, sin ser desleal a cualquier otro; de ser sujetos a un jerarca que maneje el cetro temporal y nos lleguemos a ser los criados del monarca que se siente en un trono penetrado en nuestro corazón.

Hace algunos años una controversia muy estúpida, comenzada por los discípulos equivocados de Spencer, hizo estrago entre la clase ilustrada de Japón.
En su celo por mantener la demanda del trono a la lealtad indivisible, cargaron a cristianos con propensiones traicioneras en que confiesen fidelidad a su señor y amo.
Pusieron delante discusiones sofismas sin el ingenio de los Sophistas, y tortuosidades escolásticas sin las sutilezas de los escolásticos.
Poco sabían que nosotros podemos, en cierto sentido, "servir a dos amos sin sostener a uno y desdeñar a otro", "rindiendo al Caesar las cosas que son para el Caesar y a Dios las cosas que son de Dios".
Qué no Socrates, todo el rato que rechazó impávidamente en conceder una iota de lealtad a su daemon, ¿obedeció con la misma fidelidad y ecuanimidad la orden de su amo terrenal, el Estado? Su conciencia que siguió, vive; su país al que sirvió, murió. ¡Ay de mí el día en que un estado crezca con tanto poder y con gran alcance en cuanto a la demanda de los dicatados de la consciencia de sus ciudadanos! Bushido no nos requirió hacer de nuestra conciencia el esclavo de ningún señor o rey.

Thomas Mowbray fue un verdadero portavoz para nosotros cuando dijo:
"Me lanzó a mi mismo, terrible soberano, a tus pies.
Mi vida me lo ordena, pero no mi vergüenza.
Lo que mi deber obliga; pero mi nombre justo,
Desafíar a la muerte, que vive sobre mi sepulcro,
Al usar el oscuro deshonor, que se me ordena no tener".

Un hombre que sacrificó su propia conciencia a la voluntad caprichosa o anormal o lujosa de un soberano fue acordado un lugar bajo en la estimación de los preceptos. Tal fue desdeñado como nei shin, una humillación, al que hace caravana adulando sin escrúpulos o como choo shin, favorito al que roba el afecto de su amo por medio de serviles complacencias; estas dos especies de temas corresponden exactamente a los que Iago describe, uno, el bribón deferente y arrodillado, adorado por dar su bondad, ofreciendo su tiempo más que el asno de su amo; el otro oportunista en forma y aspecto del deber, aún asi manteniendo su corazón en atenderse a si mismo.

Cuando un sujeto difería de su amo, el camino de la lealtad para él perseguía que fuera a utilizar cada medio disponible para persuadirlo de su error, como Kent hizo con el rey Lear. Fallando en esto, deja al amo bajo las premisas de este llegar a un acuerdo con él. En casos de esta clase, era absolutamente un curso usual para el samurai hacer su última súplica a la inteligencia y a la conciencia de su señor demostrando la sinceridad de sus palabras con el vertimiento de su propia sangre.
La vida siendo entregada como el medio por el cual servir a su amo, y su ideal que es fijado sobre el honor, toda la

EDUCACIÓN Y EL ENTRENAMIENTO DE UN SAMURAI, fueron conducidos por de acuerdo a ellos.

El primer punto a observar en la pedagogía caballeresca era el de formar el carácter, dando tono a las facultades más sutiles de prudencia, inteligencia y dialéctica.
Hemos visto la parte importante de las realizaciones estéticas en juego en su educación. Indispensable en ellos como hombres de cultura, mas que esenciales fueron accesorios en el entrenamiento del samurai.
La superioridad intelectual, por supuesto, fue estimada; pero la palabra Chi, la cual fue empleada para denotar inteligencia, en primer lugar significaba sabiduría y en segundo termino muy subordinado conocimiento.
El trípode que apoyó el marco de Bushido se decía era Chi, Jin, Yu, respectivamente sabiduría, benevolencia, y valor.

Un samurai era esencialmente un hombre de acción. La ciencia estaba sin los límites de su actividad. Él se aprovechó de ella en lo que se refería a su profesión de armas. La religión y la teología fueron relegadas a los sacerdotes; se refirió a ellas en cuanto a que ayudaron a alimentar su valor.
Como un poeta inglés el samurai creyó "no hay credo alguno que salve al hombre; pero es el hombre el que justifica el credo". La filosofía y la literatura formaron la principal parte de su entrenamiento intelectual; pero igual en la búsqueda de éstos, no fue el verdadero objetivo por el que él se esforzó, después la literatura fue perseguida principalmente como un pasatiempo, y la filosofía como ayuda práctica en la formación del carácter, si no para la exposición de un cierto problema militar o político.

De lo que se ha dicho, no es de sorprenderser observar que el plan de estudios de estudios, según la pedagogía del Bushido, consistió principalmente en lo siguiente: kenjutsu (esgrima), kyujutsu (arquería), jiujutsu o yawara (combate a mano limpia), equitación, el uso de la lanza, táctica, caligrafía, ética, literatura e historia.
De éstos, el jiujutsu y la caligrafía pueden requerir algunas palabras para su explicación. Gran tensión fue puesta en la buena escritura, probablemente porque nuestros logogramas, participando tambien con la naturaleza de imágenes, poseen valor artístico, y también porque la caligrafía era aceptada como indicativo de su carácter personal. Jiujutsu se puede definir brevemente como uso del conocimiento anatómico con un propósito ofensivo o defensivo. A diferencia de la lucha, no depende de fuerza muscular. También difiere de otras formas de ataque en que no utiliza ningún arma. Su hazaña consiste en agarrar o atacar tal parte del cuerpo del enemigo que lo deje inmóvil e incapaz de la oponer resistencia.
Su objeto no es matar, sino incapacitar por un tiempo a uno para la acción.

Un tema de estudio que uno esperaba encontrar en la educación militar y que es algo visible por su ausencia en el curso de Bushido de la instrucción, es matemáticas. Esto, sin embargo, se puede explicar fácilmente en parte por el hecho de que la guerra feudal no fue continuada con la precisión científica. No solamente eso, sino el entrenamiento entero del samurai era desfavorables a fomentar nociones numéricas. El código de caballería es poco económico; se jacta de pobreza.
Se dice con Ventidius que "ambición, la virtud del soldado, en cierta forma lo hace escoger la opción de la derrota, mas que ganancia en lo que lo obscurece".
Don Quixote toma mas orgullo en su lanza oxidada y caballo famélico, que en el oro y en las tierras, y un samurai mantiene una simpatía de corazón con su confrère exagerado de La Mancha. Desdeña al dinero en si mismo, y al arte de hacerlo o de acumularlo. Para él es un lucro verdaderamente asqueroso.

La expresión trillada para describir la decadencia de una edad es "que los civiles amaron el dinero y los soldados temieron a la muerte". La avaricia por el oro y por la vida excitaba tanto su desaprobación que su uso pródigo es panegirizado.
“Menos que todas las cosas", dice un precepto actual, "los hombres deben envidiar el dinero: es por la riqueza que la sabiduría está obstaculizada". Por lo tanto educaron a los niños con la indiferencia completa hacia la economía. Fue considerado de mal gusto hablar de ello, y la ignorancia del valor de diversas monedas era un símbolo de buena crianza.
El conocimiento de números era imprescindible en reunir reclutas, también como en la distribución de bienes y propiedades; pero la contabilidad del dinero fue dejada en otras manos.
En muchos feudos, las finanzas públicas fueron administradas por una clase más baja de samurai o por los sacerdotes. Cada bushi pensante sabía bastante bien que el dinero formaba los tendones de la guerra; pero no pensó en levantar aprecio al dinero como una virtud. Es verdad que el ahorro fue impuesto por el Bushido, pero no por razones económicas sino en cuanto al ejercicio de la abstinencia.

El lujo fue pensado como la amenaza más grande a la hombría, y la simplicidad más severa fue requerida en la clase del guerrero, leyes suntuarias fueron hechas cumplir en muchos de los clanes.
Leemos que en la antigua Roma los granjeros del rédito y a otros agentes financieros gradualmente fueron elevados al grado de caballeros, de tal modo que el Estado mostraba el aprecio por sus servicios y en si mismo con la importancia del dinero. Cuan cercanamente esto fue conectado con el lujo y la avaricia de los Romanos puede ser imaginado.
No asi con los preceptos de Caballería. Éstos persistieron en sistemáticamente relegar a las finanzas como algo bajo, bajo con respecto a vocaciones morales e intelectuales.
El dinero y el amor asi fueron diligentemente ignorados, Bushido en sí mismo podía seguir siendo un largo remanente libre de los un mil males de los cuales el dinero es la raíz.
Ésta es razón suficiente para el hecho de que nuestros hombres públicos durante mucho tiempo han estado libres de la corrupción; pero, ¡Ay de mí!, ¡Cuan rápidamente la plutocracia está haciendo su camino en nuestro tiempo y generación!.

La disciplina mental que sería ayudada hoy en día principalmente por el estudio de las matemáticas, fue cubierta por exégesis literaria y discusiones deontológicas. Muy pocos temas abstractos preocuparon la mente de los jóvenes, la principal meta de su educación venía siendo, como he dicho, decisión de carácter.
Las personas que sus mentes eran simplemente almacenadores de información no encontraron grandes admiradores.
De los tres servicios de estudios que Bacon da, para el placer,el ornamento, y la habilidad, el Bushido había decidido preferenciar por el último, donde su uso era "en el juicio y la disposición de negocios".
Si estaba para la disposición de negocios públicos o para el ejercicio del autodominio, era con un fin práctico en vista que la educación fue conducida.
"Aprender sin pensamiento", dijo a Confucius, "es trabajo perdido: pensar sin aprender es peligroso". Cuando el carácter y no la inteligencia, cuando el alma y no la cabeza, es elegido por un maestro como material sobre el que va a trabajar y va a convertir, su vocación participa de un carácter sagrado. "Este es el padre que me ha llevado: este es el maestro que me ha hecho hombre".
Con esta idea, por lo tanto, la estima en la cual sostuvieron a su tutor fue muy alta. Un hombre para evocar tal confianza y respeto de los jóvenes, debe necesariamente ser dotado con una personalidad superior sin carecer la erudición. Él era un padre para los huérfanos, y consejero para el errante. "El padre tuyo, La madre tuya", asi dice nuestra máxima, "son como el cielo y la tierra; el maestro tuyo y el señor tuyo son como el sol y la luna".

El actual sistema de pagar por cada clase de servicio no estaban en boga entre los adherentes del Bushido. Se creyó en un servicio que se puede rendir solamente sin el dinero y sin precio. El servicio espiritual, sea de sacerdote o de un maestro, no debía ser compensado con oro o plata, no porque no tuviera valor sino porque era invaluable.
Aquí el instinto del honor no aritmético del Bushido enseñó una lección verdadera mas que la economía política moderna; salarios y sueldos pueden ser pagados solamente por los servicios que sus resultados son definidos, tangibles, y medibles, mientras que el mejor servicio hecho en la educación, nombrado, en el desarrollo del alma (y éste incluye los servicios de un sacerdote), no son definidos, tangibles o medibles.

Siendo inmensurable, dinero, la medida aparente de valor, es de uso inadecuado. El uso sancionó que los pupilos llevaran a sus maestros dinero o mercancías en las diversas estaciones del año; pero éstas no eran no pagos sino ofrendas, fueron de hecho agradables a los receptores pues eran generalmente hombres del calibre severo, jactantes de su pobreza honorable, dignificados también para trabajar con sus manos y demasiado orgullosos para pedir.
Ellos fueron personificaciones de altos espíritus impávidos por la adversidad.
Eran una encarnación de los que era considerado como la meta final de todo el aprendizaje, y así fueron un ejemplo vivo de esa disciplina de disciplinas, del

AUTOCONTROL, la cual fue un requerimiento universal de un samurai.

La disciplina de la fortaleza de ánimo por una lado, inculcando resistencia sin gemidos, y por el otro lado la enseñanza de la cortesía, requiriendo de nosotros no estropear el placer o la serenidad del semejante por manifestaciones de nuestro propio sufrimiento o dolor, se combinó para engendrar una estoica revolución de la mente, y eventualmente confirmarla en un rasgo nacional de aparente estoicismo. Digo estoicismo aparente, porque no creo que el estoicismo verdadero pueda convertirse a la larga en la característica de una nación entera, y también porque algunas de nuestras maneras y costumbres nacionales pueden parecerle a un observador extranjero insensibles.

Con todo somos realmente tan susceptibles a ablandarnos con las emociones como cualquier raza debajo del cielo.
Estoy inclinado a pensar que en un sentido tenemos que sentir más que otros ,si, el doble puesto que el intentar, refrenar los impulsos naturales exigen doble el sufrir. Imagínese muchachos, y también muchachas, llevados a no a recurrir al vertimiento de una lágrima o al pronunciamiento de un gemido para la revelación de sus sensaciones, y allí es un problema fisiológico si tales esfuerzos forjan sus nervios o las hacen más sensibles.

Era considerado impropio para un samurai traicionar sus emociones en su cara. "él no demuestra ninguna señal de alegría o de cólera", era una frase usada para describir un carácter fuerte.
El afecto más natural fue mantenido bajo control.
Un padre podría abrazar a su hijo solamente a expensas de su dignidad; ¡un marido no besaría a su esposa, ninguna vez, no en la presencia de la gente, cualquier cosa la hacía en privado! Puede haber cierta verdad en la observación de un jóven ingenioso cuando dijo, “los maridos norteamericanos besan a sus esposas en público y las reprenden en privado; Los maridos japoneses reprenden a las suyas en público y las besan en privado".
La tranquilidad del comportamiento, compostura de mente, no se debe disturbar por la pasión de ninguna clase.

Recuerdo cuando, durante la última guerra con China, un regimiento salió de cierta ciudad, un gran concurrido de personas se reunió en la estación para ofrecer el adiós al general y a su ejército. En esa ocasión un residente americano llegó al lugar, esperando atestiguar demostraciones bulliciosas, pues la nación sí mismo fue excitada altamente y había padres, madres, y novias de los soldados en la muchedumbre.
El americano fue extrañamente decepcionado; para eso el pito silbó y el tren comenzó a moverse, los sombreros de millares de gente fueron sacados y sus cabezas fueron arqueadas silenciosamente en adiós reverencial; ningún agitar de pañuelos, ninguna palabra pronunciada, pero silencio profundo en el cual solamente un oído atento podría percibir algunos sollozos quebrados.
¡En vida doméstica, también, sé de un padre que pasó las noches enteras escuchando la respiración de su hijo enfermo, estando parado detrás de la puerta para que no fuera descubierto en tal acto de debilidad paterna!
Sé de una madre que, en sus últimos momentos, se refrenó de enviar por su hijo, ya que él no podía ser distraído de sus estudios.
Nuestra historia y vida diaria están repletas con ejemplos de matrones heróicos que pueden manar comparación con algunas de las páginas más conmovedoras de Plutarch.

Entre nuestro campesinos sería muy seguro que un Ian Maclaren encuentre a un Marget Howe. Esto es la misma disciplina del dominio de sí mismo que es responsable de la ausencia frecuentes renacimientos en las iglesias cristianas de Japón. Cuando un hombre o una mujer sienten su alma turbada, el primer instinto es suprimir tranquilamente cualquier indicación de el. En casos raros está la lengua libre por un espíritu irrestible, cuando tenemos la locuencia de la sinceridad y del fervor.

Esto es dar un gran valor al incumplimiento del tercer mandamiento para animar el discurso ligero de la experiencia espiritual. Esto es verdaderamente aturdidor a los oídos japoneses escuchar las palabras más sagradas, las experiencias más secretas del corazón, lanzadas hacia en audiencias promiscuas.”¿No sientes que el suelo de tu alma se turba con pensamientos débiles? Es hora para que las semillas broten. No las molestes con discursos; sino déjalo trabajar sólo en la tranquilidad y en secreto", escribe un samurai joven en su diario.

Dar en tantas palabras articuladas los pensamientos y sentimientos más íntimos, notablemente el religioso, se toman entre nosotros como muestra inequívoca de que no son ni muy profundos ni muy sinceros. "Sólo es una granada”, dice un refrán popular, "quién, al abrir su boca, exhibe el contenido de su corazón".
Lo anterior no es un conjunto de perversas mentes orientales que en cuanto se mueven nuestras emociones intentamos cerrar nuestros labios para ocultarlos.
El discurso es muy a menudo con nosotros, es como un francés lo definió, "el arte de encubrir el pensamiento".
Invite a amigo japonés en la época de la aflicción más profunda e invariablemente lo recibirá con una sonrisa, con los ojos rojos o las mejillas húmedas. Al principio usted puede pensar que está histérico. Presiónelo para dar una explicación y conseguirá algunas trivialidades, "la vida es un sufrimiento"; "aquells que se reunieron deben partir”; “él que nace debe morir"; "es absurdo contar los años de un niño que ya se ha ido, pero el corazón de una mujer la complacerá en locuras" y similares.

Las palabras nobles de un noble Hohenzollern, “Lerne zu leiden ohne Klagen”, encontraron respuesta en nuestra mente, mucho antes de que fueran pronunciadas. De hecho, los japoneses tienen el recurso de la risibilidad siempre que las fatalidades de la naturaleza humana se ponen a las pruebas más severas. Pienso que poseemos una razón mejor que el mismo Democritus para nuestra tendencia Abderian; para reírnos de nosotros mismos vela un esfuerzo de recuperar el balance del temperamento, cuando es molestado por cualquier circunstancia inconveniente. Es un contrapeso del dolor o de la rabia.

La supresión de los sentimientos insistetemente reinciden sobre nosotros, encuentran su válvula de seguridad en aforismos poéticos.
Un poeta del décimo siglo escribe, "En Japón y también en China, la humanidad, cuando es movido por el dolor, dice su pena amarga en verso". Una madre que intenta consolar su corazón roto por capricho, por que su hijo partió a perseguir libélulas, exclama,
"cuán lejos hoy en la persecución,
me pregunto,
ha ido mi cazador de la libélula!"
Me refreno de acotar otros ejemplos, porque sé que podría hacer solamente justicia escasa a las gemas nacaradas de nuestra literatura, esto fue para rendir a una lengua extranjera los pensamientos que salen gota a gota de corazones sangrantes y tratados como los granos del valor más raro.
Espero que tenga a medida demostrar que el funcionamiento interno de nuestras mentes el cual presenta a menudo un aspecto de insensibilidad o una mezcla histérica de risa y decepción, y de quién la cordura a veces se pone en duda.

También se ha sugerido que nuestra resistencia al dolor y la indiferencia a la muerte son debido a nervios menos sensibles. Esto es plausible por lo siguiente.
La pregunta siguiente es, ¿Porqué nuestros nervios son menos fuertes?.
Puede ser que nuestro clima no estimula tanto como el norteamericano.
Puede ser que nuestra forma monárquica de gobierno no nos excita tanto como la república hace al francés.
Puede ser que no leamos Sartor Resartus con tanto entusiasmo como el inglés. Personalmente, creo que fuimos tan excitables y sensibles que fue hecha una necesidad el reconocerlo y hacer cumplir a uno mismo una represión constante; pero cualquiera que pueda ser la explicación, sin considerar largos años de disciplina en el autodominio, nadie puede estar correcto.

Disciplina en el autocontrol puede fácilmente ir muy lejos. Puede bien reprimir la corriente de temperamento del alma. Puede forzar las naturalezas dóciles en distorsiones y aberraciones. Puede engendrar fanatismo, criar hipocresía o derribar afectos. Nunca ser una virtud así de noble, tiene sus contrapartes y falsificaciónes.

Debemos reconocer en cada virtud su propia excelencia buena y seguir su ideal positivo, y el ideal del dominio de sí mismo es para mantener nuestro nivel mental, como es nuestra expresión o, para pedir prestado un término griego, lograr el estado de Euthymia, que Democritus llamó la bondad más alta.
La cumbre del autodominio se alcanza y se ilustra lo mejor posible en la primera de las dos instituciones que ahora veremos.

LAS INSTITUCIONES DE SUICIDIO Y ENMIENDA, de quienes (anteriormente conocidos como hara kiri y ahora como kataki uchi) muchos escritores extranjeros han tratado más o menos de manera íntegra.

Para comenzar con suicidio, déjeme indicar que confino mis observaciones solamente al seppuku o al kappuku, conocido popularmente como hara kiri, que significan la autoinmolación por desentrañamiento.
“¿Rasgar el abdomen? ¡Que absurdo!", claman aquellos a que el término es nuevo.
Rareza absurda como puede sonar al principio a los oídos extranjeros, no lo puede ser para los estudiantes de Shakespeare, que ponen estas palabras en la boca de Brutus, "Tu (Caesar) espíritu camina dispersándose y da vuelta a nuestras espadas en nuestras propias entrañas".
11-09-2008 03:09 AM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #5
Re: Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón) Inazo Nitobe
Escuchando a un poeta inglés moderno, quien en su Light of Asia, habla de una espada que perfora los intestinos de una reina , nadie lo culpa por el mal inglés o la brecha de modestia.
O, para tomar otro ejemplo, mirando la pintura de Guercino de la muerte de Cato, en el Palazzo Rossa en Génova.
Cualquiera que haya leído la canción del ángel en la que Addison hace cantar a Cato, no se burlará de la espada enterrada a la mitad en su abdomen.

En nuestras mentes asociar esta forma de muerte a casos de hechos más nobles y del más conmovedor patetismo, no son para nada repugnante, mucho menos absurdo, nos da un concepto marcial de él. ¡Tan maravilloso es el poder transformador de la virtud, de la grandeza, de la dulzura, que la forma más vil de muerte asume una sublimidad y se convierte en un símbolo de nueva vida, o más – el signo que Constantine consideró ¡pudo no conquistar al mundo!
Para no asociar extrañamente y hacer perder al seppuku en nuestra mente con cualquier corrupción de lo absurdo; el haber escogido esta parte particular del cuerpo sobre la cual actuar, fue basado en una vieja creencia anatómica en cuanto a que era la base del alma y del afecto.

Cuando Moisés escribió de Joseph “Anhelando entrañas sobre su hermano", o David rogó al señor no olvidarse de sus intestinos, o cuando Isaiah, Jeremiah y otros inspiraron a hombres del viejo hablar del "sonido" o de la "preocupación" de los intestinos, todos y cada uno de ellos endosaron la creencia frecuente entre los japoneses de que en el abdomen estuviera engarzado el alma.
El Semita habitualmente habló del hígado y de los riñones y de la grasa que los rodea como el asiento de las emociones y de la vida.

El término hara fue más comprensivo que el Griego phren o thumos y el pensamiento japonés a diferncia del helénico decía que el espíritu de un hombre mora en alguna parte en esa región. Tal noción no se confina solamente a la gente de la antigüedad. Los franceses, a pesar de la teoría propuesta por uno de sus filósofos más distinguidos, Descartes, de que el alma está situada en la glándula pineal, todavía insisten en usar el termino ventre en un sentido, que, si anatómicamente es demasiado es vago, fisiológicamente es significativo.
De manera similar entrailles designa en su lengua el afecto y la compasión.
No es tal creencia mera superstición, siendo más científica que la idea general de hacer el corazón el centro de los sentimientos.
Sin preguntar a un monje, el japonés sabía mejor que Romeo "en qué parte vil de esta anatomía alojó su nombre".
Los neurólogos modernos hablan de los cerebros abdominales y pélvicos, denotando comprensión de centros nerviosos en esas partes que soan afectadas fuertemente por cualquier acción física.

Una vez admitida esta visión de la fisiología mental, el silogismo del seppuku es fácil de construir "Abriré el asiento de mi alma y demostraré cómo se va con él. Vea por usted mismo si está contaminado o limpio". No deseo que sea entendido como una afirmación de la justificación religiosa o aún moral del suicidio, pero la alta estima puesta sobre el honor era una amplia excusa para que muchos tomaran su propia vida.
Cuántos consintieron el sentimiento expresado por Garth, "cuando el honor se pierde, esta es una relevación para morir; ¡La muerte no es sino un retrato seguro de la infamia", y sonriendo han entregado sus almas al olvido!
La muerte, cuando el honor estaba implicado, fue aceptada en Bushido como la llave a la solución de muchos problemas complejos, de modo que a un samurai ambicioso una salida natural a partir de la vida pareciera un asunto algo doméstico y una consumación no devota para ser deseada.

Me atrevo a opinar que muchos buenos cristianos, si solamente fueraon lo bastante honestos, confesarián la fascinación, si no admiración positiva, para la sublime compostura con la cual Cato, Brutus, Petronius y un anfitrión de otros ancestros dignos, terminaron su propia existencia terrenal. ¿Es demasiado intrépido hacer alusión de que la muerte del primero de los filósofos fue en parte suicidio? Cuando nos describen tan minuciosamente por sus pupilas como su sabiduría maestra se sometió al mandato del estado, que él sabía estaba moralmente equivocado, en el rencor de las posibilidades de escape, y de como el tomó la taza de Cicuta con su propia mano, y aun ofreciendo libación de su contenido mortal, ¿nosotros no discernimos en su procedimiento y conducta enteros, un acto de auto inmolación?
No hubo ninguna obligación física aquí, como en casos comunes de ejecución.
Es verdad que el veredicto de los jueces fue obligatorio: se dijo, "Usted debe morir, y por su propia mano".

Si el suicidio no significa nada más que morir por propia mano, Sócrates era un caso claro de él. Pero nadie lo cargaría con el crimen; Platón, que era contrario a él, no llamaría su amo un suicida. Ahora mis lectores entenderán que el seppuku no era un mero proceso suicida. Era una institución, legal y ceremonial. Una invención de la edad media, que era un proceso por el cual los guerreros podrían expiar sus crímenes, disculparse por errores, escapar de la deshonra, redimir a sus amigos, o probar su fidelidad. Cuando fue hecho cumplir como castigo legal, fue practicado con la ceremonia debida. Era un refinamiento de la autodestrucción, y ninguno podía realizarlo sin la extrema frialdad del temperamento y un comportamiento calmado, y por estas razones era particularmente conveniente a la profesión del bushi.

La curiosidad anticuaria, sin nada más, me tentaría para dar aquí una descripción de este ceremonial obsoleto; pero viendo que tal descripción fue hecha por un escritor más capaz, que su libro no es muy leído hoy en día, me tientan para hacer una cita algo larga.
Mitford, en sus "Tales od Old Japan", después de dar una traducción de un tratado en seppuku de un manuscrito japonés raro, comienza a describir un caso de tal ejecución de la cual él era un testigo presencial: "A nosotros (siete representantes extranjeros) nos invitaron seguir el testigo japonés en el hondo o pasillo principal del templo, donde iba a ser realizada la ceremonia.

Era una escena imponente. Un pasillo grande con un techo alto soportado por los pilares oscuros de madera. Del techo colgaban profusamente esos enormes adornos y lámparas peculiares en los templos budistas.
Delante del altar más alto, donde el piso, cubierto con hermosas esteras blancas, se levantaba a unos diez o doce centímetros del piso, donde fue puesta una manta de fieltro escarlata. Altas velas puestas en intervalos regulares dieron una luz débil y misteriosa, apenas suficiente para dejar ver todos los procedimientos.
Los siete japoneses tomaron sus lugares a la izquierda del piso levantado, los siete extranjeros a la derecha. No había otra persona presente.
"Después del intervalo de algunos minutos de suspenso ansioso, Taki Zenzaburo, un hombre robusto de 32 años, con un aire noble, caminó en el pasillo ataviado en su vestido para la ceremonia, con las alas peculiares de cáñamo que se usan en grandes ocasiones. Fue acompañado por tres oficiales y un kaishaku, que usaron el jimbaori o cota de guerra con revestimientos de fino tejido de oro.
Debe ser observado que la palabra kaishaku, no es ningún término equivalente a verdugo. El oficial es un caballero: en muchos casos es realizado por un pariente o un amigo del condenado, y la relación entre ellos es más de capataz y peón o de víctima y verdugo. En este caso el kaishaku era una pupilo de Taki Zenzaburo, y fue seleccionado por los amigos del último entre de su propio número por su habilidad con la espada.
"Con el kaishaku a su lado izquierdo, Taki Zenzaburo avanzaba lentamente hacia los testigos japoneses, y los dos se arquearon antes ellos, luego se movieron cerca de nosotros y nos saludaron de la misma forma, quizás incluso con más respeto; en cada caso el saludo ceremonioso fue devuelto.
Lentamente y con gran dignidad el hombre condenado se posó sobre el piso levantado, se postró ante el altar más alto dos veces, y sentado [Nota: Sentado a si mismo que es en la manera japonesa, sus rodillas y dedos de los pies tocan el piso y su cuerpo se posa sobre sus talones. En esta posición, que es de respecto, él permanecía hasta su muerte] sí mismo en la alfombra de fieltro dando la espalda al altar, el kaishaku se arrodilló de su lado izquierdo.
Uno de los tres oficiales acompañantes entonces vino adelante, llevando un soporte de la clase usada en el templo para las ofrendas, en la cual, envueltas en papel, yacía la wakizashi, la espada corta o el puñal del japonés, 27 centímetros y medio de longitud, con una punta y un filo tan agudos como una hoja de afeitar.
Esto le fue dado, potrándose él mismo, al hombre condenado, que lo recibió reverentemente, por encima de su cabeza con ambas manos, y la puso delante de él. "después de otra reverencia profunda, Taki Zenzaburo, en una voz que apenás mostró tanto emoción y vacilación como se habría previsto de un hombre que está haciendo una confesión dolorosa, pero sin muestra de ello en su cara o ademanes, habló como sigue: 'Yo, y solamente yo, injustificadamente di la orden de disparar a los extranjeros en Kobe, y otra vez mientras intentaban escaparse. Por este crimen me desentrañare, y le ruego a los presentes hacerme el honor de atestiguar el acto'.
"arqueándose una vez más, el hablante permitió que la parte superior de su ropa se deslizara abajo de su faja, y permanecer desnudo del torso.
Cuidadosamente, según la costumbre, remetió sus mangas debajo de sus rodillas para evitarse caer hacia atrás; porque un caballero japonés noble debe morir cayendo al frente. Deliberadamente, con una mano firme tomó el puñal que estaba frente a él; lo miraba pensativamente, casi cariñosamente; por un momento parecía recoger sus pensamientos durante una última vez, y después apuñalarse profundamente debajo de la cintura en el lado izquierdo, deslizó lentamente el puñal a través de su lado derecho, y dándole vuelta en la herida, dio un ligero corte ascendente.
Durante esta operación repugnantemente dolorosa nunca movió un músculo de su cara. Cuando deslizó hacia fuera el puñal, se inclinó hacia adelante y estiró el cuello; una expresión del dolor por primera vez cruzó su cara, pero no pronunció ningún sonido. En ese momento el kaishaku, que, aún continuaba arrodillado a su lado, había estado mirando inmóvil cada uno de sus movimientos, se pusó de pie, posó su espada por un segundo en el aire; hubó un resplandor, un ruido sordo pesado, desagradable, una caída intempestiva; con un tajo la cabeza había sido separada del cuerpo.
"un silencio muerto siguió, roto solamente por el ruido horrible de la sangre que palpitaba fuera de la cabeza inerte ante nosotros, la cual un momento antes había sido de un hombre valiente y caballero. Era horrible.
"el kaishaku hizo una reverencia mayor, limpió su espada con un pedazo de papel que tenía listo para el propósito, y se retiró del piso levantado; y el puñal manchado fue llevado solemnemente lejos, una prueba sangrienta de la ejecución.
"entonces los dos representantes del Mikado dejaron sus lugares, y cruzaron a traves de donde los testigos extranjeros se sentaron, llamándonos para testimoniar que la sentencia de muerte sobre Taki Zenzaburo había sido realizada fielmente.
Dejamos el templo y la ceremonia que estaba en el extremo".

Puedo multiplicar cualquier número de descripciones de seppuku de la literatura o de la relación de testigos presenciales; pero un caso más será suficiente.

Dos hermanos, Sakon y Naiki, respectivamente de veinticuatro y diecisieteaños de edad, hicieron un esfuerzo de matar a Ieyasu para vengarse los males de su padre; pero antes de que pudiern entrar al campo fueron hechos prisioneros.
El viejo general admiró la valentía de los jóvenes que se atrevieron atentar contra su vida y pidió que debiera ser permitidos tener una muerte honorable.
Condenaron a su pequeño hermano Hachimaro, mero infante de ocho veranos, a un sino similar, pues la sentencia fue pronunciada a todos los miembros masculinos de la familia, y los tres fueron llevados un monasterio donde iban a ser ejecutados.
Un médico que estaba presente en la ocasión nos ha dejado un diario de el cual se traduce la escena siguiente.
"cuando fueron sentados en fila para el envío final, Sakon se volteó hacia el más jóven y le dijo ' Ve tu primero, porque deseo asegurarme que estes bien'. A lo que el pequeño respondió, que como nunca había visto realizar el seppuku, quisiera ver que sus hermanos lo hagan para entonces poder seguirlos, el más grande de los hermanos sonrió entre lágrimas y replicó: '¡Bien dicho, pequeño compañero!
Para hacer alarde de que ese niño era hijo de su padre, '¡Cuando lo habían colocado entre ellos, Sakon empujó la daga en el lado izquierdo de su propio abdomen y pidió' 'Mira, hermano! ¿Ahora lo entiendes? Solamente, no empujes la daga demasiado lejos, a fin de no caer de espaldas. Inclínate hacia adelante, algo, y manten tus rodillas bien compuestas'.
Naiki hizolo mismo y dijo al muchacho: 'Mantén tus ojos abiertos o mas bien pareceras una mujer muriendo. Si sientes con la daga algo dentro y tu fuerza falla, toma valor y duplica el esfuerzo para realizar el corte'.
El niño miraba el uno al otro, y cuando habían expirado ambos, se desnudó tranquilamente a medias y siguió el ejemplo fijado por ambos".

La glorificación del seppuku ofreció, naturalmente bastante, ninguna tentación pequeña a cometerlo injustificablemente. Para causas enteramente incompatibles con la razón, o para razones enteramente indignas de la muerte, los jóvenes de cabeza caliente acometieron en él como los insectos que vuelan al fuego; los motivos mezclados y dudosos condujeron a muchos samurai a este hecho como monjas en las puertas del convento.
La vida era barata, barata según lo contado por el estándar popular del honor.
La característica más triste era ese honor, que estaba siempre en el agio, así que hablar, no era siempre oro sólido, sino una aleación con metales bajos.
¡Ningún círculo en el infierno se jactará de mayor densidad de población japonesa que el séptimo, al cual Dante consigna a todas las víctimas de autodestrucción! Pero aún, para un samurai verdadero acelerar su muerte o cortarla, era semejante a la cobardía.

Un combatiente típico, cuando después de perder batalla tras batalla y era perseguido en las planicies y en las montañas y de la maleza a la caverna, encontrandose a si mismo hambriento y solo en el hueco oscuro de un árbol, su espada embotada por el uso, su arco roto y las flechas agotadas, ¿Qué acaso el más noble de los romanos tiraba su espada en Phillippi bajo las mismas circunstancias?, morir era juzgado cobardía, pero con una fortaleza de ánimo que acercaba a un mártir cristiano, se animaba a si mismo con un verso improvisado:
"¡vengan! ¡vengan más!
¡Espantosos dolores y lágrimas!
Amontonados en mi burda espalda
Ninguna prueba puede carecer
¡De la fuerza que resta en mi!”
Éste, entonces, era la enseñanza del Bushido, Llevar y hacer frente a todas las calamidades y adversidades con paciencia y una conciencia pura; como Mencius [Nota: Utilizo la traducción del Dr. Legge in extenso.] enseñó, "cuando el cielo esta apunto de conferir a cualquiera un gran oficio, primero ejercita su mente con sufrimiento y sus tendones y huesos con trabajo; expone su cuerpo al hambre y lo sujeta a la pobreza extrema; y confunde sus empresas. De todas estas maneras estimula su mente, endurece su naturaleza, y provee sus incompetencias".

¡El verdadero honor reside en llenar enteramente los decretos del cielo y no incurrir en la muerte al hacerlo asi es ignomioso, mientras que morir para evitar lo que tiene el cielo en almacén es cobardía de hecho!.
En ese libro pintoresco de sir Thomas Browne, Religio Medici hay un exacto equivalente ingles para lo qué se enseña repetidamente en nuestros preceptos.
Déjeme acotarlo: "es un acto temerario de valor despreciar la muerte, pero en donde la vida esá más terrible, es entonces el verdaderdo valor atreverse a vivir".
Un sacerdote renombrado del siglo XVII satíricamente observó "Hablar asi como el puede, un samurai que nunca ha muerto es conveniente en momentos decisivos de huir u ocultarse".
Nuevamente aquel que una vez muerto en el fondo de su pecho, ninguna lanza de Sanada ni todas las flechas de Tametomo pueden perforarlo. Que tanto podemos acercarnos a los portales del templo de quien el constructor enseñó "¡el que pierda su vida por mis motivos lo encontrará!".

Éstos son solamente algunos de los numerosos ejemplos que tienden a confirmar la identidad moral de la especie humana, a pesar de hacer una tentativa asidua tan grande como sea posible para rendir distinciones entre el cristiano y el pagano.
Hemos visto así que la institución de Bushido de suicidio no fue ni irracional ni bárbara como su abuso nos muestra a primera vista.
Ahora veremos si su institución hermana de enmienda, llamada venganza si asi lo quiere, tiene sus caracterísiticas atenuantes.
Espero poder disponer de esta pregunta en pocas palabras, desde una institución similar, o llámela costumbre, si eso le satisface mejor, tiene un cierto tiempo de válidez entre toda la gente y todavía no ha llegado a ser enteramente obsoleta, según lo atestiguado por la continuación de combatir en duelo y de linchamientos.

¿Por qué, un capitán americano no ha desafiado recientemente a Esterhazy, que los males de Dreyfus estén vengados? Entre una tribu salvaje que no tenga ninguna matrimonio, el adulterio no es un pecado, y solamente los celos de un amante protegen a la mujer contra el abuso: asi que en épocas que no había ninguna corte judicial, el asesinato no es un crimen, y solamente la venganza vigilante de la gente de la víctima preserva el orden social.
"¿cuál es la cosa más hermosa en la tierra?" Osiris dijo a Horus. La contestación fue, "vengarse de los males de un padre", a lo cual habría agregado un japonés "y un amo".
En la venganza hay algo que satisface el propio sentido de justicia. El vengador razona: "Mi buen padre no merecía la muerte. Él que lo mató hizo un gran mal. Mi padre, si estuviera vivo, no toleraría un hecho como este: El cielo en sí mismo odia hacer lo incorrecto. Es la voluntad de mi padre; es la voluntad del cielo que el maligno cese de su trabajo. Él debe fallecer por mi mano; porque vertió la sangre de mi padre, , yo que soy su carne y su sangre, debe verter al asesino. El mismo cielo no abrigará a él o ami”
El razonamiento es simple e infantil (aunque sabemos que Hamlet no razonó mucho más profundo), sin embargo demuestra un sentido natural de equilibrio exacto y de justicia equitativa "ojo por ojo, diente por diente".
Nuestro sentido de venganza es tan exacto como nuestra facultad matemática, y hasta que ambos términos de la ecuación son satisfechos no podemos sobreponernos al sentimiento de que hago se ha dejado sin hacer.
En el judaísmo, que creyó en un dios celoso, o en la mitología griega, que proporcionó a Némesis, la venganza se puede dejar a agencias sobrehumanas; pero el sentido común equipó al Bushido con la institución de la enmienda comoun tipo de corte ética de equidad, donde la gente podría tomar los casos que no se juzgarán de acuerdo con la ley ordinaria.
El amo de los 47 Ronin fue condenado a muerte; no tenía ninguna corte o una instancia más alto para apelar; sus fieles servidores se refugiaron en la venganza, el único Tribunal Supremo existente; fueron condenados después en su turno por la ley común, pero el instinto popular pasó un juicio diferente y por lo tanto su memoria sigue manteniéndose tan verde y fragante como están sus sepulcros en Sengakuji hoy en día.

Aunque Lao Tse enseñó a recompensar los insultos con amabilidad, la voz de Confucius era mucho más fuerte, con la cual aconsejó que ese insulto debía ser recompensado con justicia; y con todo la venganza fue justificada solamente cuando fuese emprendida en favor de nuestros superiores y benefactores.
Los propios males, incluyendo insultos hechos a la esposa y a los niños, podían ser soportados y perdonados. Un samurai podría por lo tanto comprender completamente el juramento de Hannibal para vengarse los males de su país, pero despreciaría a James Hamilton por usar en su faja un puñado de tierra del sepulcro de su esposa, como incentivo eterno para vengarse de los males del Regente Murray.
Ambas instituciones de suicidio y de enmienda perdieron raison d'être con la promulgación del código criminal. No hemos oímdo hablar mas de aventuras románticas de una justa doncella que sigue la pista disfrazada del asesino de su padre. No podremos atestiguar más las tragedias de las vendettas decretadas de familia.
El caballero errante Miyamoto Musashi ahora es un cuento del pasado.

El policía bien ordenado persigue al criminal por la parte agredida y la ley imparte justicia. El estado y la sociedad considerarán que el mal se ha corregido. Con el sentido de justicia satisfecho, no hay ninguna necesidad de kataki uchi.
Si esto hubiera significado que "el hambriento de corazones se alimenta con la esperanza de saciar su hambre con la sangre de la víctima", pues como una divina de Nueva Inglaterra lo ha descrito, algunos párrafos en el Código Criminal no se habrían hecho tan enteramente un fin de este.
En cuanto a seppuku, aunque no tiene también ninguna existencia de jure, todavía oímos hablar de vez en cuando, y continuaremos oyendo, me temo, mientras se recuerde el pasado.
Muchos métodos sin dolor y con ahorro de tiempo para la auto inmolación vendrán en boga, asi como sus simpatizantes se están incrementando con temerosa rapidez a través del mundo; pero el profesor Morselli tendrá a conceder al seppuku una posición aristocrática entre ellos. Él mantiene que "cuando el suicidio es logrado por medios muy dolorosos o costa de una prolongada agonía, en el noventa y nueve por ciento de los casos, puede ser asignado como el acto de una mente desordenada por el fanatismo, por la locura, o por euforia". [Nota: Morselli, Suicide, p. 314] pero un seppuku normal no tiene el sabor del fanatismo, o la locura o la euforia, máximo como cantó froid que era necesaria su acertada realización.


De las dos clases en las cuales el Dr. Strahan[Nota: Suicide and Insanity] divide suicidio, el racional o Quasi, y el irracional o verdadero, seppuku es el mejor ejemplo del anterior.

De estas instituciones sangrientas, así como del tenor general del Bushido, es fácil deducir que la espada jugó un rol importante en la disciplina y vida social.
El refrán pasado como axioma que llamó a

LA ESPADA EL ALMA DEL SAMURAI, y la hizo emblema de poder y valor.

Cuando Mahomet proclamó que "la espada es la llave del cielo y del infierno", solamente repitió un sentimiento japonés. A muy temprana edad el samurai infante aprendía a manejarla. Era una ocasión trascendental para él cuando a la edad de cinco años era imbestido en la parafernalia del traje samurai, colocado sobre una tabla [Nota:El juego de Go a veces llamado damas japonesas, mucho más intrincado que el juego inglés. El tablero de Go contiene 361 casillas y se supone representa el campo de batalla, el objeto del juego es ocupar tanto espacio como sea posible] e iniciado en las menesteres de la profesión militar empujando en su faja una espada verdadera, en vez de la daga de juguete que había estado manejando.

Después de esta primera ceremonia de adopto per arma, no era visto más fuera de las puertas de su padre sin esta divisa de su estado, incluso si generalmente fuese substituida por el desgaste diario por un daga dorada de madera. No pasaban muchos años antes de que usará constantemente un acero genuino, aunque embotado, y entonces las armas impostoras lanzadoa a un lado y con disfrute por la adquisición de su nueva hoja más afilada que la anterior, se marchaba para intentar afilarla en la madera y en la piedra. Cuando el hombra alcanzaba la edad de quince años, se le daba independencia de acción, ahora podía enorgullecerse sobre la posesión de armas suficientemenete afiladas para cualquier trabajo. La misma posesión del instrumento peligroso imparte en el un sentimiento y un aire de respeto a si mismo y de responsabilidad.
"No porta su espada en vano". Lo qué él lleva en su faja es un símbolo de lo que él lleva dentro de su mente y de su corazón, Lealtad y honor.
11-09-2008 03:10 AM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #6
Re: Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón) Inazo Nitobe
Las dos espadas, respectivamente llamadas daito y shoto o katana y wakizashi, nunca se separan de su lado.
Cuando está en casa, honra los lugares más visibles del estudio o de la sala; por la noche guardada en su almohada al alcance de su mano.
Las compañías constantes, son queridas, y se les dan de cariño nombres propios.
Siendo veneradas, son mas bien adoradas.

El Padre de la Historia ha registrado como una curiosa pieza de información que los Escythios sacrificaban una cimitarra de hierro.
Muchos templos y muchas familias en Japón acomodaban una espada como objeto de adoración. Incluso el puñal más común se le debía tener que rendir respeto. Cualquier insulto a él era equivalente a una afrenta personal.
¡Aflicción a aquel que negligentemente camina sobre una arma que permanece en el piso!"él beareth no su espada en inútil.
Un objeto asi de apreciado no podía escapar al aviso y habilidad de artistas ni a la vanidad de su dueño, especialmente en épocas de paz, cuando era portado sin más uso como el obispo porta el báculo o el rey su cetro.

Piel de tiburón y la seda más fina para la empuñadura, plata y oro para la guarda, laca de tonalidades variadas para la vaina, esta era la mitad de su terror del arma más mortífera; pero estos accesorios son cosa de juego en si comparados con la hoja.
El creador de espadas no era mero artesano sino un artista inspirado y su taller un santuario. Diariamente comenzaba su arte con rezos y purificaciones o, como dice la frase, "confió su alma y espíritu en la forja y el temple del acero".
Cada oscilación del trineo, cada zambullida en el agua, cada fricción en piedra de amolar, era un acto religioso de ninguna leve imprtancia.
¿Fue el espíritu del amo o de su dios tutelar el que brindó un encanto formidable sobre nuestra espada?, Perfecto como obra de arte, batiendo en duelo a sus rivales de Toledo y Damasco, hay más que el arte podría impartir. Su hoja fría, recoge en su superficie el momento que se levantan los vapores de la atmósfera; su textura inmaculada, luz que destella de tonalidad azulada; su borde incomparable, sobre la cual historias y posibilidades cuelgan; la curvatura de su forma, unión de gracia exquisita con la máxmia fuerza; todo ésto nos emociona con sentimientos mezclados de poder y belleza, de temor y de terror.
¡Inofensiva era su misión, si solamente seguía siendo cosa de belleza y alegría! pero, siempre dentro del alcance de la mano, no presentó ninguna pequeña tentación para el abuso.
Muy a menudo la hoja brilló fuera de su envoltura pacífica. El abuso a veces fue tan lejos como intentar blandir el acero en el cuello de alguna criatura inofensiva. La pregunta que se refiere a nosotros es, sin embargo, ¿Bushido justificó el uso promiscuo del arma? ¡La respuesta es inequívoca, no! Mientras que ponía gran énfasis en su uso apropiado, asi también denunció y aborreció su mal uso.

Un cobarde o un fanfarrón era el que esgrimia su espada en ocasiones innecesarias. Un hombre con posesión de si mismo sabía el momento correcto para usarla, y tales momentos raramente aparecían.
Escuchemos al último Conde Katsu, que pasó por uno de los tiempos más turbulentos de nuestra historia, cuando los asesinatos, los suicidios, y otras prácticas sanguinarias estaban a la orden del día. Dotado como una vez lo estuvo con un poder casi dictatorial, en varias ocasiones fue señalado como objeto de atentados, nunca deslustró su espada con sangre. En relatar algunas de sus reminiscencias con un amigo dice, de una manera pintoresca, en modo plebeyo peculiar a él: "Tengo gran aversión por matar personas y así que no he matado a un solo hombre. He separado las cabezas de aquellos que debía ejecutar. Un amigo me dijo un día, 'No matas lo suficiente. ¿Qué no comes berenjenas y pimienta?' ¡Bueno, alguna gente no es mejor! Pero ve que el compañero se mata a si mismo. Mi escape puede ser debido a mi aversión por la matanza. Tenía la guarda de mi espada sujetada tan firmemente a la vaina que era duro blandir la hoja. Compuse mi mente que aunque me cortáran, yo no cortaría. ¡Sí, sí!, algunas gentes realmente son como pulgas y mosquitos y pican, ¿pero qué cantidad de picaduras penetran? Pica un poco, eso es todo; no pondré en peligro vidas".
Éstas son las palabras de alguien que intentó el entrenamiento de Bushido en el horno ardiente de la adversidad y del triunfo.
El popular apotema “Ser derrotado es conquistar”, significa la verdadera que la conquista verdadera consiste en la oposición a un enemigo desenfrenado; y "la mejor victoria ganada es ésa obtenida sin el vertimiento de la sangre" y otros de similar importancia, demostrarán que después de todo el último ideal del código de caballería era la Paz. Fue una gan pena que este alto ideal fue dejado exclusivamente para predicar a sacerdotes y moralistas, mientras que el samurai fue a practicar y a ensalzar rasgos marciales.
En cuanto a teñir los ideales de la feminidad con el carácter de Amazona llegaron lejos. Aquí podemos dedicar algunos párrafos provechosos al tema de

EL ENTRENAMIENTO Y LA POSICIÓN DE LA MUJERLa mitad femenina de nuestra especie a veces se ha llamado el modelo de paradojas, porque el funcionamiento intuitivo de su mente está más allá de la “comprensión aritmética” de los hombres.

El ideograma chino que denota "lo misterioso," "lo desconocido", consiste en dos partes, una que significa "joven" y la otra "mujer," porque los encantos físicos y delicados pensamientos del sexo justo están por encima del grueso del calibre mental de nuestro sexo para poder explicarlo.

En el Bushido en el ideal de mujer, sin embargo, hay poco misterio y solamente algo que parece una paradoja. He dicho que eran Amazonas, pero ésa es solamente la mitad de la verdad. Ideograficamente el chino representa a esposa por una mujer que sostiene una escoba, ciertamente no para esgrimirla ofensiva o defensivamente contra su aliado conyugal, ni tampoco para la brujería, sino para las aplicaciones más inofensivas para las cuales la escoba fue inventada, la idea implicada no es menos hogareña que la derivación etimológica del inglés de esposa, wife (weaver tejedor) y de hija, daughter (duhitar, milkmaid).

Sin confinar la esfera de la actividad de la mujer a Küche, Kirche, como el actual Kaiser alemán se dice que hizo, el ideal de feminidad en Bushido era primordialmente doméstico. Estos aparente contradicción, rasgo de domesticidad y amazonia, no son contrarios con los Preceptos de Caballería, como ahora veremos.
Bushido que era una enseñanza prevista sobre todo para el sexo masculino, las virtudes estimadas en la mujer naturalmente estaban lejos de ser distintamente femeninas. Winckelmann comenta que "la belleza suprema del arte griego es algo mas masculina que femenina", y Lecky agrega que era cierta la concepción moral de los Griegos como en su arte. Bushido elogió semejantemente a esas mujeres "quienes se emanciparon de la fragilidad de su sexo y exhibieron una fortaleza de ánimo heroica digna del hombre más fuerte y del más valiente”. [Nota Lecky, History of European Morals II, p. 383 ].

Las muchachas jóvene por lo tanto, fueron entrenadas para reprimir sus sentimientos, para endurecer sus nervios, para manejar las armas, especiallmente la hoja de largo mango llamada nagi nata, para ser capaces de enfrentarse contra probabilidades inesperadas. Con todo el motivo primario para el ejercicio de su carácter marcial no fue para su uso en el campo; fue con una doble intención, personal y doméstico.

La mujer no poseeyendo ningún señor feudal, formó su propia guardia personal.
Con su arma guardó su santidad personal con tanto celo como su marido hizo a su amo. La utilidad doméstica de su entrenamiento guerrero estaba en la educación de sus hijos, como veremos más adelante.
Esgrima y ejercicios similares, si raramente tenían uso práctico, eran un sano contrapeso a los hábitos de otra manera sedentarios de la mujer. Pero estos ejercicios no fueron seguidos solamente por propósitos higiénicos. Podían tornarse útiles en épocas de necesidad.
Las muchachas, cuando se tranformaban en mujeres, eran introducidas a los verduguillos (kai ken, puñales de bolsillo), que pudían ser dirigidos al pecho de sus asaltantes, o, si era recomendable, al de ellas mismas.
Este último era un caso muy frecuente: pero no lo juzgaré severamente.
Incluso la conciencia cristiana con su horror de la auto inmolación, no será duras con ellas, considerando a Pelagia y Domnina, dos suicidias, fueron canonizadas por su pureza y piedad. Cuando una Vírgen japonesa veía amenazada su castidad, no esperaba por la daga de su padre. Su propia arma yacía en su pecho.
Era una deshonra para ella no saber la manera apropiada en la cual tenía que perpetrar su auto destrucción. Por ejemplo, como de pequeña fue enseñada en anatomía, debía saber el punto exacto para cortar en su garganta: debía saber como atar sus miembros más bajos junto con una correa para, cualquiera que fueran las agonías de la muerte, encontráran su cadáver en modestia extrema con los miembros compuesto correctamente. ¿Una precaución como esta no es digna del Perpetuo cristiano o del Vestal Cornelia? No pondría una interrogación tan precipitada, no para una idea falsa, basada en nuestras costumbres al bañarnos y otras bagatelas, que la castidad es desconocida entre nosotros. [Nota: Para una explicación muy sensible de la desnudez y de bañarse vea Finck's Lotos Time in Japan, pp. 286-297] por el contrario, la castidad era una virtud preeminente de la mujer samurai, mantenida por encima de la misma vida.

Una mujer joven, tomada prisionera, viéndose en peligro de ser violada por las salvajes manos de la tropa, dice que obedecerá a su placer, con tal de que primero le sea permitido escribir una carta a sus hermanas, a las que la guerra ha dispersado a diferentes lugares. Cuando se acaba la epístola, corre al pozo más cercano y salva su honor ahogándose.
La carta que deja termina con estos versos;
"para el miedo a fin de que las nubes puedan amortiguar su luz,
podrían ellas sino rozar esta esfera inferior,
la jóven luna se posó sobre las alturas
De prisa entregate a tu volar”

Sería injusto dar a mis lectores una idea de que solamente la masculinidad era nuestro ideal más alto para la mujer. ¡Nada más lejos de esto! Los hechoss y las tolerancias más apacibles de la vida fueron requeridas de ellas.
La música, el baile y la literatura no fueron descuidados. Algunos de los versos más finos de nuestra literatura eran expresiones de sentimientos femeninos; de hecho, las mujeres desempeñaron un papel importante en la historia de los belles lettres japoneses.
El baile fue enseñado (estoy hablando de muchachas samurai y no de geisha) solamente para alisar la oblicuidad de sus movimientos.
La música fue el agasaje a las horas cansadas de sus padres y maridos; por lo tanto la técnica no era el arte como tal, sino que la música fue aprendida; para la meta final de purificación del corazón, puesto que fue dicho que no se alcanza la armonía de sonido sin que el corazón del ejecutante este en armonía consigo mismo. Aquí vemos otra vez la misma idea prevaleciente la cual notamos en el entrenamiento de los jóvenes, que la vida en sociedad siempre se mantuvo subordinada al valor moral. Apenas lo suficiente de música y de baile para agregar gracia y brillo a la vida, pero nunca para favorecer la vanidad y la extravagancia.

Comparto la idea del príncipe persa, que, cuando estaba en un salón de baile en Londres y se le pidió tomar parte en la fiesta, comentó sin rodeos que en su país proporcionaban un grupo particular de muchachas para hacer esa clase de cosas por ellos.
La vida en sociedad de nuestras mujeres no fue adquirida para la demostración o el rango social.
Eran una diversión casera; y si brillaron en fiestas sociales, fue por sus cualidades de presentadoras, en otras palabras, como parte de la invención de la casa para la hospitalidad. La domesticidad rigió su educación. Puede decirse que la vida en sociedad de las mujeres del viejo Japón, ya sean de carácter marcial o pacífico, fue pensada principalmente para el hogar; y, aunque anduvieran lejos, nunca perdieron de vista el hogar como el centro.
Esto fue para mantener su honor e integridad, por eso se esclavizaron y dieron sus vidas. Noche y día, en tonos fuertes y suaves, valientes y quejumbrosas, cantaron a sus pequeñas jerarquías. Como hija, la mujer se sacrificó por su padre, al igual que la esposa por su marido, y la madre por su hijo.

Así desde la juventud más temprana le enseñaron a negarse a si misma. Su vida no era independendiente, sino de servicio dependiente. Compañera del hombre, si su presencia era útil permanecía en la estancia con él; si obstaculizaba su trabajo, se retiraba detrás de la cortina. No era poco frecuente que un jóven se enamorará de una doncella que devolvía su amor con igual ardor, pero, cuando ella realizaba su interés y la hacía olvidar sus deberes, desfiguraba a su persona para que la atracción pudiera cesar.

Adzuma, la esposa ideal en las mentes de las muchachas samurai, se encontró a si misma amada por un hombre que, de forma en que pudiera ganar su afecto, conspira contra su marido. Sobre la pretensión de ingresar en el papel de culpabilidad, en la oscuridad toma el lugar de su marido, y la espada del amante asesino desciende sobre su propia cabeza devota. La siguiente epistola escrita por la esposa de un Daimyo joven, antes de tomar su propia vida, no necesita ningún comentario: "A menudo he escuchado que ningún accidente u oportunidad estropea la marcha de los eventos que han acontecido, y que todo se mueve de acuerdo a un plan. Tomar abrigo bajo una rama común o beber de un mismo río por igual, edades antes de nuestro nacimiento ya han sido ordenados. Puesto que nos unieron en lazos de eterno matrimonio, hace apenas dos años, mi corazón ha seguido, incluso como la sombra sigue un objeto, inseparablemente corazón a corazón, amando y siendo amada.
Lo estuve aprendiendo, sin embargo recientemente, se avecinaba una batalla la última del trabajo y de la vida, tomar el saludo cariñoso del compañero amante.
He oído que Kou, el poderoso guerrero de China antigua, perdío una batalla, reacio a partir de su favorita Gu.
Yoshinaka, también, valiente como lo fue, le llegó la desgracia por su causa, demasiado débil para ofrecer un pronto adiós a su esposa. ¿Por qué debo, ya que nadie en la tierra ofrece esperanza o alegría, detenerlo a él o a sus pensamiento de seguir viviendo?, ¿Por qué no debo, esperarlo en el camino que todos los mortales deben pisar alguna vez? Nunca se olvidan todos los beneficios que nuestro buen amo Hideyori nos ha traido.
La gratitud que le debemos es tan profunda como el mar y tan elevada como las montañas".

La entrega de las mujeres para el bien de su marido, hogar y familia, fue tan honorable y dispuesto como el mismo el hombre se entregó al beneficio de su señor y de su país.
La renuncia a uno mismo, sin la cual el enigma de la vida no puede resolverse, fue la nota clavea de la lealtad del hombre así como de la domesticidad de la mujer.
Ella no era no más esclava de su marido que el hombre a su señor feudal, y la parte que jugó fue reconocida como Naijo, "ayuda interna".

En la escala ascendente de servicio estaba ubicada la mujer, que se aniquiló a si misma por el hombre, que él mismo podía ser aniquilado por el amo, que él en su turno debía obedecer al cielo. Sé la debilidad de esta enseñanza y que la superioridad del cristianismo no está en ninguna parte más manifesto que aquí, en que requiere de todas y cada una de las almas directamente responsable de su creador. Sin embargo, asi como la doctrina de servicio, servir una causa superior a uno mismo, incluso en el sacrificio de la propia individualidad; yo digo que la doctrina de servicio, que es lo más grandioso que predicó Cristo y es la nota clave sagrada de su misión, va más alla de lo que se refiere, Bushido es basado en una verdad eterna.

Mis lectores no me acusarán de perjudicar indebidamente a favor de entregar la volición al esclavismo. Acepto en gran medida que la visión avanzó con el ampliamento del aprender y se defendió con la profundidad de pensamiento de Hegel, que esa historia es el despliegue y la realización de la libertad.
Lo que quiero hacer hincapié es que la toda la enseñanza del Bushido fue imbuida tan a fondo con el espirítu de sacrificio propio y eso no fue requerido solamente de la mujer sino también del hombre.
Por lo tanto, hasta que la influencia de sus preceptos no sea enteramente alejada, nuestra sociedad no tendrá la visión rudara expresada por algún exponente norteamericano de los derechos de la mujer, que clamaron, "¡Todas las hijas del creciente Japón pueden rebelarse contra las costumbres antiguas!" ¿Puede tal rebelión tener éxito? ¿Mejorará el estado femenino? ¿Podrán los derechos por un proceso tan sumario ganar y compensar la pérdida de esa dulce disposición, de esos modales descortéses, que son su actual herencia? ¿No fue la pérdida de domesticidad parte de que las matronas romanas siguieron la corrupción moral demasiado densa como para mencionarla? ¿Puede el reformador norteamericano asegurarnos que una rebelión de nuestras hijas es el curso verdadero para que se tome un desarrollo histórico?, estas son preguntas gaves.
¡Los cambios deben y vendrán sin rebeliones! Mientras tanto veamos si el estado del bello sexo bajo el régimen del Bushido fue realmente tan malo como para justificar una rebelión.

Oímos mucho del apego de respetables caballeros europeos a "dios y las señoras", la incongruencia de los dos términos hacen que Gibbon se ruborice; fueron también dicho por Hallam que la moralidad del código de caballería fuera tosco, que la galantería implicaba amor ilícito.
El efecto del código de caballería en los más débiles receptores fue alimento para reflexión por parte de filósofos, M. Guizot afirmaba que el Feudalismo y el código de caballería labraban sanas influencias, mientras que el Sr. Spencer nos dice que en una sociedad militante (¿y que es la la sociedad feudal sino militante?) la posición de la mujer es necesariamente baja, mejorando solamente si la sociedad se vuelve más industrial.
¿La teoría de M. Guizot o del Sr. Spencer es verdad en Japón?.
Como respuesta puede ser que ambas tengan razón.
La clase militar en Japón fue restringida al samurai, abarcando casi 2.000.000 almas. Sobre ellas estaban los nobles militares, el daimyo, y los nobles de la corte, los kuge, esos nobles elevedaos y sibaritas que eran combatientes solamente en el nombre.
Debajo de ellos estaban las masas de gente común, mecánicos, comerciantes, y campesinos, que su vida fue dedicada a las artes y a la paz.

Así qué Herbert Spencer asi como da las características de un tipo militante de sociedad puede decirse haberse confinado exclusivamente a la clase samurai, mientras que los del tipo industrial eran aplicables a las clases por encima y por debajo de él. Esto es bien ilustrado por la posición de la mujer; en ninguna clase ella experimentó menos libertad que entre el samurai. Puede extrañar decir, las clases sociales más bajas, como, por ejemplo, entre los pequeños artesanos, la posición del marido y de la esposa fue de mayor igualdad. Entre la nobleza más alta, también, la diferencia en las relaciones de los sexos fue menos marcada, principalmente porque había pocas ocasiones para traer las diferencias del sexo en prominencia, el pausado hombre noble se había vuelto literalmente afeminado. Así la sentencia de Spencer fue ejemplificada completamente en el viejo Japón.

En cuanto a Guizot, los que leen su presentación de una comunidad feudal recordarán que él tenía la nobleza más alta especialmente bajo consideración, de modo que su generalización se aplica al daimyo y al kuge.

Seré culpable de grave injusticia a la verdad histórica si mis palabras dan una opinión muy pobre del estado de la mujer bajo el Bushido.
No vacilo en indicar que no la trataron igual como al hombre; pero hasta que aprendamos a discriminar entre la diferencia y las desigualdades, habrá siempre malentendidos sobre este tema. Cuando pensamos en cómo pocos hombres respetuosos de los respectos son iguales entre sí mismos, por ejemplo, antes de un juicio o de encuestas de votación, parece ocioso preocuparse por una discusión sobre la igualdad de sexos. Cuando, la American Declaration of Independence dijo que todos los hombres fueron igualmente creados, no hacía ninguna referencia a los dones mentales o físicos: repitió simplemente lo que Ulpian anunció largo tiempo, que ante la ley todos los hombres son iguales. Los derechos legales fueron en este caso la medida de su igualdad.

La ley fue la única con la cual se mide la posición de la mujer en una comunidad, esto podría ser fácil decir como dar su peso en el antiguo sistema británico de pesos.
Pero la pregunta es: ¿Hay un estándar correcto en comparar la posición social relativa de los sexos? ¿Es esto correcto, es esto suficiente, comparar el estado de la mujer y el hombre como comparar el valor de la plata con el del oro, y dar un cociente numérico? Tal método de cálculo excluye de la consideración la clase más importante de valor que un humano posee; a saber, lo intrínseco.
En la vista de la variedad de múltiples requisitos para hacer que cada sexo cumpla su misión terrenal, el estándar que se adoptará en medir su posición relativa debe ser de un carácter compuesto; o, para pdeir prestado del lenguaje económico, debe ser un estándar múltiple.
Bushido tenía un estándar propio y era binomial. Intentó medir el valor de la mujer en el campo de batalla y por el hogar. Allí contó para muy poco; para todo.
El tratamiento acordó su correspondencia a esta doble medida; no mucho como unidad social y política, mientras que como esposa y madre recibió el respecto más alto y el afecto más profundo.
¿Por qué entre una nación tan militarizada como la Romana, las matronas fueron veneradas tan altamente? ¿No fue porque las matronas, fueron madres?
No como peleadoras o legisladoras, sino como madres que hicieron que los hombres las reverenciaran. Tanto como nosotros. Mientras que los padres y los maridos estaban ausentes por las campañas, el gobierno de la casa fue dejado enteramente en las manos de madres y esposas. La educación del joven, incluso su defensa, fue confiada a ellas.

Los ejercicios de guerra de las mujeres, de los que he hablado, debían sobre todo permitirles dirigir inteligentemente y seguir la educación de sus hijos.
He notado una noción algo superficial que prevalece entre los extranjeros medio informados, de que porque la expresión japonesa común para esposa es "mi esposa rústica" y similares, ella es desdeñada y poco estimada.
¿Cuándo se dicen frases tales como "mi tonto padre", "mi cerdo hijo", "mi torpe mi mismo" están usandose, no es bastante clara la respuesta?
A mí se parece que nuestra idea de unión marital en alguna forma vas más allá que la supuesta cristiana. "Hombre y la mujer serán una carne". El individualismo del anglosajón no puede dejar ir la idea de que marido y mujer son dos personas; por lo tanto cuando discrepan, ses derechos separados son reconocidos, y cuando coinciden, agotan su vocabulario en todas clases de tontos nombres de animales y halagos absurdos.
Suena altamente irracional a nuestros oídos, cuando un marido o una esposa habla a terceros de su otro mitad, bueno o malo, siendo encantadora, brillante, buena. ¿Es de buen gusto a hablar de uno mismo como "mi uno mismo brillante," "mi disposición encantadora," y así sucesivamente?
¡Pensamos que elogiando a la esposa o a al marido se está elogiando parte de su propio ser, y la alabanza a uno mismo está vista, por no decir menos, de mal gusto entre nosotros, y espero, que entre las naciones cristianas también!.

He divergido por algún tiempo porque la degradación cortés del propio consorte estuvo en vigor entre los samurai.
Las razas Teutónicas comienzan su vida tribal con un temor supersticioso del sexo bello (¡aunque realmente está en deshuso en Alemania!), y los americanos comienzan su vida social bajo la dolorosa conciencia de la escasez numérica de mujeres [Nota: Me refiero a esos días cuando las muchachas fueron importadas de Inglaterra y ofrecidas en matrimonio por algunas libras de tabaco ] (de quienes, ahora ha aumentado rápidamente , me temo, la pérdida de prestigio que sus madres coloniales gozaban), el hombre respetuoso tiene que pagar a la mujer en la civilización occidental esto se ha vuelto el estándar principal de la moralidad.

Pero en la ética marcial de Bushido, la línea divisoria de las aguas que separaba lo bueno y lo malo fue buscada en otra parte. Esta se situó a lo largo de la línea del deber que limitaba al hombre a su propia alma divina y entonces a otras almas, en las cinco relaciones que he mencionado anteriormente en este libro.
De estos hemos mostrado a nuestro lector, la lealtad, la relación entre un hombre como vasallo y otro como señor. Sobre el resto, solo he insistido incidentalmente cuando la ocasión se presentó; porque no eran peculiares al Bushido.
Siendo fundado en afectos naturales, podrían sino ser comunes a toda la humanidad, aunque en algunos detalles que pudieron haber sido acentuados por las condiciones que sus enseñanzas indujeron.
En esta conexión, viene ante de mí la peculiar fuerza y dulzura de la amistad entre el hombre y el hombre, que a menudo agregaron al enlace de la fraternidad un accesorio romántico que se intensificó sin duda alguna por la separación de los sexos en la juventud, una separación que negó el afecto como un canal natural abierto a ella en el código de caballería occidental o en el libre intercambio de tierras anglosajonas.
Puede ser que llene páginas de las versiones japonesas de la historia de Damon y Pythias o Achilles y Patroclos, o diga en las palabras de Bushido los lazos de simpatía que ataban a David y Jonathan.

Esto no es sorpresa, sin embargo, esas virtudes y enseñanzas únicas en los preceptos de caballería no seguían circunscritas a la clase militar. Esto hace que aceleremos a la consideración de

LA INFLUENCIA DEL BUSHIDOa lo largo de la nación.

Hemos visto solamente que algunos de los picos más prominentes que se levantan sobre la gama de virtudes caballerescas, son mucho más elevados que el nivel general de nuestra vida nacional. Asi como el sol en el amanecer primero toca los picos más altos con una tonalidad pelirroja, y luego vierte gradualmente sus rayos en el bajo valle, el sistema ético que primero iluminó a la clase militar acercó su curso del tiempo a sus seguidores de entre de las masas.

La democracia erige un príncipe natural para su líder, y la aristocracia infunde un espíritu principesco entre la gente. Las virtudes no son menos contagiosas que los vicios. "Solamente se necesita estar en compañía de un hombre sabio, y todo será sabio, así de rápido es el contagio", dice Emerson.
Ninguna clase social o casta puede resistir la energía difusiva de la influencia moral. Prate como uno de los triunfantes de la marcha de libertad anglosajona, raramente había recibido ímpetus de las masas. ¿En cierto grado no fue el trabajo de hacendados y caballeros?
M.Taine opina muy acertadamente, "estas tres sílabas, utilizadas a través del canal, resumen la historia de la sociedad inglesa".
La democracia puede hacer réplicas de sí misma a tal declaración y arrojar la pregunta, “Cuando Adán exploró y Eva atravesó, entonces ¿dónde estaba el caballero?" ¡Lo más penoso es que en el Eden un caballero no estaba presente! Los primeros padres lo perdieron adoloridos y pagaron un precio elevado por su ausencia. De haber estado allí, no solamente habría sido vestido de buen gusto el jardín habría sino que habrían aprendido sin la experiencia dolorosa de la desobediencia a Jehovah que fue deslealtad y deshonra, traición y rebelión.

Lo que fue Japón se le debe al samurai.
No solamente era la flor de la nación sino también su raíz. Todas las gracias del Cielo fluían a través de él. Aunque se mantuvieron socialmente a distancia del populacho, fijaron un estándar moral para ellos y los dirigieron por su ejemplo.
Admito que Bushido tenía sus enseñanzas esotéricas y exotéricas; las que fueron eudemonísticas, se ocuparon del bienestar y de la felicidad, de la concordancia, mientras que las que fueron aretaicas, acentuaban la práctica de las virtudes por su propio motivo.
En los días más caballerescos de Europa, los caballeros formaban numéricamente na más que una fracción pequeña de la población, pero, como Emerson dice, "En la mitad de la literatura inglesa de drama y en todas las novelas, desde sir Philip Sidney a sir Walter Scott, pintaron esta figura (caballero)".
Escriba en lugar de Sidney y Scott, Chikamatsu y Bakin, y tendrá en una cáscara de nuez las características principales de la historia literaria de Japón.

Las avenidas innumerables de los teatros populares de la diversión y de la instrucción, los teatros, las carpas de los juglares, la tarima del predicador, las recitaciones musicales, las novelas, han tomado como tema principa las historias samurai.

Los campesinos alrededor de las fogatas en sus chozas nunca se cansaron de repetir los logros de Yoshitsune y de su fiel asistente Benkei, o de los dos hermanos valientes de Soga; los pilluelos escuchan en la oscuridad boquiabiertos hasta que la última brasa se quema y el fuego muere en sus ascuas, todavía dejando sus corazones radiantes con el la historia relatada.
Los vendedores y los compradores, después de que el trabajo del día se terminaba y el amado [Nota: Puert corrediza exterior] del almacén era cerrado, se reunían para relatar las historias de Nobunaga y de Hideyoshi hasta ya vanzada la noche, hasta que el sopor alcanzaba sus ojos cansados y los transportaba de la servidumbre a las hazañas del campo.
Los más pequeños que apenas balbuceaban comenzaban a contarles las aventuras de Momotaro, el temerario conquistador de la tierra de los ogros. Incluso las muchachas asi eran imbuidas al amor de las hazañas de caballería y de las virtudes, como Desdemona, se inclinarían seriamente a devorar con oído codicioso el romance del samurai.

El samurai vino a ser el beau ideal de la raza entera. "como entre las flores el cerezo es la reina, así entre los hombres el samurai es señor", se cantaba entre el populacho. Excluida de búsquedas comerciales, la clase militar en sí mismo no ayudó al comercio; pero no había canal de la actividad humana, ninguna avenida del pensamiento, que no recibió en una cierta medida un ímpetu del Bushido.
Intelectual y moralmente Japón estaba directamente o indirectamente el trabajo de la Caballería.
El Sr. Mallock, en su libro excesivamente sugerente, "Aristocracy and Evolution” ha narrado elocuentemente que, "la evolución social, más allá del orden biológico, se puede definir como el resultado involuntario de las intenciones de grandes hombres"; además, ese progreso histórico es producido por una lucha "no entre la comunidad en general, para vivir, sino una lucha entre una sección pequeña de la comunidad para conducir, dirigir, emplear, a la mayoría de la mejor manera".

Lo que se puede decir sobre la validez de su argumento, estas declaraciones se verifican ampliamente en el rol jugado por el bushi en el progreso social, por lo que fue, de nuestro Imperio. Como el espíritu de Bushido impregnó todas las clases sociales también se demuestra en el desarrollo de cierta orden de hombres, conocida como otoko date, los líderes naturales de la democracia.
Ellos eran los compañeros firmes, cada centímetro de ellos se fortalecía con la fuerza de la masa de valientes.
Inmediatamente los portavoces y los guardianes de los derechos populares, tenían centenares y millares de almas que los seguían de la misma manera que el samurai hizo al daimyo, al servicio dispuesto de "miembros y vida, del cuerpo, a los bienes inmuebles y al honor terrenal".
Soportado por una vasta multitud de rudos e impetuosos hombres trabajadores, eso los llevo a ser “jefes” y formaron un freno formidable a la proliferante orden de “las dos espadas.

De muchas maneras el Bushido se ha filtrado de la clase social donde se originó, y actuaba como levadura entre las masas, equipando un estándar moral para toda la gente.

Los preceptos de Caballería, comenzados al principio como la gloria de la élite, se convirtieron con el tiempo una aspiración e inspiración a lo largo de la nación; y aunque el populacho no podría lograr la altura moral de esas almas más altas, aún Yamato Damashii, el alma de Japón, vino en última instancia a expresar el Volksgeist del Reino de la isla. Si la religión no es más que "moralidad tocada por la emoción", como Matthew Arnold la define, pocos sistemas éticos tienen mejor derecho al grado de religión que el Bushido.

Motoori ha puesto la muda elocuencia de la nación en palabras cuando canta:
"¡Bendita isla de Japón!
Debe nuestro espíritu Yamato
Extranjeros buscan revisar
Dice, sospecha del sol y del aire al amanecer
Sopla en el cerezo salvaje y fiero!”
Sí, el sakura[Nota: Cerasus pseudo cerasus, Lindley] ha sido por mucho tiempo la favorita de nuestra gente y el emblema de nuestro carácter.
Marcan particularidad los términos de la definición que el poeta utiliza, la flor salvaje de cerezo que sospecha el sol de la mañana.

El espíritu de Yamato no es una planta doméstica, débil, sino salvaje, en el sentido natural, en su crecimiento; es indígena al suelo; sus cualidades accidentales puede compartirlas con flores de otras tierras, pero en su esencia sigue siendo la original, espontánea a nuestro clima. Pero de donde es nativa no es lo único que demanda nuestro afecto. El refinamiento y la gracia de su belleza apela a nuestro sentido estético como ninguna otra flor puede.
No podemos compartir la admiración de los europeos para sus rosas, que carecen de la simplicidad de nuestra flor, también, las espinas que se ocultan debajo de la dulzura de la rosa, la tenacidad con la cual se aferra en la vida, asustada a muerte y reacia a nunca morir, prefiriendo descomponerse en su vástago; sus colores y fragancias llamativas, todos estas caracterísiticas tan desemejante de nuestra flor, que no lleva ninguna espina o veneno bajo su belleza, siempre lista a dar la vida al llamado de la naturaleza, sus colores nunca son magníficos, y que su ligera fragancia nunca harta.
La belleza del color y de la forma se limita en su demostración; es una calidad fijada de la existencia, mientras que la fragancia es volátil, etéreo como la respiración de la vida.

Asi en todas las ceremonias religiosas el incienso y la mirra juegan una parte prominente. Hay algo espiritual en su fragancia. Cuando el perfume delicioso del sakura satura el aire de la mañana, asi el sol en su curso se levanta para iluminar primero las islas del lejano oriente, pocas sensaciones son serenamente más regocijantes que inhalar, como lo fue, la misma respiración de un bello día.

Cuando el mismo Creador se representa como la fabricación de nuevas resoluciones en su corazón sobre oler un sabor dulce (Génesis VIII, 21), ¿es esto alguna clase de maravilla que la estación perfumada de la flor de cerezo deba llamar a toda la nación a salir de sus pequeñas habitaciones? No hay que culparlos, si por un tiempo sus miembros se olvidan de sus tareas y trabajos y sus corazones y sus penas y dolores.
Su breve placer terminó, vuelven a sus tareas diarias con nueva fuerza y nuevas resoluciones. Así en másde una forma el sakura es la flor de la nación.

Es, entonces, esta flor, así de dulce y efímera al soplar el viento que vierte un poco de perfume, lista a desaparecer por siempre, ¿es esta flor del tipo del espíritu Yamato? ¿Es el alma de Japón tan mortalmente frágil?

¿SIGUE VIVO EL BUSHIDO?¿O la civilización occidental, en su marcha a través de la tierra, eliminó cada rastro de esta disciplina antigua?.

Sería algo triste si el alma de una nación podría morir tan rápidamente. Esa alma sería pobre ya que podría sucumbir tan fácilmente a las influencias extrañas. El agregado de los elementos psicologicos que constituyen un carácter nacional, es tan tenaz como "los elementos irreducibles de las especies, las aletas de los peces, el pico del ave, los colmillos del carnívoro".

En su libro reciente, lleno de aseveraciones sencillas y generalizaciones brillantes, M. LeBon [Nota: The Psychology of Peoples, p. 33. ] dice, "los descubrimientos debidos a la inteligencia son el patrimonio común de la humanidad; las cualidades o los defectos del carácter constituyen el patrimonio exclusivo de cada gente: son la roca firme que las aguas deben lavar día a día por siglos, antes de que puedan eliminar sus asperezas externas".
Éstas son palabras fuertes y estarían altamente dignas de considerarse, por afirmar que las cualidades y los defectos del carácter constituyen el patrimonio exclusivo de cada gente.
Las teorías de esquematizantes de esta clase han estado avanzadas mucho antes de que LeBon comenzó a escribir su libro, y fueron desmentidas hace mucho tiempo por Theodor Waitz y Hugh Murray.

Al estudiar las varias virtudes inculcadas por Bushido, nos hemos manejado sobre las fuentes europeas para la comparación y los ejemplos, y hemos visto que ninguna cualidad del carácter era un patrimonio exclusivo. Es verdad que el agregado de cualidades morales presenta un aspecto absolutamente único.
Es este agregado que Emerson nombra un "resultado compuesto en el cual cada gran fuerza entre como un ingrediente". Pero, en vez de hacerlo, como LeBon, un patrimonio exclusivo de una raza o de una gente, el filósofo de la concordia las llama "un elemento que une a las personas más fuertes de cada país; los hace inteligibles y conforme el uno al otro; y es algo tan exacto que inmediatamente se siente si un individuo carece de la señal Masónica".

El carácter que el Bushido ha estampado en nuestra nación y enparticular en el samurai, no se puede decir que forma "un elemento irreducible de la especie", pero sin embargo no hay duda en la vitalidad que conserva.

El Bushido fue solo una fuerza física, el ímpetu que ganó en los setecientos años pasados no podría detenerse tan precipitadamente.

Fue transmitido solamente por herencia, su influencia debio ser inmensamente extensa. Sólo piense, como M. Cheysson, un economista francés, ha calculado, suponiendo que en un siglo hay tres generaciones, "cada uno de nosotros tendría en sus venas la sangre de por lo menos veinte millones de personas que vivieron en el año 1000 A.D." El simple campesino que cava siembra la tierra, "arqueado por el peso de siglos", tiene en sus venas la sangre de edades, y es así un hermano para nosotros como "lo es el buey". Bushido ha estado moviendo un poder inconsciente e irresistible a la nación y a los individuos.

Fue una confesión honesta de la raza cuando Yoshida Shoin, uno de los pioneros más brillantes del Japón moderno, escribió en la víspera de su ejecución la siguiente estrofa;
"Yo bien sabía que este camino debía terminar en la muerte;
Fue el espíritu de Yamato el que me impulsó
a atreverme a cualquier cosa".
Sin formularlo, Bushido era y sigue siendo el espíritu animado, la fuerza motora de nuestro país.

Sr. Ransome dice que "tres distintos Japón coexisten lado a lado hoy en día, el viejo, que no ha muerto totalmente; el nuevo, con un nacimiento difícil excepto en espíritu; y el de transición, que pasa hoy a través de sus dolores más críticos".
Mientras que esto es muy cierto en la mayoría de los casos, y particularmente en lo que concierne a las instituciones tangibles y concretas, la declaración, en relación a nociones éticas fundamentales, requiere una cierta modificación; para Bushido, creador y producto del viejo Japón, sigue siendo el principio guía de la transición y probarán la fuerza formativa de la nueva era.

Los grandes estadistas que dirigieron la nave de nuestro estado a través del huracán de la Restauración y del torbellino del rejuvenecimiento nacional, fueron hombres que no sabían ninguna otra enseñanza moral que los preceptos de Caballería.
11-09-2008 03:11 AM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #7
Re: Bushido Soul of Japan - (Bushido Alma de Japón) Inazo Nitobe
Algunos escritores [Nota: Speer; Missions and Politics in Asia, Lectura IV, pp. 189-190; Dennis: Christian Missions and
Social Progress, Vol. I, p. 32, Vol. II, p. 70] últimamente han intentado probar que los misioneros cristianos contribuyeron con un contingente apreciable en la fabricación del nuevo Japón.
De buena gana rendiría honor a quien honor merece: pero este honor puede difícilmente apenas acordarse a los buenos misioneros.
Más correcto a su profesión será adherirse a la prescripción escritural de preferir a uno u a otro en honor, que avanzar en una demanda en la cual no tengan ninguna prueba para sustentarla.
Para mí, creo que los misioneros cristianos están haciendo grandes cosas para Japón, en el campo de la educación, y especialmente de educación moral: únicamente, en el misterioso pensamiento no menos cierto del Espíritu todavía oculto en el secreto divino. Lo que sea que hagan todavía tiene un efecto indirecto.
Pero solamente, las misiones cristianas han tenido un efecto poco visible de moldear el carácter del nuevo Japón.

No, esto fue Bushido, puro y simple, el que nos impulsóal bien y a la desgracia.
Abra las biografías de los creadores del moderno Japón, de Sakuma, de Saigo, de Okubo, de Kido, para no mencionar las reminiscencias de hombres vivos tales como Ito, Okuma, Itagaki, y encontrará que estaban bajo el ímpetu samuraiesco que pensaron y labraron.

Cuando el Sr. Henry Norman declaró, después de su estudio y observación del lejao oriente, [The Far East, p. 375] que solamente al respecto en el cual Japón diferenció de otros despotismos orientales yacía en "la influencia predominante entre su gente del más terminante, más alto, y el mas puntilloso códigos de honor jamás ideado por el hombre", él tocó el impulso principal que ha hecho de la nueva Japón lo que es y lo que está destinada a ser.

La transformación de Japón es un hecho patente en todo el mundo. En un trabajo de tal magnitud varios motivos entran naturalmente; pero si mencionara al principal, no vacilaría en nombrar al Bushido.

Cuando abrimos todo el país al comercio exterior, cuando introdujimos las últimasmejoras en cada departamento de la vida, cuando comenzamos a estudiar política y ciencias occidentales, nuestro motivo de guía no fue el desarrollo de nuestros recursos físicos y el aumento de la abundancia; mucho menos fue una imitación oculta de las costumbres occidentales.

Un observador cercano de las instituciones y de las gentes orientales ha esrito: "Estamos diciendo cada día cómo Europa se ha influenciado de Japón, y se olvida de que el cambio en esas islas fue auto generado, que los europeos no enseñaron a Japón, sino que Japón eligió aprender de los métodos europeos de organización, civil y militar, que han probado hasta ahora ser acertados. La nación japonesa importó ciencia mecánica europea, como años antes los turcos importaron artillería europea.
Esa no es exactamente influencia", continúa a Sr. Townsend, "a menos que, de hecho, Inglaterra sea influenciada por comprar té de China. ¿Donde está el apóstol europeo", pregunta nuestro autor "o el filósofo o el estadista o el agitador que han rehecho Japón?" [Nota: Meredith Townsend, Asia and Europe, N.Y., 1900, 28].
El Sr. Townsend ha percibido bien que el impulso de la acción que causó los cambios en Japón yáce totalmente dentro de nuestro propio ser; y si hubiera sondeado solamente en nuestra psicología, su agudo poder de observación lo habrían convencido fácilmente de que ese impulso no era otro más que el Bushido.

El sentido de honor no puede ser menospreciado como un poder inferior, ese fue el más fuerte de los motivos. Las consideraciones pecuniarias o industriales fueron despertadas más adelante en el proceso de la transformación.
La influencia del Bushido sigue siendo tan palpable su funcinamiento se puede leer. Una ojeada en la vida japonesa la hará manifiesta. Lea a Hearn, el intérprete más elocuente y más veraz de la mentalidad japonesa, y verá el funcionamiento de esa mentalidad ser ejemplo de Bushido.

La cortesía universal de la gente, que es herencia de los modales de caballería, es demasiado bien conocida como para ser nuevamente repetida.
La resistencia física, la fortaleza de ánimo y el valor que "el pequeño Jap" posee, fueron suficientemente probados en la guerra entre China y Japón [Nota: Entre otros trabajos sobre el tema, lea Eastlake y Yamada en Heroic Japan, y Diosy en The New Far East]
"¿Hay alguna nación más leal y patriótica?" es una pregunta hecha por muchos; y orgullosamente respondemos, "No la hay", debemos agradecer a los Preceptos de Caballería.

Por otra parte, es justo reconocer que de las mismas fallas y defectos de nuestro carácter, Bushido es en gran parte responsable. Nuestra carencia de filosofía abstrusa, aunque algunos de nuestros hombres jóvenes han ganado ya la reputación internacional de científicos investigadores, ninguno ha alcanzado alguna línea filosófica, es detectable la negligencia del entrenamiento metafísico bajo el régimen de la educación del Bushido.
Nuestro sentido del honor es responsable de nuestro sensibilidad y tacto exagerados; y si hay una presunción en nosotros que algún extranjero nos cargue, esa, es también un resultado patológico del honor.
¿Usted ha visto en alguna visita a Japón muchos hombres jóvenes con el cabello despeinado, vestido de la forma más lamentable, llevando en su mano un bastón grande o un libro, acechando sobre las calles con un aire de indiferencia completa a las cosas mundanas? Él es el shosei (estudiante), a quien la tierra es demasiado pequeña y los Cielos no son lo suficientemente altos.
Él tiene sus propias teorías del universo y de la vida. Él mora en castillos de aire y se alimenta de palabras etéreas de sabiduría. En sus ojos brilla el fuego de la ambición; su mente es atril para el conocimiento. Su penuria es solamente un estímulo para conducirlo hacia adelante; las mercancías de sus palabras están en vista de atar su carácter. Él es depósito de la lealtad y del patriotismo. Él es el guarda auto impuesto del honor nacional. Con todas sus virtudes y sus defectos, él es el fragmento del pasado de Bushido.

Profundamente enraizado y con un efecto poderoso como todavía continúa el Bushido, es una influencia inconsciente y muda. El corazón de la gente responde, sin saber el porque de la razón, a cualquier súplica hecha a lo que ha heredado, y por lo tanto a la misma idea moral expresada en un nuevo y en un viejo término de Bushido, teniendo un grado sumamente diverso de eficacia.
Un cristiano reincidente, que ninguna persuasión pastoral podía ayudarlo de su tendencia negativa, fue revertido de su curso por una súplicahecha a su lealtad, la fidelidad que él juró una vez a su amo. La palabra "lealtad" revivió todos los sentimientos nobles que permitió crecer con tibieza.

Una banda de jóvenes ingobernables amarrados en una larga "huelga de estudiantes" en una universidad, a causa de su descontento con cierto profesor, el Director puso dos preguntas simples que la disolvieron,
"¿Su profesor es de un carácter libre de culpa? Si es así ustedes deben respetarlo y mantenerlo en la escuela.
¿Es débil? Si es así no es de caballeros empujar a un hombre que cae". La incapacidad científica del profesor, que era el principio del apuro, disminuyó a una insignificancia en comparación con las cuestiones morales a las que se hizo alusión.

Despertando los sentimientos consolidados por el Bushido, una renovación moral de gran magnitud puede ser lograda.
Una causa de la falla del trabajo de las misiones es que la mayoría de los misionearos son crasamente ignorantes de nuestra historia, "¿Que debemos cuidar de sus escrituras paganas?" algunos dicen, y por lo tanto hacen que nos alejemos de su religión por los hábitos de nuestros pensamientos y nuestros antepasados a los que hemos estado acostumbrados desde hace siglos.
¡Mofarse de la historia de una nación!, es como pensaria el curso de cualquier gente, incluso los menos desarrollados salvajes africanos que no poseen escrituras, no dejan de ser una página en la historia general de la humanidad, escrita por la misma mano de dios. Las razas más perdidas son palimpsesto a ser descifrada por un ojo observador.

Para una mente filosófica y piadosa, las mismas razas son señas de la coerografía Divina claramente trazada en blanco y negro asi como su piel; y si esto se considera similarmente bueno, ¡la raza amarilla forma una página preciosa inscrita en jeroglíficos de oro! Ignorando el curso del pasado de la gente, los misioneros claman que el Cristianismo es una nueva religión, mientras que, para mi mente, es una "vieja, vieja historia", que, si bien está presentado en palabras inteligibles, quiere decir que si está expresada en el vocabulario familiar en el desarrollo moral de una persona, encontrará fácil alojamiento en sus corazones, independiente de la raza o de la nacionalidad.

El cristianismo en su forma nortamericana o inglesa, con más monstruosidades anglosajonas y suposiciones que tolerancia y pureza de su fundador, es un pobre retoño a injertar en la existencia del Bushido.
¿Debe el propagador de la nueva fe desarraigar toda la existencia, raíz y ramas, y plantar las semillas del Evangelio en el suelo destrozado? Un proceso tan heroico puede ser posible, en Hawaii, en donde, se alega, un militante de la iglesia tenía éxito completo en amontonar estropeos para la misma riqueza, y en aniquilar la raza aborigen: ¿tal proceso es lo más decididamente imposible en Japón?, nada, es un proceso que el mismo Jesús nunca habría empleado en la fundación de su reino en la tierra.

Esto nos corresponde para llevar más al corazón las siguientes palabras de un hombre santo, cristiano devoto y profundamente docto: "Los hombres han dividido el mundo en pagano y cristiano, sin considerar cuanto bien se pudo haber ocultado en el primero, o cuanto mal se pudo haber mezclado con el segundo. Han comparado la mejor parte de sí mismos con la peor de sus vecinos, el ideal del cristianismo con la corrupción de Grecia o el Oriente. No han tenido como objetivo la imparcialidad, sino se han contentado con acumular todos lo que se podrían decir alabanza propia, y en el desprecio de otras formas de religion".[Nota: Jowett,Sermons on Faith and Doctrine, II].

Pero, lo que puede ser un error cometido por los individuos, no hay duda de que el principio fundamental de la religión que profesan es una poder que debemos tomar en cuenta.

EL FUTURO DEL BUSHIDO, parece que sus días ya están contados.

Las muestras siniestras que presagian su futuro están en el aire. No solamente las muestras, sino tembibles fuerzas están trabajando para amenazarlo. Pocas comparaciones históricas pueden ser hechas con más juicio que entre el código de caballería de Europa y el Bushido de Japón, y, si la historia se repite, hará ciertamente con el destino del último lo que hizo con el del anterior.

Las causas particulares y locales para el decaimiento del código de caballería que St. Palaye da, tienen, por supuesto, poca aplicación a las condiciones japonesas; pero las causas más grandes y más generales que ayudaron a minar la Caballería y su código después del Medioevo seguramente están trabajando para la debacle del Bushido.

Una diferencia notable entre la experiencia de Europa y de Japón es, que mientras en Europa cuando el código de caballería fue destetado del Feudalismo y lo adoptó la iglesia, obtuvo un arriendo fresco de vida, en Japón que no hay religión bastante grande para alimentarlo; cuando la institución madre, Feudalismo, se fue, el Bushido quedó huérfano, y tuvo que arreglárselas por sí sólo.
La actual organización militar elaborada pudo tomarlo bajo su patrocinio, pero sabemos que la guerra moderna puede permitirse poco sitio para su crecimiento continuo. El Shinto, que lo fomentó en su infancia, ya esta por si mismo arrinconado.
Los sabios canosos de la antigua China están siendo suplantados por los intelectuales advenedizos del tipo de Bentham y Mill.

Las teorías morales de una clase cómoda, que adulan a las tendencias chauvinistas del tiempo, y por lo tanto con un pensamiento bien adaptado a las necesidades de estos días, han sido inventadas y propuestas; pero solo oímos el eco de sus voces chillonas a través de las columnas del amarillismo.

Principalidades y poderes son puestos contra los preceptos de Caballería.
O bien, como Veblen dice, "el decaimiento del código ceremonial, o como otros lo llaman, la vulgarización de la vida, entre las propias clases industriales, se ha vuelto una de las principales atrocidades de la actual civilización para los ojos de todas las personas de sensibilidades delicadas".

La marea irrestible de la triunfante democracia, que puede tolerar ninguna forma o tipo de confianza, y Bushido era una confianza organizada por los que monopolizaron el capital de reserva del intelecto y de la cultura, fijando los grados y el valor de la calidad moral, sola es lo suficientemente poderosa para engullir el remanente del Bushido.

Las actuales fuerzas sociales son antagónicas al espíritu de la pequeña clase, y el código de caballería es, como Freeman critica severamente, un espíritu de la clase. La sociedad moderna, si finge a cualquier unidad, no puede admitir que "las obligaciones puramente personales ideadas en los intereses exclusivos de una clase". [Nota: Norman Conquest, Vol. V, p. 482] agregan a este el progreso de la instrucción popular, de artes y hábitos industriales, de abundancia y vida citadina, luego se puede ver fácilmente que ni los cortes más afilados de la espada de los samurai ni el tiro más agudo de los ejes de los arcos más fuertes del Bushido pueden avalarse.

El estado construido sobre la roca del honor y fortificado por el mismo, ¿podríamos llamarlo el Ehrenstaat o, después a la manera de Carlyle, Heroearquía?, está cayendo rápidamente en las manos de abogados con sofismas y de políticos farfulleros armados con los engranes de la guerra que mutilan la lógica.

Las palabras que un gran pensador usó en el discurso de Theresa y Antigone puede ser conveniente ser repetidas para el samurai, "el medio en el cual sus ardientes hazañas tomaron forma se van para siempre".

¡Pobre de las virtudes caballerescas! ¡Pobre del orgullo del samurai!.
La moralidad llevada en el mundo con el sonido de los bugles y de los tambores, es destinada a decolorarse como "la partida de los capitanes y de los reyes".

Si la historia puede enseñarnos cualquier cosa, el estado construido en las virtudes marciales, de una ciudad como Sparta o un imperio como Roma, nunca podrá hacer en la tierra una "ciudad continuación". Universal y natural al igual que el instinto de pelea en el hombre, fructuoso de sentimientos nobles y virtudes viriles, como lo ha demostrado ser, no es comprendido por todos.

Debajo del instinto de pelea está al acecho un instinto divino para amar. Hemos visto que el Shinto, Mencius y Wan Yang Ming, lo han enseñado claramente; pero Bushido y el resto de las escuelas militantes de ética, lo han absorbido, sin duda alguna, con cuestiones de necesidad práctica inmediata, y muy a menudo se olvidaron de acentuar este hecho.
La vida ha crecido más en estas últimas épocas.
Llamadas más nobles y más amplios que la demanda de un guerrero llama nuestra atención hoy. Con una vista alargada de la vida, con el crecimiento de la democracia, con el mejor conocimiento de otras gentes y naciones, la idea confucianista de Benevolencia, ¿me atrevería también a agregar la idea budista de Piedad?, se ampliará en el concepto cristiano del amor.

Los hombres se han hecho más que sujetos, han estado creciendo al estado de ciudadanos: mejor dicho, son más que ciudadanos, siendo hombres.
Aunque las nubes de la guerra cuelgan pesadamente sobre nuestro horizonte, creeremos que las alas del ángel de la paz pueden dispersarlas.

La historia del mundo confirma la profecía de que "el manso heredará la tierra".
¡Una nación que vende su derecho de nacimiento de la paz, y retrocede de la vanguardia del industrialismo al retroceso del Filibusterismo, hace un negocio pobre de hecho!.

Cuando las condiciones cambian que no sólo han llegado a ser adversas sino hostiles al Bushido, es hora de prepararlo para un entierro honorable.
Justamente es difícil precisar cuando los dados del código de caballería, determinarán el momento exacto de su inicio y de su final.
El Dr. Miller dice que el código de caballería fue suprimido formalmente en el año de 1559, cuando Henry II de Francia fue matado en un torneo. Con nosotros, el decreto que suprimió formalmente el Feudalismo en 1870 fue la señal de tocar la marcha fúnebre del Bushido.
El decreto, publicado dos años más tarde, prohibiendo el uso de espadas, sustituyó al anterior, "descompró la gracia de la vida, la defensa barata de las naciones, la enfermera de sentimientos varoniles y empresas heróicas", sonó en la nueva edad de "sofistas, economistas, y calculadores".

Se ha dicho que Japón la ganó última guerra con China por medio de los armas de Murata y del cañón Krupp; se ha dicho que la victoria fue el trabajo de un sistema escolar moderno; pero éstos son menos que medias verdades. ¿Un piano, sea de la manufactura más selecta de Ehrbar o de Steinway, explota en rapsodias de Liszt o Sonatas de Beethoven, sin la mano de un Maestro? O, si los armas ganan batallas, ¿por qué Louis Napoleon no batió a los Prussianos con su Mitrailleuse, o los españoles con sus Mosquetes a los filipinos?, ¿qué esas armas no eran mejores que la Remington pasada de moda? .

No es necesario repetir qué ha crecido un refrán trivial que es:
sin el espíritu que se ha acelerado, los mejores instrumentos poco se aprovechan.
Las mejores armas y cañónes no pueden disparar de propio acuerdo; el sistema educativo más moderno no hace de un cobarde un héroe.
¡No! Qué ganaramos las batallas en el Yalu, en Corea y Manchuria, fue por los fantasmas de nuestros padres, dirigiendo nuestras manos y latiéndos en nuestros corazones. No están muertos, esos fantasmas, los espíritus de nuestros antepasados guerreros.
Para los que tengan ojos para a ver, son claramente visibles.

Profundize a un japonés de las ideas más avanzadas, y le demostrará su samurai. Están la gran herencia del honor, del valor y de todas las virtudes marciales, como el profesor Cramb lo expresaba muy bien, "solamente son de confianza, el feudo inalienable de los muertos y de la generación venidera", y el requerimiento presente es salvaguardar esta herencia, ni rebatir una jota del espíritu antiguo; el requerimiento del futuro será ensanchar su alcance en cuanto a lo aplicable en todos los caminos y relaciones de la vida.
Esto ha sido predecido y las predicciones han sido corroboradas por los acontecimientos de la última mitad siglo, que el sistema moral del Japón feudal, como sus castillos y arsenales, se desmenuzará en el polvo, y nuevas éticas renacerán como el Fénix para conducir a un Nuevo Japón en su trayectoria de progreso.
Deseable y probable es el cumplimiento de tal profecía, no debemos olvidar de que el Fénix se levanta solamente de sus propias cenizas, y que no es un ave de paso, ningún Fénix vuela con las alas prestadas de otras aves.

"El Reino del dios está dentro de usted", no viene caminando de las montañas, ni de las más altas; no viene navegando a través de los mares, ni de los más grande.
"Dios ha concedido", dice el Koran, "a cada gente un profeta en su propio lenguaje".

Las semillas del Reino, como lo atestiguado y aprendido por las mentes japonesas, florecieron en el Bushido.
Ahora estos días están terminando, tristes decirlo, antes de su total realización, y nosotros volvemos a cualquier dirección para otras fuentes de dulzura y luz, de fuerza y comodidad, pero entre ellas hasta ahora no se ha encontrado nada que pueda tomar su lugar.

El beneficio y la pérdida de filosofía de Utilitaristas y de Materialistas encuentra favor entre los mutiladores de la lógica de medio alma.
El único otro sistema ético bastante poderoso para hacer frente al Utilitarismo y el Materialismo es el Cristianismo, en comparación con el cual Bushido, debo confesarlo, es "un delgado fieltro quemándose", que proclamó al Mesías no para apagar sino para avivar las llamas.
Como sus precursores hebreos, los profetas, notables Isaiah, Jeremiah, Amos y Habakkuk, en el Bushido yace una tensión particular en la conducta moral de las reglas y de los hombres públicos y de las naciones, mientras que la ética de Cristo, que casi solamente trata de los individuos y de sus seguidores personales, encontrará un uso más práctico como individualismo, en su capacidad de un factor moral, crece en potencia.

La dominante, autoasertiva, supuesta moralidad maestra de Nietzsche, en sí misma relacionada en algunos aspectos al Bushido, es, si no estoy en un gran error, una fase transitoria de reacción temporal contra lo que él llama, por distorsión mórbida, el humilde, la autonegada moralidad esclavizante del Nazareno.

Cristianismo y Materialismo (incluyendo Utilitarismo), ¿o el futuro los reducirá a formas aún más arcaicas de Hebreismo y Helenismo?, dividirán al mundo.
Pocos sistemas morales se les aliarán para su preservación.
¿Dónde se alistará el Bushido? No teniendo ningún dogma o fórmula a defender, puede permitirse desaparecer como entidad; como la flor de cerezo, dispuesto a morir en la primer ráfaga de la brisa mañanera.

Pero una extinción total nunca será posible.
¿Quién puede decir que el estoicismo está muerto? Está muerto como sistema; pero está vivo como virtud: su energía y vitalidad todavía se sienten a través de muchos canales de la vida, en de la filosofía de naciones occidentales, en la jurisprudencia de todo el mundo civilizado. Más aún, dondequiera que el hombre luche para levantarse arriba de si mismo, dondequiera que su espíritu domine su carne por sus propios esfuerzos, allí veremos trabajando la inmortal disciplina de Zeno.

Bushido como código independiente de ética puede desaparecer, pero su poder no perecerá de la tierra; sus escuelas del valor marcial o del honor cívico pueden ser demolidas, pero su luz y su gloria sobrevivirán a sus ruinas.

Como su flor emblemática, después de que sea soplado a los cuatro vientos, inmóvil bendecirá a la humanidad con el perfume con el cual enriquecerá la vida.
Edades posteriores, cuando sus partidarios hayan sido enterrados y su mismo nombre haya sido olvidado, sus olores vendrán flotando en el aire como de una colina remota, "el borde del camino va más allá de dónde llega la vista"; entonces en el bello lenguaje del poeta campesino, "el viajero posee la gracia del sentido
de la dulzura cerca que no sabe de dónde,
y, al detenerse, toma con la frente descubierta
La bendición del aire".
11-09-2008 03:11 AM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar Respuesta 


Salto de Foro: